Idun, manzanas y vida eterna

Idun, manzanas y vida eterna
La juventud eterna es una caracteristica común a casi todas las deidades de la mitología universal, en esta ocasión exploramos el mito de Idunn, la diosa que se encarga de cuidar las mazans de la vida eterna de los dioses nórdicos.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

A veces, los habitantes de Asgard a pesar de su condición divina, se sentían envueltos por la tristeza y compartían la carga de la pena y los problemas que afligían a la raza humana, pero como dioses tenían un privilegio único: la bendición de la juventud eterna. La enfermedad y la vejez nunca pasaron las puertas de Asgard; y esto fue porque la diosa Idunn tenía unas manzanas maravillosas que daban, a los que comían de ellas, la fuerza y la belleza de la juventud.

En apariencia eran muy parecidas a otras manzanas, de un hermoso color rojo; pero cuando los dioses comían de ellas sabían que estas frutas no podían ser encontradas en ningún otro lugar fuera de Asgard. Porque ninguna otra manzana, excepto las que estaban en el cofre de Idunn, podía otorgar la eterna juventud y el poder de desafiar toda enfermedad y dolor.

La propia diosa estaba muy orgullosa de sus tesoros y de la confianza que Odín depositó en ella al convertirla en la guardiana de algo tan valioso. El cofre en el que guardaba las manzanas tenía una sola llave, que Idunn tenía sujeta a su cinturón. Dondequiera que iba llevaba el precioso cofre con ella, y no lo perdía de vista ni un momento. Los dioses nunca se preocuparon de que las manzanas no estuvieran a salvo, y no había razón para que perdieran la belleza, la salud y la juventud que siempre habían tenido. Pero un día Idunn y sus manzanas doradas desaparecieron de Asgard, y nadie sabía dónde habían ido, nadie más que Loki, y él no lo diría. Así fue como sucedió.

Odín, Loki y Hoenir fueron una vez a visitar la tierra de los gigantes de hielo para averiguar, si estaban planeando una nueva invasión a Asgard. Fue un viaje incómodo, ya que el aire era muy frío y el suelo duro y cubierto de hielo, por lo que no había nada placentero en el viaje. Incluso sentían pena por la gente que estaba condenada a vivir para siempre en un país tan frío y sombrío. También tenían hambre, ya que no encontraban nada para comer; ni animales de caza para matar, ni un sitio donde pescar, ni siquiera bayas silvestres en las laderas estériles. Así que Odín propuso que regresaran de inmediato a Asgard; pero justo entonces Loki vio un rebaño de vacas pastando cerca y exclamó:

— «Aquí hay carne en abundancia. Comamos antes de emprender nuestro viaje.»

Luego mató a la más grande de las vacas, y la llevó en su hombro hasta el lugar donde Odín y Hoenir ya estaban encendiendo una hoguera. Cortaron la carne y la pusieron en el fuego; y mientras Loki la giraba, los otros dos apilaron leños para avivar las brasas. De vez en cuando probaban la carne, pensando que tendría que estar cocida; pero cada vez que lo hacían estaba tan cruda como cuando la habían cortado por primera vez. Entonces Odín echó más leña al fuego, y el calor se hizo tan intenso que los dioses apenas podían estar de pie cerca de él. Aun así, la carne permaneció sin cocer. Toda la noche se turnaron para cocinar y encender el fuego, así que por la mañana estaban más hambrientos que nunca, y aún no había perspectivas de algo que pudiera llamarse comida. Esto era demasiado incluso para el bondadoso Hoenir, mientras que Loki se enojó tanto que habría matado a toda la manada de vacas y las habría arrojado al mar por mero despecho. Pero Odín se rio y dijo:

— «No, Loki, no permitas que desahoguemos nuestra ira tan tontamente. Regresaremos, más bien, a Asgard, y diremos a los dioses que, a pesar de la bebida del pozo de Mimir, los gigantes de hielo son aún más sabios que Odín.» Porque sabía que era a través de una misteriosa intervención de sus antiguos enemigos que no podían disfrutar de la tan necesaria cena.

En ese momento hubo un fuerte ruido y un zumbido de alas en lo alto, y, mirando hacia arriba, vieron un gran águila flotando sobre ellos.

«Ja, ja», gritó, «así que no podéis preparar vuestra cena, ya veo. Eso es porque la carne debe ser realmente dura y no se rendirá ante tal fuego. Prométedme que compartiréis el festín conmigo, y yo les prometo que la carne se cocinará».

Los dioses lo prometieron con mucho gusto, y el águila, acercándose, dijo,

— «Apartaos y dejadme encender el fuego.»

Sin sospechar nada, los dioses se alejaron, y mientras lo hacían el águila se abalanzó, y, agarrando en sus fuertes garras toda la carne que estaba en la hoguera, comenzó a batir sus enormes alas y a elevarse lentamente en el aire.

Cuando los dioses vieron que el águila quería engañarlos, se enojaron mucho, y Loki, con la esperanza de arrebatar la presa al gigante traicionero, porque eso es lo que el ladrón era en realidad, un gigante transformado en águila, agarró un extremo del animal mientras se elevaba en el aire y trató de arrastrarla hacia abajo. Pero la fuerza del águila era mayor que la del dios, y este voló cada vez más alto, llevando consigo al desafortunado Loki. Arriba se elevaron, muy por encima de las cabezas de los desconcertados Hoenir y Odín, que no podían rescatar a su compañero y solo podían quedarse quietos y ver cómo desaparecía de la vista. Sobre el mar congelado y las montañas cubiertas de nieve el águila llevó al infeliz Loki, sin detener su vuelo hasta que llegaron a un enorme iceberg. Aquí se detuvo y dejó caer a Loki al suelo, donde el magullado y cansado dios se alegró de poder descansar; porque el águila lo había arrastrado sobre hielo y nieve, piedras afiladas y rastrojos congelados que picaban como muchas espinas.

En el momento en que el pájaro se posó, ya no era un águila, sino el gigante Thiassi, que sonrió maliciosamente y dijo…

— «¿Te gusta volar, amigo Loki?»

Loki estaba tan furioso que se vio tentado a tratar de lanzar al gigante del iceberg. Sabía, sin embargo, que esto solo le impediría regresar rápidamente con sus compañeros, así que contuvo su ira y dijo…

«Puedes rivalizar con los dioses en rapidez, y me encantaría viajar más lejos contigo, pero Odín exige mi regreso a Asgard. Llévame de vuelta con él, por lo tanto, con toda rapidez.»

El gigante se rio de la audacia adoptada por Loki, y respondió: «Los dioses son grandes, pero los gigantes de hielo no les temen. Odín puede necesitarte en Asgard, pero no volverás excepto con una condición: que prometas entregar en mi poder a la diosa Idun y sus manzanas doradas».

Durante algún tiempo Loki no respondió, ya que apenas se atrevió a hacer tal promesa, ya que la pérdida de Idunn significaría la vejez y la posible muerte de los dioses. Aun así, no tenía la intención de permanecer más tiempo en el iceberg. Conociendo bien la obstinada persistencia de toda la raza de gigantes, sintió que el engatusamiento y las amenazas eran igualmente inútiles, por lo que dijo…

— «Lo prometo».

El gigante conocía la reputación de Loki por su astucia, y por lo tanto exigió que el dios jurara por la lanza de Odín para cumplir su promesa. Loki hizo esto, aunque con gran reticencia, y el gigante entonces adoptó su plumaje de águila y llevó al dios rápidamente de vuelta al lugar donde Odín y Hoenir estaban todavía de pie junto al fuego ardiente. En respuesta a sus preguntas, Loki les contó su extraño viaje, pero no mencionó su promesa al gigante. Entonces los tres dioses regresaron a Asgard.

Tiempo después, Loki fue al palacio de Idunn y pidió ver sus manzanas. La diosa sacó de buena gana su cofre porque nunca se cansó de mirar la preciosa fruta; pero cuando le entregó a Loki las manzanas, ella dijo:

— «Es extraño que te preocupes tanto por la belleza, ¿o es que la vida te envejece más rápido que a los otros habitantes de Asgard y necesitas otra de mis manzanas?»

— «No,» respondió Loki, «no es por eso que deseo ver tu hermosa fruta; sino porque deseo asegurarme de que son realmente las mejores manzanas del mundo.»

— «¿Por qué, dónde encontrarías algunas iguales que estas manzanas?» preguntó Idunn sorprendida.

— «Más allá de las puertas de Asgard,» respondió Loki, «hay un árbol maravilloso que da frutos como las manzanas que tanto aprecias. Creo que se ven aún más frescas, y mientras las probaba me sentí seguro de que eran más finas en sabor que cualquiera de las que tienes aquí. Es una lástima que no puedas ir a verlas».

— «¿Está lejos de aquí?» preguntó la diosa, con curiosidad.

— «No, en realidad», respondió Loki; «justo fuera de las puertas de la ciudad. Sería un verdadero placer para ti verlas, ya que son tan finas como si estuvieran colgadas a la luz del sol, y también son tan fáciles de alcanzar. Algún día te contaré más sobre ellas, pero ahora debo irme, porque Odín tiene un encargo para mí hoy». Así que diciendo esto, se fue, e Idunn se quedó sola.

Idunn pensó durante mucho tiempo en lo que Loki había dicho, y el anhelo de ir a ver esas manzanas que él había declarado que eran aún más finas que las suyas fue muy fuerte. No se atrevió a marcharse y dejar su cofre, pero no habría ningún problema en llevárselo a las puertas de Asgard. Aun así estaba insegura y preocupada, y deseaba que su marido, Bragi, estuviera en casa, para poder pedirle consejo. Durante mucho tiempo dudó, pero al final su curiosidad se hizo demasiado fuerte para resistirse, y con su cofre en el brazo salió de su palacio y se apresuró a salir por las puertas de la ciudad.

Miró cuidadosamente a su alrededor, pero no vio ningún árbol como el que Loki había descrito. Desanimada y decepcionada, estaba a punto de volver a casa, cuando escuchó un fuerte ruido en lo alto y, mirando hacia arriba, vio un gran águila volando hacia ella. El animal se abalanzó rápidamente sobre ella, y antes de que la aterrorizada diosa se diera cuenta de lo que había sucedido, la atrapó con sus fuertes garras y la llevó por encima de las copas de los árboles. En vano gritó y luchó, porque el águila se elevó cada vez más alto, llevándola lejos, hasta que la dorada ciudad de Asgard se perdió de vista. Voló recto como una flecha a través de las montañas y sobre el mar congelado hasta que llegó a su casa en la lúgubre tierra del norte. Aquí tomó la forma del terrible gigante Thiassi y comenzó a rogarle a la diosa por una de sus manzanas. Idunn, asustada y temblorosa, guardó la preciosa llave del cofre en su mano y se negó audazmente a traicionar la confianza que los dioses le habían dado, negándole al gigante incluso el poder mirar a las manzanas. Así que Thiassi la encerró en su palacio de paredes de hielo, llamado Thrymheim y, la mantuvo allí muchos días, sin importarle que se pusiera pálida y enferma con el anhelo de volver al soleado Asgard.

Mientras tanto, los dioses estaban muy preocupados por la repentina desaparición de Idunn; y su marido, Bragi, la buscó, afligido, por toda la tierra. Nadie la había visto salir de Asgard, y nadie sabía dónde había ido o cuándo volvería, nadie excepto Loki, quién muy sabiamente guardó silencio. Al principio los dioses no se dieron cuenta de lo que significaba para ellos la pérdida de Idunn y sus manzanas; pero con el paso del tiempo y sintiendo el cansancio y la vejez que se arrastraba sobre ellos, se llenaron de miedo de que la diosa no volviera nunca, y que no hubiera ya ninguna manera de mantener a la muerte fuera de las puertas de Asgard. La tranquila frente de Odín se nubló, porque ni siquiera su gran sabiduría ayudó a resolver el misterio de la extraña desaparición de Idunn. Los cuervos, que volaban a lo largo y ancho cada día, no traían noticias de la diosa desaparecida; y mientras tanto el paso del tiempo dejaba sus inoportunas marcas en los rostros de los dioses y diosas. El cabello de Frigg comenzó a volverse blanco, y las arrugas surcaban las hermosas mejillas de Freya. El poderoso Mjölnir temblaba ahora en la mano inestable de Thor, y los débiles dedos de Bragi ya no podían sacar dulce música de su arpa; de hecho, todos los habitantes de Asgard envejecían y no había forma de que renovaran su juventud.

Un día los cuervos le susurraron a Odín que debía interrogar a Loki con respecto a la desaparición de Idunn, y Loki fue convocado para comparecer ante el trono de Odín. Cuando se le acusó de saber algo de la diosa desaparecida, al principio negó rotundamente todo conocimiento de ella; pero la mirada de Odín parecía buscar sus pensamientos, y vio que la mentira y el engaño no servían de nada. Así que contó todo lo que había hecho, y pidió perdón a Odín. Prometió salir de inmediato en busca de la diosa secuestrada y juró que no volvería a Asgard hasta que la encontrara y volviera con Idunn y sus manzanas a salvo a casa. Una vez más pidió prestado el plumaje de halcón de Freya y voló a las heladas tierras del norte hasta el lugar donde el gigante tenía prisionera a Idunn en su palacio de hielo. La encontró sentada sola y llorando amargamente; pero Loki no perdió tiempo en tratar de consolarla. Ella se alegró tanto cuando el dios asumió su propia forma y le dijo por qué había venido que incluso le perdonó por la desdicha a la que la había llevado con su traición. Ella dijo que afortunadamente Thiassi estaba fuera en su paseo diario a través de las colinas; pero Loki, deseando tomar todas las precauciones, se puso de nuevo su plumaje de halcón, y, por sus artes mágicas, transformo a la diosa en una nuez que agarró firmemente en sus garras. Entonces, siendo advertido por Idunn que el gigante nunca se quedaba mucho tiempo lejos, voló con ella directamente hacia Asgard.

Cuando Thiassi regresó a casa, los dos no estaban muy lejos, y cuando vio que Idunn había escapado, supo que algunos de los dioses habían venido a rescatarla. Sin embargo, decidió no perder a la diosa y sus manzanas tan fácilmente, y tomando la forma de un águila, voló en el aire y buscó alguna señal del fugitivo. A lo lejos vio una mota en movimiento entre las nubes, y la siguió rápidamente en su persecución. Al acercarse vio el halcón y su carga, y supo que Idunn estaba siendo llevada de vuelta a Asgard. Así que redobló su velocidad, y sus grandes alas lo acercaron rápidamente al halcón, cuyo laborioso vuelo al parecer le hacía imposible escapar del enemigo.

En Asgard los dioses se habían reunido en las murallas de la ciudad, y ahora miraban ansiosamente a través de la tierra, temiendo que alguna desgracia hubiera alcanzado a Loki. Por fin vieron el halcón volando hacia ellos, y se sintieron seguros de que era Loki regresando con su preciosa carga. Pero con la alegría de este descubrimiento vino también un repentino temor al ver al águila siguiendo de cerca al halcón, y aparentemente en una persecución muy reñida. Estos temores se confirmaron a medida que las aves se acercaban; y entonces los dioses se dieron cuenta de que si querían salvar a Loki e Idunn, había que hacer algo de inmediato, ya que aunque el halcón estaba cada vez más cerca y su vuelo era rápido, no podía mantener el ritmo de su perseguidor, y el águila se le acercaba cada vez más. Entonces los dioses habían construido una gran pila de madera en las murallas de la ciudad y estaban esperando hasta que el halcón con su invaluable carga hubiera volado sobre ella. En el momento en que Loki pasó, rápidamente prendieron fuego a la madera; y cuando el águila se abalanzó ciegamente sobre ella, voló directamente sobre las llamas, que atraparon sus plumas y lo arrastraron hacia el fuego, quemándolo hasta la muerte.

Idun y sus manzanas estaban por fin a salvo en Asgard, y para celebrar su regreso Odín hizo un gran festín en su sala de palacio, y los dioses volvieron a comer de la fruta dorada y se volvieron jóvenes y hermosos una vez más.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor está disponible en línea en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor esta disponible online en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.