Atenea la diosa de la sabiduría, la guerra y la artesanía de la Antigua Grecia
Mitología Griega

Atenea la diosa de la sabiduría, la guerra y la artesanía de la Antigua Grecia

Atenea es sin lugar a dudas una de las deidades más conocidas de la mitología griega, sin embargo aun puedes encontrar algunos detalles interesantes sobre esta deidad, te invito a conocerlos.

En la mitología griega, Atenea era la diosa de la sabiduría, la guerra y la artesanía. Ella era la hija favorita de Zeus y una de las más poderosas de los doce dioses olímpicos.

Aunque Atenea era adorada en muchas ciudades, los atenienses la consideraban su protectora especial y nombraron su ciudad en su honor; ningún otro dios griego tiene una asociación tan específica con una ciudad. Muchos gobernantes buscaron su sabiduría tanto en asuntos gubernamentales como militares. Los romanos la llamaban Minerva.

Al igual que Artemisa, la diosa de la caza, Atenea era una diosa virgen. A diferencia de Artemisa, ella no rechazaba a los hombres. Atenea participó activamente en la vida de muchos héroes y disfrutó de su valentía en la batalla. Como diosa de la batalla, se puso al lado de los guerreros a los que favorecía y les dio valor en la lucha; favoreció particularmente a los guerreros que eran fuertes e inteligentes. Su arma principal era la égida, un escudo que inspiraba pánico en sus enemigos cuando lo levantaba en batalla.

Equilibrando su papel como diosa de la guerra está su rol como diosa de las artes y artesanías domésticas como la costura. En ambos aspectos de su carácter, Atenea representa organización racional, moderación y preparación inteligente. Por lo tanto, está estrechamente vinculada a la organización social en su forma ideal, y el bienestar de la comunidad fue de particular interés para ella.

Mitos en los que interviene Atenea

El nacimiento de Atenea

Atenea era la hija de Zeus y de la Titanide Metis conocida por su conocimiento y sabiduría. Metis había intentado evitar los avances de Zeus cambiándose a sí misma en diferentes animales, pero su táctica falló, y quedó embarazada.

Zeus averiguó de un oráculo que Metis estaba esperando una niña. El oráculo también predijo que si Metis y Zeus tenían un hijo varón, el niño derrotaría a su padre cuando creciera, tal como Zeus había derrocado a su padre. Para protegerse de esta posibilidad, Zeus se tragó a Metis después de que ella se convirtió en una mosca. Algunas fuentes dicen que Zeus hizo esto principalmente porque quería poseer su sabiduría.

El tiempo pasó y Zeus desarrolló un terrible dolor de cabeza. Las leyendas dicen que el dios gritaba de dolor, diciendo que sentía como si un guerrero le apuñalara por dentro con una lanza. Hefesto el dios de la metalurgia, finalmente entendió lo que estaba mal y abrió la cabeza de Zeus con un hacha. Atenea se levantó, completamente madura y vestida con armadura. Por lo que se sabe, era una hija obediente. Por su parte, Zeus tendió a complacer a Atenea, lo que hizo que los demás dioses estuvieran celosos y enojados.

Atenea naciendo armada de la cabeza de Zeus, en la pintura presente en una ánfora ática se evidencia a una mujer atendiendo este nacimiento, posiblemente se trate de Ilitía la diosa de los nacimientos en la mitología griega.
Atenea naciendo armada de la cabeza de Zeus, en la pintura presente en una ánfora ática se evidencia a una mujer atendiendo este nacimiento, posiblemente se trate de Ilitía la diosa de los nacimientos en la mitología griega.

Atenea la diosa guerrera

La diosa participó activamente en la vida de muchos guerreros, reyes y héroes. Le dio a Belerofonte la brida mágica que le permitió montar a Pegaso, el caballo alado. Le mostró al astillero Argos cómo construir un barco mágico para Jason y luego lo protegió en sus viajes. Ella ayudó a Perseo a matar a la monstruosa Medusa; y apoyó a Heracles a través de los doce trabajos que tuvo que realizar.

Atenea también jugó un papel en la Guerra de Troya. Era una de las tres diosas que participaron en un concurso de belleza que condujo a la guerra. Durante el conflicto, luchó del lado de los griegos. En particular, inspiró a Odiseo para que desarrollara la idea del Caballo de Troya, que provocó la derrota de los troyanos. Cuando terminaron los combates, ayudó a Odiseo a volver a casa.

Atenea revelándose ante Odiseo y mostrándole la isla de Itaca. Pintura de Giuseppe Bottani.
Atenea revelándose ante Odiseo y mostrándole la isla de Itaca. Pintura de Giuseppe Bottani.

Aunque Atenea favorecía a los griegos, también era importante para el pueblo de Troya. Los troyanos levantaron una estatua de ella y la llamaron el Paladio. Los griegos creían que mientras permaneciera en Troya, la ciudad no podría ser conquistada. Antes de poder ganar la guerra de Troya, los griegos tuvieron que entrar en la ciudad para robar la estatua.

Atenea y Poseidón luchan por Atenas

Atenea y Poseidón luchan por el control de Atenas, pintura de Benvenuto Tisi da Garofalo.
Atenea y Poseidón luchan por el control de Atenas, pintura de Benvenuto Tisi da Garofalo.

Para convertirse en la protectora de Atenas, Atenea tuvo que ganar un concurso contra Poseidón, dios del mar. Los astutos atenienses pidieron a cada dios que ideara un regalo para la ciudad. Con su tridente, Poseidón golpeó la Acrópolis, la colina en el centro de la ciudad, y un manantial de agua salada comenzó a fluir. Atenea entonces tocó la Acrópolis con su lanza e hizo brotar un olivo. Los atenienses decidieron que el regalo de la diosa era el más valioso y la eligieron como su protectora. Para evitar enojar a Poseidón, prometieron adorarle también.

Erictonio el hijo de Atenea

La hijas de Cecrops encuentran a Erictonio, el hijo de Atenea y Hefesto, un ser de apariencia monstruosa, con cola de serpiente, pero dotado de una sabiduría suprema, por lo que terminaría siendo uno de los reyes más sabios de Atenas.
La hijas de Cecrops encuentran a Erictonio, el hijo de Atenea y Hefesto, un ser de apariencia monstruosa, con cola de serpiente, pero dotado de una sabiduría suprema, por lo que terminaría siendo uno de los reyes más sabios de Atenas.

A pesar de su condición de virgen, Atenea terminó criando a un hijo. Según un mito, Hefesto se sintió atraído por ella y trató de forzar a la diosa. La poderosa Atenea se le resistió, y el semen de Hefesto cayó al suelo. De esa simiente nació un ser, mitad hombre mitad serpiente, llamado Erictonio.

Atenea puso al bebé en una cesta y lo entregó a las hijas de Cecrops, rey de Atenas. La diosa les explico que debían cuidar del pequeño, pero no mirarlo, sin embargo dos de las muchachas, presas de curiosidad terminaron mirando dentro de la cesta, enloquecidas tras ver al monstruoso ser las dos jovenes, saltaron desde lo más alto de la Acrópolis para quitarse la vida. Atenea entonces llevó a Erictonio a su templo y lo crió ella misma. Más tarde se convirtió en rey de Atenas y la honró mucho.

Atenea la diosa de la artesanía, la civilización y la sabiduría

El triunfo de la virtud. Pintura de Andrea Mantegna, en la que se retrata a Atenea hachando fuera del jardín de la mente a los vicios, en la parte superior observan la Justicia, la Fortaleza y la Templanza, y junto a la diosa se puede ver a Dafne convertida en Laurel, ambas representación de la castidad y la pureza.
El triunfo de la virtud. Pintura de Andrea Mantegna, en la que se retrata a Atenea hachando fuera del jardín de la mente a los vicios, en la parte superior observan la Justicia, la Fortaleza y la Templanza, y junto a la diosa se puede ver a Dafne convertida en Laurel, ambas representación de la castidad y la pureza.

Los mitos griegos narran que Atenea creó muchos objetos de gran utilidad, incluyendo el torno del alfarero, el jarrón, las bridas de los caballos, el carro y el barco, lo que explica por qué se la consideraba como la diosa de la artesanía. También fue considerada patrona de arquitectos y escultores, y la inventora de los números y las matemáticas, que influyeron en muchos aspectos de la civilización.

Atenea también intervino en el desarrollo del trabajo agrícola, creando para los agricultores el rastrillo, el arado y el yugo, y enseñándoles a usar bueyes para cultivar sus campos, e inventó el hilado y el tejido.

La diosa incluso probó a crear instrumentos musicales. Un mito cuenta que Atenea creó la flauta para imitar el llanto de las Gorgonas, sin embargo cuando la diosa vio su reflejo mientras tocaba este nuevo instrumento manteniendo sus mejillas hinchadas, ella estaba disgustada con la apariencia que tenía su rostro al entonar el instrumento musical, así que se deshizo de la flauta y maldijo a la primera persona que la recogiera. El sátiro Marsias tomó la flauta y sufrió el poder de la maldición de la diosa, al terminar siendo desollado vivo, por atreverse a desafiar a Apolo el dios griego del arte a un concurso musical. Algunas fuentes indican que Atenea tiró la flauta porque los otros dioses se rieron de ella por parecer tan ridícula mientras entonaba el instrumento.

Atenea justicia y enojo

Atenea es descrita generalmente como una diosa amable. Ella promovió el buen gobierno y se ocupó del bienestar de los reyes que le pidieron su guía. Además la mayor parte de los mitos la describen como una diosa justa y misericordiosa, se cree que gracias a ella Atenas adoptó la costumbre de sancionar a los acusados de un crimen por medio de un juicio por jurado.

Al igual que otros dioses, Atenea no toleraba la falta de respeto. Prueba de ello es que la diosa convirtió a Aracne, una joven y hábil tejedora, en araña, después de que la joven mortal se jactara de que podía tejer más hábilmente que Atenea. Fue Atenea también la que cegó a Tiresias, cuando él la miró desnuda en un arroyo donde ella se estaba bañando. Debido a que Tiresias llegó de manera accidental a donde la diosa se bañaba, Atenea suavizó el castigo dándole el don de profecía.

Las holandesas, pintura de Diego de Velázquez que muestra en momento en que Aracne es convertida en Araña por Atenea.
Las holandesas, pintura de Diego de Velázquez que muestra en momento en que Aracne es convertida en Araña por Atenea.

Los mitos de Atenea en contexto

La Acrópolis es una colina que se eleva 500 pies sobre la ciudad de Atenas. En él se encuentran los restos de algunos de los mayores templos de la antigua Grecia. El más grande y famoso de estos templos es el Partenón, que fue construido para honrar a Atenea. Este magnífico edificio de mármol blanco está rodeado de columnas. Una enorme estatua de Atenea, hecha de oro y marfil, solía estar dentro. Atenea, como protectora de Atenas, era sin duda una figura cuya importancia estaba directamente ligada a la importancia de la gran ciudad estado de Atenas como centro de poder griego. Sus cualidades reflejan las cualidades que los atenienses vieron en sí mismos, así como las cualidades que aspiraban a lograr.

Pintura de Ludvík Kohl en la que se retrata el interior del Partenón el templo más importante dedicado a la diosa Atenea.
Pintura de Ludvík Kohl en la que se retrata el interior del Partenón el templo más importante dedicado a la diosa Atenea.

En honor de Atenea se celebraron varios festivales, algunos vinculados a la temporada de cultivo. Las procesiones de sacerdotes, sacerdotisas y otros miembros de la sociedad, en particular de niñas, a menudo formaban parte de la celebración. El festival más importante de la diosa era el Panathenaea. Este evento anual, que comenzó como un festival de la cosecha, se convirtió gradualmente en una celebración en honor a Atenea. Un gran desfile de gente de Atenas y sus alrededores trajo los regalos y sacrificios a la diosa. Competiciones atléticas, lecturas de poesía y concursos musicales completaron el festival. La Panathenaea llegó a rivalizar con los Juegos Olímpicos en popularidad.

¿Qué temas se explora en los mitos de Atenea?

Atenea es una de las deidades más reconocidas de la mitología griega. Aunque a veces golpeaba a aquellos que mostraban arrogancia o falta de respeto, en general se la consideraba una protectora sabia y obediente. A menudo se la asocia con los búhos, un símbolo tradicional de la sabiduría. Atenea también es descrita por tener ojos grises, lo que los griegos consideraban un signo de sabiduría. El olivo es otro símbolo importante de Atenea, representando su regalo a la gente de Atenas.

En las obras de arte, Atenea suele ser representada como una guerrera. Lleva un casco y una pechera y lleva una lanza y un escudo adornados con la cabeza de Medusa. Un búho generalmente se sienta en su hombro o en su mano o está cerca de ella. Los romanos frecuentemente representaban a la diosa con una armadura.

Minerva entre Apolo y Mercurio pintura de Anne-Louis Girodet-Trioson. Podemos notar como se representa a Atenea vestida como guerrera con un yelmo colocado sobre su cabeza.
Minerva entre Apolo y Mercurio pintura de Anne-Louis Girodet-Trioson. Podemos notar como se representa a Atenea vestida como guerrera con un yelmo colocado sobre su cabeza.

Atenea inspiró numerosas pinturas y estatuas. El gran escultor ateniense Fidias produjo varias obras en el siglo V a.C., incluyendo una pieza de bronce de treinta pies y una estatua de marfil y oro que se encontraba en el Partenón. La estatua de Atenea que se conserva en el templo romano de la diosa Vesta se dice que es el Paladio de Troya, tomado por el príncipe troyano Eneas cuando huyó de la ciudad en llamas.

Atenea Giustiniani. Estatua de la diosa Atenea, encontrada en el templo de Minerva Medica perfectamente preservada y que se cree es una copia del la estatua realizada por Fidias.
Atenea Giustiniani. Estatua de la diosa Atenea, encontrada en el templo de Minerva Medica perfectamente preservada y que se cree es una copia del la estatua realizada por Fidias.

Atenea y sus historias aparecen también en muchas obras literarias. En la literatura griega, es un personaje prominente en la Ilíada y la Odisea de Homero, y su influencia se siente a través de las obras de Esquilo, de Sófocles y de Eurípides. La diosa también juega un papel importante en las obras de los escritores romanos Virgilio y Ovidio.

En el ámbito de la ciencia, un género de búhos ha sido clasificado bajo el nombre Athene, una forma alternativa de deletrear el nombre de la diosa.


Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...