Afrodita la diosa griega del amor
Mitología Griega

Afrodita la diosa griega del amor

La diosa griega del amor, Afrodita, es una de las deidades más conocidas de la mitología griega.

¿Quién era Afrodita?

La diosa griega Afrodita, una de las doce deidades olímpicas, estaba asociada con el amor, la belleza y la fertilidad.

Los romanos la incorporaron más tarde a su panteón, y la rebautizaron con el nombre de Venus.

Las perlas de Afrodita. Pintura del Heber James Draper. Vía Wikimedia Commons.
Las perlas de Afrodita. Pintura del Heber James Draper. Vía Wikimedia Commons.

¿En qué mitos interviene la diosa Afrodita?

El origen de la diosa Afrodita

Según los mitos griegos más antiguos, Afrodita nació cuando el Titán Cronos cortó los órganos sexuales de su padre, Urano y los arrojó al mar, resultado del contacto del esperma de Urano, con el mar. Afrodita surgió completamente desarrollada de la espuma (su nombre proviene de aphros, la palabra griega para espuma) que se acumulaba en la superficie del agua.

Un mito diferente de su nacimiento la presenta como hija del gobernante de los dioses, Zeus, y de una diosa menor llamada Dione.

El nacimiento de Venus (Afrodita). Grabado de B. Smith. Vía Wikimedia Commons.
El nacimiento de Venus (Afrodita). Grabado de B. Smith. Vía Wikimedia Commons.

Los romances de Afrodita

La conexión de Afrodita con el amor se refleja en las numerosas historias sobre sus asuntos románticos. Estaba casada con Hefesto el dios del fuego y los herreros. Aunque tenía frecuentes relaciones amorosas e hijos con otros dioses, como Ares, Hermes, Poseidón y Dionisio, lo que deseaba la furia de su celoso marido.

Entre los muchos hijos de Afrodita podemos mencionar a estaban Deimos y Fobos, que engendró con Ares; y Eryx, el hijo de Poseidón. También fue la madre del héroe romano Eneas, a quien tuvo con el pastor Anquises.

Imagen del Vergilius Romanus en el que se observa a la diosa Afrodita, apareciendo a su hijo Eneas. El documento completo constituye un manuscrito ilustrado de las obras de Virgilio y está disponible en la Biblioteca Apostólica del Vaticano.
Imagen del Vergilius Romanus en el que se observa a la diosa Afrodita, apareciendo a su hijo Eneas. El documento completo constituye un manuscrito ilustrado de las obras de Virgilio y está disponible en la Biblioteca Apostólica del Vaticano.

El apuesto joven Adonis fue otro de los grandes amores de Afrodita. Perséfone, la diosa del inframundo, también quedó prendada del joven al conocerlo, cuando llegó al inframundo tras haber sido asesinado por un jabalí. La muerte de Adonis no empañó el afecto de Afrodita por él, y una amarga disputa entre las dos diosas estalló. Zeus resolvió el conflicto, instruyendo al joven, para que dividieran su tiempo entre las dos diosas.

Venus y Adonis. Pintura de Paolo Veronese. 1580.
Venus y Adonis. Pintura de Paolo Veronese. 1580.

Afrodita y la Guerra de Troya

El papel de Afrodita como diosa de la belleza fue uno de los factores que llevaron al inicio de la Guerra de Troya. Durante la boda de Tetis y Peleo, la diosa de la discordia apareció y lanzó una manzana, para la diosa más bella, que desató un disputa entre Hera, Atenea y Afrodita.

Para evitar conflictos Zeus designó al príncipe troyano Paris como juez en esta contienda, obligándolo a decidir cuál de las tres diosas -Hera, Atenea o Afrodita- era la más bella.

Cada diosa trató de sobornar a Paris con generosos regalos, pero el joven príncipe encontró la oferta de Afrodita, darle a la mujer más bella del mundo, como la mejor.

Paris declaró a Afrodita como la más bella de las diosas, y ella cumplió su promesa ayudándole a ganar el amor de Helena, la esposa del rey Menelao de Esparta. Tras conquistar su amor Paris secuestro a Helena, y se la llevó a Troya con él. Los intentos de los griegos de recuperarla resultaron en la Guerra de Troya.

El rapto de Helena es uno de los principales eventos en el desarrollo de Guerra de Troya, este evento es recreado aquí por Juan de la Corte.
El rapto de Helena es uno de los principales eventos en el desarrollo de Guerra de Troya, este evento es recreado aquí por Juan de la Corte.

Afrodita siguió influyendo en los acontecimientos durante los diez años que duró la guerra, en varias etapas del conflicto ayudó a los soldados troyanos. Mientras tanto, Hera y Atenea, que todavía estaban ofendidas por la elección de Paris acudieron en ayuda de los griegos.

El mito de Afrodita en contexto

La inclusión de Afrodita dentro del panteón griego fue tardía en relación con otros dioses, y su presencia probablemente fue adoptada de cultos provenientes de las culturas de Oriente Próximo que contaban con diosas similares. Por ejemplo la diosa Innana de la antigua Sumeria, la diosa Ishtar en la antigua Babilonia, o la diosa cananea Astarté de la antigua Siria.

Afrodita y Astarté comparten mitos similares con respecto a su apego a un joven y apuesto amante (Adonis en la tradición griega y Tammuz en la tradición cananea) que muere joven, pero a quien se le permite dividir su tiempo entre el inframundo y el mundo de los vivos. Esta historia conecta a Afrodita como diosa de la fertilidad con un dios de la vegetación, cuyo ciclo dentro y fuera del mundo de los vivos representa el ciclo de los cultivos.

Los antiguos griegos daban gran importancia a la belleza física porque creían que el cuerpo físico era un reflejo de la mente y el espíritu. Una persona hermosa, según los antiguos griegos, era más propensa a tener habilidades mentales y rasgos de personalidad más deseables.

Afrodita Urania y Afrodita Pandemos

En todo el mundo occidental, Afrodita es reconocida como el símbolo del amor y la belleza. Pero hay diferentes interpretaciones de Afrodita basadas en las dos diferentes versiones acerca de su nacimiento:

Afrodita Urania

Nacida del dios del cielo Urano, es una figura celestial, una diosa del amor espiritual.

Afrodita Pandemos

Nacida de la unión de Zeus y la diosa Dione, es una diosa del amor, la lujuria y la satisfacción física pura.

Afrodita se asocia a menudo con la espuma de mar y conchas marinas debido a sus orígenes, pero también está vinculada con palomas, rosas, cisnes, delfines y gorriones.

Afrodita en el arte y la vida cotidiana

Afrodita aparece en las obras de muchos escritores antiguos. La leyenda de su nacimiento se cuenta en La Teogonía de Hesíodo. Afrodita y su hijo Eneas son fundamentales para la acción del poema épico de Virgilio, la Eneida. El dramaturgo griego Eurípides incluyó la historia del juicio de París en su obra Las mujeres de Troya, y el poeta griego Homero describió su papel en la Guerra de Troya en la Ilíada.

La diosa también es el tema de la obra más famosa del escultor griego Praxiteles, que completó la Afrodita de Cnidos en el año 350 a.C. aproximadamente. Aunque esta estatua se ha perdido, es conocida por las numerosas copias que se hicieron durante la época romana.

Copia de la Afrodita de Cnido realizada por artistas romanos en el siglo 4. Vía Wikimedia Commons.
Copia de la Afrodita de Cnido realizada por artistas romanos en el siglo 4. Vía Wikimedia Commons.

Afrodita fue también el centro de una de las creaciones más famosas del pintor renacentista Sandro Botticelli, El nacimiento de Venus (1482-1486).

El Nacimiento de Venus. Quizá una de las pinturas más famosas de Sandro Botticelli.
El Nacimiento de Venus. Quizá una de las pinturas más famosas de Sandro Botticelli.

Afrodita y su contraparte romana Venus siguen representando los ideales de la belleza femenina en la cultura occidental moderna. Ha aparecido como personaje en películas como: Las aventuras del barón Munchausen (1988), y en televisión como personaje en las series Xena: Princesa Guerrera (1995-2001) y Hércules: Los viajes legendarios (1995-1999).


Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...