Sigfrido en la corte de Gunther

Sigfrido tras llegar a Borgoña se casó con Krimilda, pero su verdadero amor por Brunilda aún está presente.

Sigfrido en la corte de Gunther

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

El amor ese sentimiento tan profundo y difícil de explicar ha estado  presente en nuestra especie desde el inicio mismo de la historia, la versión más romántica de encontrar a quien amas y vivir juntos una idílica vida junto a esa persona, no era considerado algo normal en la época antigua, en la que la mayoría de los matrimonios se usaban como un mecanismo de pago, o como una manera de consolidar el poder en determinadas regiones, es por ello que en la mitología abundan historias de amores hermosos destinados a no ser, ya exploramos esa idea en uno de los episodios previos cuando conocimos la historia de Dido y Eneas, y en este episodio volveremos a conocer a dos amantes cuyo destino estaba destinado a no desarrollarse, Sigfrido y Brunilda, cuyo encuentro revisamos en el episodio anterior, tomando cada uno un camino en una dirección diferente, para completar lo que estaba marcado por las Nornas.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Durante varios días Sigfrido cabalgó por el país sin encontrar a nadie que le dijera en donde se encontraba, o hacia dónde lo llevarían los caminos. A veces anhelaba volver al palacio del rey Alf, y de nuevo esperaba que Odín lo condujera a nuevas aventuras que demostraran que su padre Sigmund no le había profetizado grandes cosas en vano. Se estaba cansando de las continuas extensiones de bosques y montañas que parecían no tener fin, y comenzó a preguntarse si su sueño de grandeza no era, después de todo, una cosa vana, solo una representación de su deseo de hacer algo, que posiblemente era una tontería seguir con el viaje. Sin embargo, la espada de Odín estaba en su mano, y el extraño anciano de capa azul ya había venido a ayudarlo cuando más necesitaba orientación. Así que, sin saber él mismo en qué dirección ir, dejó las riendas sueltas sobre el cuello de Greyfel, y confió en que Odín los guiara.

Pronto el bosque terminó y salieron a campo abierto, donde Sigfrido esperaba encontrar a alguien que pudiera decirle hacia dónde se dirigía. El paisaje se convirtió en praderas y campos arados, con algún castillo encaramado en lo alto de las colinas protectoras. Sigfrido trató de mantenerse en los caminos mejora conservados, ya que suponía que allí era más probable encontrar algún otro jinete que pudiera indicarle el camino; pero todos los que veía parecían ser vagabundos, como él, y poco podían expresarle del país o de la gente. A su vez, cuando se encontró con alguno de estos jinetes, ellos le preguntaban a dónde iba y cuál era el objetivo de su viaje, sin embargo, a todas las preguntas que le hacían Sigfrido no ofrecía otra respuesta que la de que viajaba en busca de aventuras. No obstante en el fondo no tenía ningún deseo de aventuras, a menos que lo llevaran a las personas y a la vida del mundo. Se había cansado de su soledad y de su vagabundeo sin rumbo, y anhelaba la compañía de los hombres.

Un día, a última hora de la tarde, se encontró al borde de un espeso bosque. No deseaba entrar en él, pues parecía oscuro e impenetrable, y Greyfel ya estaba abriéndose camino entre las zarzas y sobre un terreno incierto; así que giró la cabeza del caballo y se preparó para volver al camino que había dejado hace poco. Pero Greyfel sabía mejor que su amo por dónde ir, y persistió en avanzar hacia lo que parecía ser el corazón mismo del bosque. En un momento, sin embargo, Sigfrido se dio cuenta de que no iban dando tumbos sin remedio, pues oyó el sonido nítido y claro de los cascos de los caballos sobre un camino duro, mientras que el resplandor de muchas luces en la distancia le decía que no estaba en un bosque salvaje, sino cerca de alguna gran ciudad. Pronto se encontró con un hombre a caballo, y le preguntó qué país era éste, y hacia dónde le llevaría el camino.

Sigfrido viajó por diferentes lugares cansados y vencido, hasta llegar a Borgoña, el reino en el que habría de completar su destino, ser un gran héroe.
Sigfrido viajó por diferentes lugares cansados y vencido, hasta llegar a Borgoña, el reino en el que habría de completar su destino, ser un gran héroe.

—«Esto es Borgoña, señor -respondió el forastero-, y allí está la ciudad donde habita el propio rey Gunther. Allí seguro que encontraréis refugio y entretenimiento para la noche».

Sigfrido le dio las gracias y espoleó a Greyfel hacia la ciudad.

En el palacio del rey Gunther se celebraba una gran fiesta. Había vino en costosas copas, y carne servida en platos de oro. En el lugar de cada invitado había una copa de plata, que a menudo se levantaba en alto mientras la compañía bebía a la salud de Gunther y de toda su noble raza. Mientras los hombres festejaban y bebían, las mujeres de la casa permanecían en las ventanas del palacio mirando el camino para ver si no pasaba algún juglar ambulante al que pudieran llamar para que les ayudara a amenizar las cansadas horas que seguirían a los días de fiesta.

La madre del rey, la reina Ute, estaba ocupada con su telar, pues ya no le importaba la alegría del palacio ni el entretenimiento que pudiera proporcionarle algún arpista errante. Era una mujer sabia, versada en las artes mágicas y en la lectura de los sueños.

Un día, cuando su hija, Krimilda, la bella hermana del rey Gunther, acudió a ella con el rostro preocupado, le preguntó a la doncella por qué parecía tan triste, y Krimilda respondió:

—«Anoche soñé que un halcón con plumas de oro se posaba en mi muñeca; y nada me era tan querido como este halcón. Y soñé que os decía a ti y al rey, mi hermano, que dejaría de lado todos mis ricos vestidos y gemas antes que perder el halcón emplumado de oro».

Entonces dijo la reina Ute:

—«No te preocupes por los sueños extraños. Un héroe viene a cortejarte, y permanecerá a tu lado como el halcón en tu muñeca».

Aquel día, cuando el rey Gunther estaba celebrando un banquete, y las mujeres observaban ociosamente la larga línea blanca del camino por donde a menudo un caballo galante y su jinete venían al galope hacia las puertas del castillo, la bella Krimilda exclamó de pronto que alguien cabalgaba lentamente por el camino. Su madre se levantó del telar y, de pie junto a la ventana abierta, observó con gran interés la figura que se acercaba. Entonces la reina Ute dijo:

—«Ese no es un arpista errante, niña, pues mira qué noblemente se sienta en su caballo. Es algún caballero con noticias de un país lejano, o algún rey que ha venido a reclamar la hospitalidad de tu hermano. Pero llama a Hagen y pregúntale por el desconocido».

Así que Krimilda salió al salón donde Gunther y sus vasallos estaban sentados en la gran mesa bebiendo y cantando canciones de guerra. Llegando suavemente al lado de su tío, le susurró que un extraño se acercaba al castillo, y le rogó que se asomara para ver si sabía quién podía ser el jinete.

Hagen era el guerrero más antiguo y formidable de toda la tierra de Borgoña. Era alto y de poderosa constitución, y daba la impresión de una gran fuerza, a pesar de sus canas. Su rostro era oscuro y profundamente arrugado, y el ceño que siempre llevaba le daba un aspecto sombrío y severo, como de hecho era. Nunca se le había visto preocuparse por nadie ni mostrar la menor consideración ni siquiera por su propia hermana Ute y su familia. Sólo hacia Gunther, su señor feudal, Hagen tenía una lealtad perfecta y una especie de fidelidad perruna, que lo mantenía siempre al lado del rey en medio de las batallas más feroces, y constantemente a su servicio en la corte cuando Gunther necesitaba su consejo o apoyo. También era famoso por su habilidad en el manejo del estado, y en todos los asuntos de gobierno era considerado más sabio que cualquiera de los otros consejeros del rey. Además, tenía un gran conocimiento de los hombres y las cosas, y podía relatar las hazañas de los héroes famosos, a los que conocía por su nombre y su linaje.

Cuando Hagen se acercó a la ventana a petición de Krimilda, miró durante unos instantes en silencio, y luego dijo:

—«El joven que ves acercarse es Sigfrido, el asesino de Fafnir, y dueño de un famoso tesoro. Sería bueno para el rey que hiciera de este hombre su invitado».

La reina se apresuró a avisar a los porteros para que abrieran las puertas del castillo e invitaran al forastero a entrar. Luego le dijo al rey que un noble príncipe había venido a ser su invitado.

Así que Gunther y Hagen, seguidos por un séquito de caballeros, se dirigieron a la gran puerta del palacio y dieron la bienvenida a Sigfrido a Borgoña. El joven héroe se sorprendió y se alegró de tan cordial recepción, y cuando el rey le instó a quedarse con ellos algunos días, consintió de buen grado, pues el castillo con su amable casa le parecía un agradable lugar de descanso después de sus días de vagabundeo.

Se celebraron muchas fiestas y juegos en honor de Sigfrido, a los que fueron invitados todos los príncipes de Borgoña. El rey no le permitía hablar de dejarlos, y Sigfrido fue persuadido de buena gana para que se quedara aún más tiempo, pues los días pasaban rápida y felizmente en la corte de Gunther. El rey se convirtió en su amigo y compañero constante, y la bella Krimilda hablaba a menudo con él. Sólo Hagen se mantenía distante, sombrío, silencioso y desconfiado.

Justo antes de la llegada de Sigfrido, Gunther se había visto envuelto en una guerra con uno de los príncipes vecinos, y como el número de sus fuerzas era muy inferior al del enemigo, temía la derrota y la posible pérdida de su corona. Desde el principio, la fortuna había estado en su contra, y cada vez temía más que terminara con el derrocamiento de su reino. No queriendo arriesgarse a otra batalla desastrosa, Hagen fue un día a ver al rey y le dijo:

—«No permitamos que Sigfrido se quede sentado aquí en el palacio mientras nosotros vamos al campo de batalla. Pídele que nos ayude antes de que sea demasiado tarde».

—«No, es nuestro invitado», respondió el rey.

—«¿Y qué?»gritó Hagen, impaciente; «lleva aquí muchos días y, como se considera vuestro amigo, vuestra causa debería ser también la suya. Necesitamos ayuda, y sólo él es lo suficientemente poderoso como para cambiar el rumbo de la batalla a nuestro favor. Tiene un manto mágico llamado Tarnkappe, que le sirve de poco al estar sentado aquí en el palacio. También tiene el poderoso Balmung, que fue forjado con los pedazos de la famosa espada de Odín, y que no debería permitirse que cuelgue ociosa a su lado. Con Sigfrido como aliado, ningún enemigo puede enfrentarse a nosotros. Suplícale, por tanto, antes de que pase otro día».

Así que Gunther buscó a Sigfrido y, tras contarle la situación de los borgoñones, le rogó que les ayudara.

"De buena gana me uniré a ti, amigo mío", dijo Sigfrido. "No hay nada que me guste más que ayudar a vuestra causa. Hace tiempo que habría estado a tu lado si tu amable hermana no me hubiera pedido que no me preocupara por los asuntos de tu reino, y me hubiera asegurado que tus fuerzas eran más que un rival para el enemigo."

Al día siguiente, Sigfrido luchó al lado del rey, y entonces una victoria siguió a la otra en las filas de los borgoñones, que estaban incapacitados. Los soldados se reunieron bajo su liderazgo, y entraron audazmente en la lucha, mientras que el enemigo cayó en gran número bajo los terribles golpes de Balmung. Un súbito pánico se apoderó de la hasta entonces victoriosa hueste, que huyó aterrorizada ante el ejército perseguidor de Gunther. A esta batalla le siguieron muchas otras en las que los borgoñones derrotaron por completo a las fuerzas enemigas, y su líder se vio obligado a pedir la paz. Así que la guerra terminó, y los héroes volvieron a sus hogares para cambiar la espada y el escudo por los placeres más suaves del palacio.

Poco después, Hagen se presentó de nuevo ante el rey Gunther y le dijo: "Esta gran victoria ha demostrado el fuerte aliado que tenemos en Sigfrido. Por lo tanto, sería bueno mantenerlo con nosotros, no sea que vuelvan a surgir problemas y necesitemos su ayuda. Atémoslo a nuestra casa con algún vínculo estrecho, y como no hay vínculo más estrecho que el matrimonio, debes casarlo con tu hermana Krimilda, que ya lo ve con buenos ojos."

"Pero eso no puede ser, por mucho que lo desee", respondió Gunther, "pues Sigfrido no se casará con mi hermana, ya que su corazón anhela a Brunilda, e incluso ahora planea buscarla en Isenland."

"Todo eso es cierto", respondió el astuto Hagen; "y mientras Sigfrido anhele a la doncella del escudo, no se puede hacer nada; pero llama a tu madre para que venga, y dile que mezcle para él un brebaje para el olvido. Ella es experta en pociones mágicas, y nos dará la ayuda que necesitamos".

Gunther mandó llamar inmediatamente a la reina Ute y le contó el plan de Hagen, a lo que ella se ofreció de buen grado; y esa noche, cuando Sigfrido regresó de un viaje a una ciudad vecina, le ofreció una copa en la que había puesto una bebida mágica que le hizo olvidar a Brunilda y su cabalgata a través del muro de fuego. Entonces volvió sus ojos más amables hacia la bella Krimilda, y antes de que pasaran muchos días, pidió su mano en matrimonio a Gunther y a la reina. Incluso al hostil Hagen le instó a que aceptara su demanda, y el sombrío y viejo guerrero le contestó: "Con mucho gusto te cedemos esta flor de Borgoña; pero a ningún otro hombre se la habríamos dado por todas sus oraciones."

Cuando se supo en todo el reino que un príncipe tan poderoso como Sigfrido iba a aliarse con la casa de Borgoña, hubo gran regocijo entre el pueblo, pues Sigfrido ya se había hecho temer y amar. Los festejos de la boda duraron varias semanas, y el rey Gunther repartió muchos y costosos regalos entre sus vasallos.

Sin embargo, en medio de todo el regocijo, un extraño sentimiento de desasosiego oprimía a Sigfrido, y sentía que luchaba con algún recuerdo que no tomaba forma en su mente. Como sus miradas preocupadas parecían inquietar a la gentil Krimilda, trató de desterrar el recuerdo inquietante, y unirse a la alegría que asistía a su matrimonio.

Pronto Hagen, que sabía que Sigfrido era el poseedor del tesoro de Andvari, hizo que se rumoreara que el joven héroe no había traído ningún regalo a su novia, y que vivía, con las manos vacías, de la generosidad del rey Gunther. Cuando este rumor llegó a oídos de Sigfrido, éste palideció de orgullo airado; entonces, en presencia de toda la corte, hizo un regalo formal a Krimilda de todo su tesoro, tanto los cofres de oro que había llevado en su caballo, como el gran tesoro que aún yacía en la cueva de Fafnir. En su resentimiento y su orgullo herido olvidó la maldición que aún pesaba sobre él, y a causa de la bebida que le había dado la reina Ute, olvidó el anillo que había puesto en el dedo de Brunilda. Gunther y los suyos estaban encantados con la magnificencia del regalo nupcial, e incluso Hagen se sentía satisfecho, pues no sabía nada de la maldición, y esperaba poder inducir alguna vez a Sigfrido a que el tesoro fuera llevado a Borgoña.

Fuentes consultadas: