No trates de pelear contra el destino
Mitos de Europa

No trates de pelear contra el destino

El destino era un concepto de vital importancia para los griegos, en estos cuatro mitos seleccionados analizamos la importancia del destino en la cosmovisión griega.

.

Bienvenido a Mitos y Más un espacio en el que cuento mitos y leyendas de todo el mundo, historias desarrolladas por diversas culturas, en las que monstruos, dioses, heroes y humanos, conviven, algunas ampliamente conocidas, aunque tal vez tengan matices que te sorprenderían, otras poco extendidas, pero que tienen mucho que decir.

En este episodio abordamos a los destinos, tres hermanas, muy poderosas de la mitologia grecorromana, que definían los vaivenes de las vidas mortales, y cuyos designios eran inapelables, incluso para las deidades más poderosas.

Antes de comenzar te recuerdo que puedes encontrar la transcripción de este episodio, en la página web mitosymas.com, en la que encontrarás además información sobre diversos mitos y leyendas del mundo. También que puedes seguir las redes sociales del podcast en Twitter y Facebook, soy David García, y esto es mitos y más, un viaje alrededor de los mitos y leyendas de mundo. Comencemos con el mito.

Las Moiras diosas del destino de los antiguos griegos.

Cuando pensamos en el destino, nos imaginamos un curso inevitable y predeterminado que nuestras vidas están obligadas a tomar. Los grecorromanos personificaban el destino en la forma de 3 hermanas mayores sentadas alrededor de una rueca. Las tres hermanas conocidas colectivamente como los Destinos tenían cada una una función específica en cuanto a la vida de los humanos.

Las tres moiras o el trinfo de la muerte.
Las tres moiras o el triunfo de la muerte.

La primera de las hermanas conocida como Clotho era la responsable de hacer girar el hilo de la vida de una persona. La segunda hermana llamada Láquesis era la encargada de medir la longitud del hilo, determinando la duración de la vida del individuo, finalmente la tercera hermana llamada Átropos era la encargada de cortar el hilo, determinando así la muerte de una persona.

Los tres destinos. Pintura de Bernardo Strozzi.Vía Wikimedia Commons.
Los tres destinos. Pintura de Bernardo Strozzi.Vía Wikimedia Commons.

Las tres hermanas hacían su trabajo de manera mecánica y desapasionada, como peones en una cinta transportadora de almas. Las pinturas e imágenes en las que aparecen, las retratan como ancianas, casi como tiernas abuelas, girando silenciosamente la rueca con los hilos de vida; un trío que a simple vista aparece agradable y pintoresco, que podría pasar como personas tomando el té por la tarde, o probablemente llevando algunas galletas recién horneadas a casa, o eso podría parecer en la superficie.

Las Moiras como aparecen en la versión ilustrada de la Eneida publicada por la Universidad de Toronto en 1888
Las Moiras como aparecen en la versión ilustrada de la Eneida publicada por la Universidad de Toronto en 1888

A pesar de la importancia que tenía el destino para la cosmovisión griega, fuera de la breve Oda al Destino de Píndaro, no aparecen en el centro del escenario hasta la Metamorfosis del poeta romano Ovidio. He aquí cuatro ejemplos de la presencia de los Destinos en la mitología clásica.

Ceres, Proserpina, y el peso del destino.

En la historia de Ceres y Proserpina, llamadas Deméter y Perséfone en la mitología griega, Proserpina es secuestrada por Plutón, Hades para los griegos, y es llevada al Inframundo, donde Hades la quiere mantener como su esposa. Al enterarse de esto, Ceres (la madre de Proserpina) se dirige a Júpiter (el padre de Proserpina) y le ruega que intervenga y devuelva a su hija. Al principio Júpiter argumenta que su hermano Plutón es un marido digno de Proserpina, pero finalmente acepta apoyar a Ceres en la recuperación de su hija.

El rapto de proserpina de Luca Giordano. Vía Wikimedia Commons.
El rapto de proserpina de Luca Giordano. Vía Wikimedia Commons.

Los Destinos, sin embargo, decretan que Proserpina debe permanecer en el Inframundo, ya que ha comido fruta en el inframundo (6 semillas de granada) y le impiden volver a la superficie con su madre. Júpiter se ve obligado a negociar, y divide el año para que pueda pasar tiempo en ambos reinos.

En muchas tradiciones griegas y romanas se sostenía que Zeus o Júpiter era el padre de los Destinos. Considerando esto, y el hecho de que Júpiter era el rey de los dioses, es casi como si cediera su poder a los Destinos al elegir hacer concesiones, en vez de simplemente desafiar su edicto.

¿Significa esto que los propios dioses aceptaron la necesidad del destino para poner orden en el mundo?

Cuando consideramos otras fuentes, el origen de los destinos está en Ananke la Diosa de la Necesidad, entonces podemos apreciar la premisa de que el destino nace de la necesidad.

Ocírroe y la condena por presagiar el destino.

En la historia de Ocírroe, se nos presenta a la hija del centauro Quirón, personaje conocido por su inteligencia y sabiduría suprema. Quirón era a menudo empleado como maestro de los hijos de los dioses, y había tomado a Esculapio, el hijo de Apolo, bajo su tutela. La propia Ocírroe había heredado la aptitud de su padre, y rápidamente había absorbido todo lo que su padre tenía que enseñar. Sin embargo, su sed de conocimiento aún no estaba satisfecha, así que comenzó a enseñarse a sí misma el arte de la profecía.

Ocirroe. Grabado de Martin Bouché. que forma parte de las ilustraciones que acompañana a  Las metamorfosis de Ovidio 1677. Vía Wikimedia Commons.
Ocirroe. Grabado de Martin Bouché. que forma parte de las ilustraciones que acompañana a Las metamorfosis de Ovidio 1677. Vía Wikimedia Commons.

Un día Ocírroe se encontró con su padre y Esculapio e incapaz de detenerse, les dijo a ambos su futuro. Ella reveló que Esculapio se convertiría en un gran sanador, y aprendería a revivir a los muertos, pero su habilidad sería su perdición, ya que finalmente enfurecería a Júpiter y este lo mataría, aunque más tarde sería restaurado como un dios debido a la intervención de Apolo. En contraste, ella reveló que su padre moriría después de haber sido envenenado por una serpiente, sufriendo una terrible y larga agonía hasta que El Destino accediera a poner fin a su vida.

En este punto Ocírroe aún tenía más que revelar, pero Los Destinos se enfurecieron por sus revelaciones y se movieron para silenciarla. Transformaron a Ocírroe en un caballo, para que no pudiera hacer otra cosa que relinchar. Quirón quedó devastado por su transformación y pidió en una oración que Apolo estuviera allí. Sin embargo, en sus lamentaciones, reconoció que incluso el poderoso dios Apolo sería incapaz de luchar contra el decreto de los Destinos.

Meleagro y los destinos como las hadas malas de los cuentos.

Meleagro y Atalanta en un óleo de Jakob Jordaens. Disponible en el Museo del Prado en Madrid.
Meleagro y Atalanta en un óleo de Jakob Jordaens. Disponible en el Museo del Prado en Madrid.

Otra historia que involucra a los Destinos gira en torno a un príncipe llamado Meleagro. Este joven principe convocó a una gran congregación de héroes para que participaran en la caza del jabalí de Calidonia, un terrible monstruo que envío la diosa Diana, como castigo por no haber sido incluida entre los dioses homenajeados en un festival anual.

La guerrera Atalanta fue la primera en conseguir disparar al animal, y Meleagro le entregó el botín de cacería. Los dos tíos de Meleagro, Plexipo y Toxeo, se indignaron ya que el honor del botín de cacería fue entregado a una mujer, e intentaron robar el premio a Atalanta; en la lucha que siguió, ambos fueron asesinados por Meleagro.

La madre de Meleagro, Altea, se enteró de la muerte de sus hermanos, por la mano de su propio hijo.

Cuando Meleagro nació, los Destinos se presentaron en el palacio y arrojaron un tronco sobre una de las chimeneas, declarando que el principe viviría mientras el tronco no se consumiera.nAl oír esto, Altea apagó el fuego y escondió el leño, permitiendo que su hijo viviera.

Al enterarse de las noticia, Altea culpó a Meleagro por la muerte de sus hermanos y quemó el tronco, lo que hizo que Meleagro finalmente se enfrentara a su destino.

En esta historia, los Destinos parecen ser los precursores de las brujas malvadas que visitan a los recién nacidos y los maldicen, tal y como se refleja en cuentos populares posteriores como La Bella Durmiente.

En este relato, no parece que Los Destinos eran omniscientes, sino que más bien cumplen con su deber y se van, permitiendo que los mortales intervengan, como lo hizo Altea. Sin embargo, las consecuencias de desafiar al Destino son claras: en este caso, le costó a Altea la vida de sus hermanos y de su hijo.

Narciso, ¿la muerte como manera de escapar al destino?.

Narciso enamorado de su reflejo en un óleo atribuido a Caravaggio. Vía Wikimedia Commons
Narciso enamorado de su reflejo en un óleo atribuido a Caravaggio. Vía Wikimedia Commons

En la última historia Los Destinos aparecen de una manera oblicua, aunque el personaje Narciso parece entender el destino demasiado bien.

En esta leyenda Narciso, un joven extremadamente hermoso, pero que consumido por su gran orgullo, despreciaba a todos y todas los que trataban de ganarse su favor.

Después de desairar a la ninfa Eco, recibe como condena enamorarse de alguien que no puede devolverle su amor.

Así es que al mirar su propio reflejo en un charco de agua, se enamora de sí mismo. Hipnotizado, yace allí, al borde del agua, incapaz de separar su mirada de su propio reflejo, a pesar de ser consciente de que se está consumiendo.

Eco y Narciso en una pintura de John William Waterhouse.
Eco y Narciso en una pintura de John William Waterhouse.

Narciso lo reconoce: "El tiempo que se me ha asignado ha sido acortado". Al hacerlo, está reconociendo que sus acciones autodestructivas están cambiando su destino predeterminado, acortando el tiempo que el destino le ha asignado. Admite que todavía tiene libre albedrío y la capacidad de levantarse y alejarse, pero en su lugar elige quedarse y encontrarse con su propia muerte.

Esto sugiere que hay una laguna en el poder abrumador de Los Destinos: uno puede frustrar su propio destino, pero la única manera de hacerlo es quitarse la propia vida.

Así que si te encuentras con los Destinos, recuerda: pueden parecer amables, pero no hay que jugar con ellos.

Fuentes consultadas:

0 Comentarios
Cargando...