Sigfrido y Brunilda

Conoce como Sigfrido descubre la existencia de las Valquirias, y se enamora de Brunilda la más hermosa de todas.

Sigfrido y Brunilda

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

A veces tenemos que ser sometidos a pruebas duras, la tradición de un amigo por ejemplo, pero la manera en que nos enfrentamos a estas situaciones es las que nos hace ser verdaderos héroes, o simples mortales, que hará Sigfrido, el héroe cuyas aventuras hemos estado descubriendo en estos últimos episodios, tras ver que su maestro, mentor y mejor amigo, Regin, fue cegado por la avaricia, y terminó muriendo en sus propias manos, a donde nos llevaran sus aventuras, descubrámoslo, en este nuevo episodio.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Durante muchos días Sigfrido siguió viajando, entristecido y desanimado, y sin ganas de más aventuras, ya que la primera había terminado tan tristemente. Sentía que le importaba poco lo que le sucediera, y, dejando las riendas sueltas en el cuello de Greyfel, dejó que el caballo lo llevara a donde quisiera. Por la noche descansaba bajo la sombra de los árboles del bosque, y de día vagaba sin rumbo por el país, demasiado desanimado incluso para desear volver a la corte del rey Alf. Sin embargo, aunque no tomara las riendas de Greyfel, el caballo era conducido por una mano mucho más sabia que la suya, ya que Odín tenía otras tareas reservadas para Sigfrido, y era él quien ahora dirigía el camino del joven héroe.

Un día, al anochecer, llegaron al pie de una montaña enorme llamada Himdfell, ante esta montaña Greyfel se detuvo, como esperando que su amo desmontara. Sigfrido, sin tener la intención de descansar aquí, trato de que su caballo avanzara; pero, por primera vez, Greyfel se negó a obedecer. Su amo, extrañado por esta terquedad, pero demasiado cansado e indiferente para forzarlo más, desmontó y se preparó para permanecer donde estaba durante la noche. Algo en el lugar, su soledad y su silencio, le recordaba la otra ladera de la montaña donde le había llegado su primera hazaña de gloria y su primera gran pena. No podía dormir, así que deambuló entre los árboles, deteniéndose de vez en cuando a escuchar cuando algún sonido rompía la quietud de la noche.

Entonces, cuando miraba hacia la cima de la montaña, le pareció captar el destello de una luz en algún punto entre los árboles; y cuando la observó más tiempo, vio lo que parecían ser lenguas de fuego que saltaban y luego desaparecían. Alerta ahora, y deseoso de acercarse a este extraño espectáculo, montó a Greyfel y lo dirigió hacia el fuego. El caballo obedeció fácilmente, pareciendo conocer el camino; y cuando Sigfrido se acercó, descubrió que no se trataba de una hoguera común, sino de un círculo de llamas que encerraba una gran roca. No había ningún camino que subiera la montaña, y Sigfrido no sabía si seguir adelante. El caballo, sin embargo, no vaciló, sino que comenzó el ascenso con valentía, abriéndose paso entre los árboles y sobre los troncos caídos; a veces tropezando y a veces magullándose las piernas, pero ni una sola vez vaciló o mostró deseos de volverse.

De repente, Sigfrido sintió en la cara un viento abrasador seguido de un humo espeso que le cegó los ojos. Un rápido giro de Greyfel los había llevado casi a un muro de llamas saltarinas, que se elevaban tan alto que Sigfrido no podía ver nada más allá de ellas. El intenso calor le quemaba la cara, y no se atrevía a abrir los ojos para mirar a su alrededor. Greyfel resopló y dio un zarpazo en el suelo, y de pronto hizo un movimiento hacia delante como si fuera a sumergirse en las llamas. Por un instante Sigfrido pensó en la profecía hecha por su padre Sigmund de que él sería el más grande de los volsungos, y dudó en arriesgar su vida tan a la ligera. Luego se sintió avergonzado por su momentánea cobardía, y con un rápido latido de miedo ante el peligro que corría, se inclinó hacia delante y espoleó a Greyfel hacia el fuego.

Todo terminó en un instante. Sintió que las llamas abrasadoras le lamían la cara, y luego oyó que las patas del caballo golpeaban contra la roca sólida. Cuando abrió los ojos para mirar a su alrededor, se dio cuenta de que había atravesado el fuego ileso, y se maravilló de su seguridad. Greyfel también estaba ileso; no se le había chamuscado ni un solo pelo de la crin, y Sigfrido elevó una oración silenciosa a Odín, que los había guiado a través de semejante peligro.

Desmontó y miró a su alrededor, descubrió que estaba sobre la roca que había visto desde abajo, y que estaba completamente rodeada por el muro de fuego. Pero más extraño aún era contemplar a un hombre tumbado sobre la roca, aparentemente inconsciente del fuego que lo rodeaba. Su figura era juvenil y su vestimenta de la más rica textura, mientras que la armadura que llevaba parecía demasiado fina para soportar el peso de la guerra.

Durante mucho tiempo, Sigfrido permaneció junto a la figura inconsciente, preguntándose si era mejor despertar al durmiente o marcharse y dejarlo tranquilo. Al final, su curiosidad se hizo demasiado fuerte y, levantando al joven con suavidad, le quitó el yelmo y contempló con asombro y deleite el hermoso rostro que había debajo. Entonces, como el durmiente no se despertaba, Sigfrido le quitó el yelmo, esperando así despertarlo; pero cuál fue su sorpresa al ver que una lluvia de largos cabellos dorados caía sobre los hombros del aparente joven. Se echó hacia atrás tan repentinamente que la doncella se despertó, y mirando a Sigfrido dijo en voz baja: «Así que has venido por fin».

Sigfrido despertando a Brunhilda la valquiria.
Sigfrido despertando a Brunhilda la valquiria.

El joven héroe estaba demasiado asombrado para responder, pero permaneció arrodillado junto a ella, esperando que volviera a hablar. Se preguntaba si ella era realmente humana o solo un espíritu de la noche. Al sentir su sorpresa, la doncella sonrió y, sentándose en la roca, señaló un lugar a su lado y dijo.

—«Siéntate, Sir Sigfrido, y te contaré mi historia, y cómo he llegado a dormir en este extraño lugar».

Todavía asombrado, sobre todo al oír que se dirigía a él, Sigfrido obedeció, y la doncella comenzó:

—«Me llamo Brunilda, y soy una de las valquirias de Odín, las guerreras que escogemos a los muertos. Somos ocho las que hacemos este servicio, y cabalgamos a la batalla en caballos de alas rápidas, llevando una armadura como la que llevan los guerreros, excepto que ésta es invulnerable. Entramos en medio de la lucha incluso cuando es más feroz, y cuando alguno de los héroes que Odín ha elegido es asesinado, lo levantamos del campo de batalla, lo ponemos delante de nosotros en el caballo, y cabalgamos con él a Asgard, al lugar llamado Valhalla. Este es un hermoso salón hecho de oro y mármol, y tiene ciento cuarenta puertas lo suficientemente anchas como para que ochocientos guerreros marchen en fila. En el interior, su techo está hecho de escudos de oro, y sus paredes están decoradas con lanzas de acero pulido que dan una maravillosa luz brillante a toda la sala. Todos los días los guerreros beben del hidromiel que se prepara para los propios dioses, y se dan un festín con la carne del maravilloso Semrinir, un jabalí que se mata y hierve diariamente en el gran caldero, y que siempre vuelve a la vida justo antes de que los héroes estén listos para comer».

«A veces Odín se sienta en la mesa y comparte el festín con ellos, y cuando las valquirias no están prestando servicio en el campo de batalla, dejan a un lado su armadura y se visten con túnicas blancas y puras, para atender a los héroes. Una vez finalizado el banquete, los guerreros piden sus armas y, lanza en mano, salen al gran patio, donde libran batallas terribles y se causan mortales heridas, realizando hazañas como las que lograron en la tierra. Pero como en Asgard no hay muerte, todo combatiente que recibe alguna herida terrible es curado al instante por el poder mágico. Así, los héroes comparten las bendiciones y los privilegios de los dioses, y viven para siempre, habiendo ganado gran fama y gloria.»

«Ahora bien, se estaba librando cierta batalla en un país lejano, en la que los combatientes eran un viejo guerrero llamado Helm Gunnar, y un joven llamado Agnar. Odín me había ordenado llevar a Helm Gunnar al Valhalla, y dejar al otro a merced de los conquistadores. Sin embargo, la juventud de Agnar me hizo sentir compasión, así que dejé al viejo guerrero en el campo de batalla, aunque ya estaba muy herido. Luego levanté a Agnar del suelo y, poniéndolo sobre mi caballo, lo llevé a Asgard.»

«En castigo por mi desobediencia y atrevimiento, el Padre Todopoderoso me quitó para siempre el privilegio de ser una valquiria. También me condenó a la vida de un mortal, y luego me trajo a esta roca, donde me pico con la espina del sueño, e hizo de ésta mi lugar de descanso. Pero antes rodeó la roca con un muro de fuego, y decretó que debía dormir aquí hasta que un héroe que no conociera el miedo atravesara las llamas y me despertara. Soy muy experta en la ciencia de las runas, y allí leí hace mucho tiempo que el que no conoce el miedo es Sigfrido, el asesino de Fafnir. Por lo tanto, tú eres Sigfrido y mi libertador».

Durante mucho tiempo Brunilda habló con él y le contó muchas cosas maravillosas, de las nobles hazañas de los héroes y de las sangrientas batallas libradas en tierras lejanas. Luego, sabiendo que él no era más que un joven a pesar de sus valientes actos, le impartió algo de la sabiduría que había adquirido como «una de las más grandes entre las grandes mujeres», pues así era como los hombres hablaban de ella. Advirtió a Sigfrido de los peligros que encontraría en su viaje, y le pidió que tuviera cuidado con las artimañas de los que se hacían llamar sus amigos. Le pidió que cumpliera siempre con su juramento, «pues grande y sombría es el castigo por la ruptura de la promesa de fidelidad».

— «Soporta y aguanta, y gana así para ti una larga y duradera alabanza de los hombres».

—«Presta atención a los muertos, ya sean enfermos, muertos en el mar o muertos en la espada».

Así hablaba Brunilda, y Sigfrido escuchaba, y siempre, cuando ella dejaba de hablar, rogaba por escuchar aún más. Entonces ella le leyó muchas cosas escritas en las runas, y Sigfrido escuchó, maravillado por su sabiduría.

Las valquiras eran feroces mujeres presentes en los mitos nórdicos que tenían como fin llevar a los mejores guerreros a las salas del Valhalla.
Las valquiras eran feroces mujeres presentes en los mitos nórdicos que tenían como fin llevar a los mejores guerreros a las salas del Valhalla.

El círculo de fuego se había extinguido, había llegado la luz del día, y Sigfrido pudo ver claramente el peligroso ascenso que había hecho por la montaña. Brunilda le tomó la mano y se despidió de él, pero, antes de dejarlo, Sigfrido le puso en el dedo el anillo que había tomado del tesoro de Andvari. Luego la vio partir hacia su castillo en Isenland, sintiéndose muy solo y deseando poder seguirla. Pero la cabeza de Greyfel estaba giraba en otra dirección, y Sigfrido sabía que Odín tenía otras cosas para él, así que permitió que el caballo lo llevara lejos del país de Brunilda, aunque él hubiera querido ir allí. Y Sigfrido añoraba a la doncella, y se afligía al separarse de ella; pero Brunilda, aunque lo amaba mucho, le ordenó que siguiera su camino, ya que así estaba escrito en las runas que no ella, sino otra, sería la esposa de Sigfrido.