Eshu, sabiduría para la era digital

Eshu, sabiduría para la era digital
Escucha "Eshu: Sabiduria para la vida digital" en Spreaker.

En este episodio abordamos el mito de Eshu, un dios embaucador proveniente de la mitología africana, y una leyenda que nos deja una lección práctica en la época actual, en la que las ansias de tener la razón, a veces nos impiden ver las dos caras de la realidad que nos rodea.

Hay una historia contada por el pueblo Yoruba de África Occidental sobre Eshu, su dios embaucador, que narra algo así:

Había una vez dos agricultores que habían vivido felices uno al lado del otro en parcelas adyacentes durante muchos años. Los dos hombres eran muy parecidos en sus vidas, en su trabajo, en sus actitudes, incluso en su forma de vestir.
Un día Eshu, el dios embaucador, decidió ver si podía causar conflictos entre los dos hombres. Se vistió con un sombrero negro por un lado y rojo por el otro, y se pegó una pipa a la nuca y ató un bastón a la parte de atrás de su túnica, de tal manera que parecía estar de frente aun estando de espaldas. Una vez vestido, Eshu dio un paseo a lo largo de la línea divisoria entre las dos propiedades. Mientras pasaba junto a los dos hombres que estaban trabajando en sus campos, Eshu les dio un saludo.
Una vez que Eshu desapareció de su vista, los dos hombres comenzaron a hablar de la extraña visión que acababan de presenciar, que rápidamente se convirtió en una pelea sobre el color de su sombrero y la dirección en la que estaba caminando. Mientras los dos hombres discutían, Eshu volvió a dar un paseo, esta vez desde la dirección opuesta, y una vez más saludo a los hombres.
En lugar de detener la discusión, la visión del dios, ahora de manera opuesta, solo la intensificó. Los dos hombres ahora argumentaban que el otro tenía razón la primera vez, y la discusión se volvió tan acalorada que comenzaron a intercambiar golpes entre sí. Tanto creció el incidente que el rey se vio obligado a intervenir. Mientras los hombres le contaban su versión de la historia, Eshu apareció y orgullosamente reivindicó la responsabilidad de crear la discordia entre los dos.

Ahora bien, ¿por qué te cuento esta historia? Porque la idea que se esconde detrás de esta leyenda es algo que me ha parecido muy real, sobre todo a medida que paso más tiempo en las redes sociales, eso es lo bueno de la mitología y del folclore, que no importa cuán lejos, tanto temporal como geográficamente, se hallen las historias, todas tienen algo de sabiduría dentro de sí, que siempre resuena.

En este caso, Eshu pudo fácilmente iniciar  la discusión entre los dos hombres porque a pesar de sus similitudes, en el fondo ambos hombres tenían una abrumadora necesidad de tener razón, incluso cuando Eshu volvió a pasar, los hombres sintieron la necesidad de estar "en lo cierto" sobre si el otro hombre había tenido razón la primera vez.

Para entonces los hombres habían visto por sí mismos ambos lados de Eshu, y cosas diferentes cada vez, así que el salto lógico al hecho de que el sombrero del hombre era bicolor no estaba fuera de su alcance, pero ambos estaban demasiado ocupados discutiendo como para dar un paso atrás y entender la realidad del asunto.

Ahora no estoy diciendo que todos tenemos que estar de acuerdo; los desacuerdos pueden ser fructíferos, educativos, e incluso nos pueden orientar a encontrar solucione, pero esto no ocurre si solamente estamos tratando de demostrar que tenemos razón por el bien de nuestro ego, o por la búsqueda de likes o retweets. Eshu nos enseña que en lugar de quedarnos en nuestro lugar e insistir en que únicamente hay blanco y negro (o en este caso rojo y negro) debemos prestar atención a lo intermedio, porque a menudo ahí es donde están las soluciones.

Nota: Existen otras variantes de la historia; en algunas, no son solo los dos agricultores luchando, sino dos lados enteros de la aldea. También, el rey/jefe no siempre tiene éxito en terminar el desacuerdo; algunas versiones terminan en un baño de sangre entre los dos lados opuestos.... Una lección aún más profunda dada la interesante época en la que vivimos.

Fuentes consultadas:

  • Morote, J. F. (2020). La figura del trickster en Verdes valles, colinas rojas de Ramiro Pinilla. Hispanófila, 188(1), 131-145.
  • Borgatti, J. M. (2015). Eshu: Yoruba God, Powers, and the Imaginative Frontiers. The International Journal of African Historical Studies, 48(1), 165.