Zeus el rey de dioses griegos
Mitos de Europa

Zeus el rey de dioses griegos

Zeus es tal vez el más conocido de los dioses griegos, un dios inicialmente asociado con el aire, que evoluciono hasta convertirse en la deidad más importante del mundo antiguo,

Zeus era la deidad más importante de la antigua Grecia. Según las diversas fuentes era considerado como el líder de los dioses y el todopoderoso supervisor de los acontecimientos terrenales y del destino humano.

Su papel en la mitología era complejo y sus mitos están llenos de contradicciones. Ya que a pesar de ser el dios de la ley y el orden social, llegó al poder a través de una violenta revolución. También era considerado como el protector del matrimonio y de la familia, aun así fue repetidamente infiel a su propia esposa, Hera, con las que tuvo una gran cantidad de hijos.

Mitos importantes relacionados con Zeus

Ilustración hecha a partir de un grabado en cobre en la que se puede ver a Zeus acompañado de Ganimedes el copero de los dioses.
Ilustración hecha a partir de un grabado en cobre en la que se puede ver a Zeus acompañado de Ganimedes el copero de los dioses.

En un mito que actualmente se cree refleja el triunfo de los dioses griegos sobre deidades más antiguas, Hesiodo narró cómo Zeus se convirtió en el dios supremo.

Antes de que los dioses olímpicos existieran, los titanes gobernaban el universo. Su líder era Cronos. Él y su esposa Rhea tuvieron cinco hijos, pero como Cronos había sido advertido de que uno de sus hijos lo derrotaría, devoró a cada niño tan pronto como nació. Zeus fue el sexto. Rea estaba decidida a salvar a este niño, así que engañó a Cronos dándole una piedra envuelta en una manta para que la tragara y secretamente envió al niño a un lugar seguro en la isla de Creta. Allí, las ninfas cuidaron al bebé Zeus, mientras que los curetes, unas divinidades menores asociadas con el paso de los niños a la edad adulta, y ataviados como guerreros, cantaban y chocaban sus espadas para que Cronos no escuchara su llanto.

Pintura de Nicolaes Pieterszoon Berchem en la que se demuestra la infancia de Zeus.
Pintura de Nicolaes Pieterszoon Berchem en la que se demuestra la infancia de Zeus.

Cuando creció, Zeus estaba dispuesto a derrocar a su cruel padre y vengar a los hermanos que Cronos se había tragado. Se hizo amigo de Metis una titánide hermana de Oceano.

Metis ideó una poción para hacer que Cronos vomitara a los niños que se había tragado, y con la ayuda de Hipnos el dios del sueño, Cronos la bebió.

Tras beber la poción Cronos regurgitó a las hermanas de Zeus, Hestia, Deméter y Hera, y a sus hermanos Hades y Poseidón. Por último, Cronos vomitó la piedra que se había tragado en lugar de Zeus. La tradición dice que la piedra fue colocada más tarde en un lugar de honor en Delfos. Se llamaba el onfalos, o el ombligo del mundo.

Zeus, Hades y Poseidón lucharon contra los Titanes en un conflicto que duró diez años. Zeus también tuvo la ayuda de los gigantes de cien manos (Briareo, Gies, Coto) y de los Cíclopes (Arges, Estérope, Bronte), gigantes tuertos encarcelados en el Tártaro, un pozo profundo del inframundo.

Liberados por Zeus, los Cíclopes forjaron un rayo para que lo usara como arma. Al final, los Titanes fueron derrocados, y Zeus envió a todos los que se habían opuesto a él, al Tártaro. Sólo los Titanes que no habían luchado contra Zeus, como Atlas, se salvaron.

Zeus y sus hermanos dividieron el mundo. Zeus controlaba el cielo, Hades el inframundo y Poseidón el mar, aunque Zeus tenía el control final sobre sus hermanos. Los dioses y sus hermanas se establecieron en el Monte Olimpo, por eso ellos y sus hijos son conocidos como las deidades olímpicas.

Los Amores de Zeus

Zeus tuvo hijos con una serie de parejas: ninfas, titanides, diosas y mujeres mortales. La descendencia de estas uniones incluía dioses, semidioses (mitad humanos, mitad dioses) y héroes.

Los relatos de los amores y los hijos de Zeus varían un poco, pero Metis suele aparecer en la lista como su primera pareja o esposa. Cuando quedó embarazada, Zeus supo que su hijo sería un dios poderoso que un día lo reemplazaría. Al igual que su padre Cronos antes que él, Zeus estaba decidido a preservar su poder, pero no esperó a tragarse al bebé, sino que se tragó a Metis. Su hija, Atenea surgió completamente madura de la cabeza de Zeus.

Zeus y Tetis
Zeus y Tetis

Luego, Zeus eligió a la titanide Temis, quien le dió dos grupos de hijas conocidas como los Destinos y las Horas. La ninfa oceánica Eurinome también tuvo hijas de Zeus, incluyendo las Gracias. Su siguiente esposa o pareja fue su hermana, la diosa Deméter. Su hija, Perséfone, más tarde se convirtió en la esposa de Hades.

La unión de Zeus con la titánide Mnemosine produjo las nueve diosas conocidas como las Musas. Leto dio a luz a los gemelos de Zeus Apolo y Artemisa. Maia, la hija de Atlas, dio a luz a Hermes. Finalmente, Zeus se casó con Hera, su última esposa y madre de otras tres deidades olímpicas: Ares, Hebe y Hefesto.

Sin embargo, Zeus continuó teniendo relaciones amorosas, muchas de ellas con mujeres mortales. A veces se aparejaba con ellas disfrazado o en forma de animal. Después de visitar a la princesa Danae como una lluvia de oro, ella dio a luz al héroe Perseo. A Europa, otra princesa, se le apareció como un toro blanco. Llegó a Leda en forma de cisne. Los hijos de su unión fueron Helena de Troya, su hermana Clitemnestra y los hermanos Castor y Pollux. Su hijo medio humano más famoso fue Heracles, nacido de Alcmena, a quien se le presentó disfrazado de su propio marido.

Las relaciones de Zeus con otras mujeres enfurecieron a Hera, y ella despreciaba a todos los niños que él había engendrado con estas mujeres. Hera odiaba especialmente a Heracles y con frecuencia intentaba hacerle daño. Una vez, cuando ella había ido demasiado lejos, Zeus la colgó en los cielos con un pesado bloque tirando de sus pies hacia abajo, y arrojó a Hefesto fuera del Olimpo por tratar de ayudarla.

Zeus y Hera
Zeus y Hera

Sobreviviendo a los ataques de Hera, Heracles ayudó a Zeus y a los demás olímpicos en una batalla por la supervivencia. Fueron desafiados por una raza de gigantes, que Gaia, la tierra, había creado para poner fin a su dominio. Zeus derrotó a los gigantes, así como varias otras amenazas a su supremacía, incluyendo una conspiración entre Hera, Atenea y Poseidón.

El Júpiter romano

Los romanos, que adoptaron muchos elementos de la cultura y mitología griega, llegaron a identificar a su propio dios del cielo, Júpiter, con Zeus. Asociado con el clima y la agricultura en los primeros mitos romanos, Júpiter era el dios de las tormentas, los truenos, los relámpagos, la siembra de semillas y la cosecha de uvas.

A medida que la civilización romana se desarrollaba, Júpiter llegó a ser conocido como Optimus Maximus, que significa "mejor y más grande". Era considerado como el dios supremo y el protector del estado romano. A medida que Roma se convirtió en una potencia militar, Júpiter asumió títulos como "comandante supremo", "invencible" y "triunfante".

Aunque Júpiter adquirió muchas de las características y mitos asociados con Zeus, su matrimonio con la diosa Juno era más armonioso que el de Zeus y Hera. Además, Júpiter compartió parte de su poder con Juno y la diosa Minerva, la versión romana de Atenea. Se creía que las tres deidades presidían conjuntamente los asuntos divinos y terrenales.

El mito de Zeus en contexto

Como figura mitológica, Zeus cambió a lo largo de los siglos. Originalmente un dios del cielo, se creía que traía nubes, lluvia, truenos y relámpagos. Sus cultos estaban asociados con las cimas de las montañas donde se reunían las nubes. A medida que la mitología griega se desarrollaba, la figura de Zeus fue creciendo hasta convertirse en la fuerza dominante en el panteón griego. Más tarde, como Júpiter, fue el dios principal de Roma.

Algunos de los primeros relatos de Zeus aparecen en los escritos de Homero y Hesíodo. Homero llamó a Zeus "el padre de los dioses y los hombres", pero el término "padre" se refería más a la posición de autoridad de Zeus que a la paternidad real.

Zeus engendró a algunos de los dioses, pero muchos otros fueron sus hermanos, hermanas, sobrinos o sobrinas. Aunque él gobernaba muchos aspectos de los asuntos terrenales y de la vida humana, Zeus no era un dios creador. Otros poderes mitológicos trajeron la tierra y los seres humanos a la existencia. Zeus hizo cumplir las leyes que los gobernaban.

¿Qué temas explora el mito de Zeus?

Uno de los temas centrales que se encuentran en los mitos de Zeus es su interferencia en los asuntos de los seres humanos. Como muchos de los dioses olímpicos, Zeus no parecía contento de interactuar sólo con otros dioses y ninfas. Se tomó tiempo y esfuerzo para castigar a individuos específicos, tales como Fineo, un vidente al que cegó por revelar demasiados de los secretos de los dioses a los humanos, o Salmoneo, quien se hizo pasar por Zeus y fue golpeado con un rayo de luz por su mofa. También ofreció recompensas a otros, como al vidente Tiresias, que se puso del lado de Zeus en una discusión que el dios estaba teniendo con Hera; Tiresias fue cegado por un Hera enojado, pero Zeus le dio el poder para ver el futuro.

Tántalo en una pintura de Gioacchino Assereto.
Tántalo en una pintura de Gioacchino Assereto.

Otro tema común en los mitos de Zeus es la transformación física. Muy a menudo fue Zeus quien se transformó, como cuando se convirtió en una lluvia de oro para llegar a Danae, o cuando se apareó con Leda en forma de cisne. Sin embargo, a menudo transformaba a otros en animales y objetos, generalmente como castigo, pero a veces por su propia seguridad. A Pandáreo lo transformó en piedra por robar una estatua de un perro de uno de los templos de Zeus; Perifás era un rey de Ática a quien Zeus transformó en águila cuando murió como recompensa por vivir una vida justa.

El impacto de Zeus en el arte y la cultura clásica y moderna

Los artistas antiguos generalmente representaban a Zeus como un hombre barbudo y elegante de mediana edad. A menudo, se le mostraba sosteniendo, o preparándose para lanzar, un rayo, que tomaba la forma de una lanza alada o un cilindro con extremos puntiagudos.

Una de las imágenes más notables jamás creadas de Zeus fue una estatua que se encontraba en su templo en Olimpia en Grecia. La estatua se perdió hace mucho tiempo, pero se conserva una descripción de ella. La estatua de cuarenta pies de altura mostraba al dios sentado, con leones dorados a su lado. La cabeza y la parte superior del cuerpo estaban hechas de precioso marfil, y la parte inferior del cuerpo estaba cubierta de oro -verdaderamente una gloriosa e impresionante representación del "dios más grande de todos".

En los tiempos modernos, Zeus sigue siendo el más conocido de los dioses olímpicos. Ha aparecido como personaje en numerosos programas de televisión y películas. Algunos ejemplos notables son Jason y los argonautas (1963), Clash of the Titans (1981) y la película de animación de Disney Hercules (1997). También ha aparecido en videojuegos, como Zeus: Maestro del Olimpo.

0 Comentarios
Cargando...