El tesoro de Andvari

El tesoro de Andvari
Andvari con la ayuda de su anillo reunió uno de los mayores tesoros, todo gracias a la ayuda de su anillo, en este nuevo episodio del podcast conocemos la historia de su tesoro.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Los enanos en la mitología nórdica eran conocidos por ser conocedores de ciertas actividades mágicas, ser maestros en la forja de los metales y se poseedores de grandes tesoros. Uno de ellos era el enano Andvari, cuyo tesoro salvo la vida en algún momento a los dioses nórdicos y cuya leyenda abordaremos en este episodio.

Antes de continuar te quiero recordar que puedes dejarme cualquier comentario, sugerencia o corrección a los episodios a través de las redes sociales del podcast, lo encontraras como Mitos y más en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube. Si deseas colaborar con este proyecto puedes invitarme un café virtual a través de la página Ko-fi, o suscribiéndote como colaborador en nuestra página web, en donde encontraras información importante acerca de mitología de diversas culturas del mundo.

Finalmente envió un saludo a todos aquellos oyentes que escuchan este podcast desde Mexico, España y Argentina, que son los tres países donde este podcast tiene mayor cantidad de oyentes, también envió un saludo a Brenda Paola y Hector Pacheco, dos oyentes del podcast a los que agradezco sus mensajes, ya que me permiten saber que este contenido llega a mas gente y me ayudan a continuar con este trabajo.

Tras la acostumbrada pausa comercial continuamos con el programa.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Una vez Odín, Hoenir y Loki fueron de visita a la tierra, y para mezclarse libremente con la gente sin ser reconocidos como dioses, dejaron de lado todos sus poderes divinos y se convirtieron, incluso en apariencia, en hombres comunes. Cuando habían vagado por la tierra durante muchos días, y hablado con mucha gente, -que nunca supo, por supuesto, que los dioses estaban entre ellos-, se cansaron de la ajetreada vida del mundo, y sólo deseaban encontrar algún lugar tranquilo en donde descansar.

Así que se adentraron en el corazón del bosque, y se sentaron junto a un arroyo donde muchos peces saltaban y se lanzaban a la cristalina agua mineral.

Los dioses se quedaron tumbados sobre la hierba y observaron a los peces durante mucho tiempo, fue en ese momento, que vieron a una nutria sentada en la orilla del arroyo, comiendo perezosamente un pez que acababa de pescar. Los dioses miraron a la nutria comer, y recordaron que ellos también tenían hambre.

Odín propuso que siguieran viajando en busca de comida, y los demás consintieron en ello; pero cuando se levantaron para irse, Loki tomó de repente una gran piedra y, lanzándola a la nutria, lo mató al instante, cabe señalar que los nórdicos consideraban sagradas a las nutrias, y matar a uno de estos animales era considerado una aberración. Ante esta crueldad sin sentido Odín se enfadó y reprendió a Loki por su acto; pero Loki sólo se rió, mientras despellejaba a la nutria y arrojaba su cuerpo de nuevo al arroyo.

Los dioses siguieron vagando hasta casi el anochecer antes de encontrar un sitio en donde alojarse, lo que encontraron fue una tosca choza construida en la ladera de una montaña. Pero estaban demasiado cansados para continuar más lejos, así que se detuvieron a pedir comida y un alojamiento para la noche.

Rodmar el anciano que vivía en la cabaña les pidió que entraran y compartieran su sencilla comida, y a cambio les pidió que le contaran sus aventuras. Sin revelar su identidad, Odín le contó de sus andanzas entre los hombres, y de las cosas extrañas que habían visto. Hoenir también relató muchas historias; pero la suya era la de unos valientes héroes que habían realizado las más poderosas hazañas en sangrientos campos de batalla. Cuando le llegó el turno a Loki, le pidieron que contara todo lo que sabía de la vida de los brillantes habitantes de Asgard, en ese instante Loki se movió y tiró al suelo la piel de la nutria que había matado antes. Cuando el viejo vio esto, gritó:

—«Oh, malvado hombre cruel, has matado a mi hijo. Hoy estaba pescando en el arroyo, y en esta actividad siempre toma la forma de una nutria. Desgraciadamente, éste es él, y tú lo has matado.»

Entonces gritó y pidió ayuda a sus dos hijos, Fafnir y Regin, que vinieron corriendo desde el bosque cercano. Tan pronto como se enteraron de la matanza de su hermano, se apoderaron de los tres dioses y los ataron de pies y manos, ya que, al convertirse en hombres, los dioses habían perdido todos sus poderes divinos, por lo que no tuvieron más remedio que ceder.

Cuando Odín le rogó al anciano que pidiera lo que quisiera en pago de su rescate, tanto Fafnir como Regin exigieron la vida de uno de los tres dioses a cambio de la de su hermano. Pero su padre extendió la piel de la nutria en el suelo, y, volviéndose a Odín, le dijo...

— «Tú y tus malvados compañeros serán libres cuando hayan cubierto cada pelo de esta piel con una pieza de oro o una piedra preciosa.»

—«Haremos esto», respondió Odín; «pero primero debes liberar a uno de nosotros para que pueda ir a buscar el tesoro. Que los otros dos permanezcan atados como rehenes hasta que él regrese.»

El viejo y sus hijos estuvieron de acuerdo, y Odín les ordenó que desataran a Loki, porque sólo él sabría dónde encontrar el enorme tesoro que necesitaban. Por consiguiente, Loki fue liberado, y prometiendo a sus compañeros que retornaría con el rescate, se marchó rápidamente. Sólo había un lugar donde se podía encontrar un tesoro de oro y piedras preciosas, y allí fue donde Loki dirigió sus pasos. Había muchas montañas que escalar y ríos que cruzar antes de llegar al lugar que buscaba, y la llegada de la noche hizo el viaje más difícil y cansado.

Por fin, vio en la ladera de una montaña rocosa lo que había venido a buscar desde tan lejos, una pequeña y profunda caverna en las rocas. A medida que Loki se acercaba, la luz de la luna reveló un pequeño arroyo que brotaba de la boca de la caverna y que serpenteaba entre las rocas de abajo. Era pequeño, pero bellamente claro, y los guijarros de su lecho brillaban a la luz de la luna como diamantes. Justo cuando salía de la cueva, el agua fluía rápidamente sobre un profundo estanque, y estaba tan oscuro que sólo los agudos ojos de Loki podrían haber captado el débil brillo de un salmón que yacía al acecho en sus profundidades.

Andvari llamado Alberich en la versiónde Wagner, era un hábil enano, jefe de un grupo de ladrones, que mantenia inimaginables tesoros. Pintura de Arthut Rackman.
Andvari llamado Alberich en la versiónde Wagner, era un hábil enano, jefe de un grupo de ladrones, que mantenia inimaginables tesoros. Pintura de Arthut Rackman.

Loki lo vio, sin embargo, y su corazón saltó de alegría, ya que este salmón no era otro que el astuto enano Andvari, el dueño de un maravilloso tesoro de oro y gemas. El tesoro estaba enterrado en algún lugar cerca de la caverna, y fue para obtener este brillante tesoro que Loki había llegado tan lejos. Así que ahora puso toda su habilidad para atrapar al astuto salmón mientras iba y venía por el arroyo. El enano sabía, sin embargo, quién era el pescador y por qué había venido, y no tenía intención de que lo atraparan y lo obligaran a entregar sus tesoros. Loki pasó muchas horas tratando de atraer al salmón a los bajíos, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. El astuto pez nunca se movió de su profundo y oscuro estanque. Entonces Loki vio que los intentos posteriores serían inútiles a menos que tuviera la ayuda de alguien con habilidades mágicas, así que decidió buscar la ayuda de la Reina Ran y su maravillosa red.

Dejando la cueva, se apresuró a bajar al mar, y durante muchas horas caminó a lo largo de la orilla, buscando cuidadosamente entre las rocas el escondite de la cruel reina del océano. En algún sitio en este lugar, o en los arrecifes dentados, estaba seguro de encontrarla extendiendo una red para su presa. Pero aunque vagaba por millas a lo largo de la orilla del mar, no la vio por ninguna parte; y, cansado y descorazonado, estaba a punto de abandonar su búsqueda, cuando escuchó una risa baja y ondulante justo detrás de él, y volviéndose vio a las hermosas hijas del rey del mar sentadas en las rocas peinando su dorada cabellera. Loki se acercó a ellas y les rogó que le dijeran dónde podía encontrar a su madre, la Reina Ran.

–«¿Por qué la buscas?», preguntó una de las doncellas.

–«Porque soy un pescador, y me gustaría preguntarle dónde se están reuniendo los peces grandes ahora», respondió Loki.

Las doncellas se rieron de nuevo y dijeron:

–«Oh, astuto, astuto Loki, no pienses en engañarnos a nosotras que sabemos bien quién eres y por qué has venido aquí. No juegues con nosotros y no le digas mentiras a nuestra madre, o no conseguirás el objetivo de tu viaje».

Loki lo prometió, y rogó a las ninfas que le dijeran dónde encontrar a la Reina Ran, ya que sólo el propio Odín necesitaba su ayuda.

–«Debes ir unas diez millas más lejos», respondió una de las doncellas, «hasta que llegues a un lugar donde las rocas sean altas, y se proyecten en afilados y peligrosos acantilados lejos en el mar. Aquí las olas se precipitan con tremenda furia, y aquí hay muchos barcos hundidos y toda su carga perdida. Miren entre las sombras de las rocas, y encontrarán a nuestra madre sentada ahí, remendando su red».

Loki en su intención de atrapar al enano Andvari, acudió a hablar con las hijas de Ran, para poder tener acceso a la red de la reina de los mares.
Loki en su intención de atrapar al enano Andvari, acudió a hablar con las hijas de Ran, para poder tener acceso a la red de la reina de los mares.

Loki agradeció a las ninfas y se apresuró a seguir adelante, porque la noche se estaba volviendo negra y se había escondido completamente la luna, y aún le quedaba mucho por hacer. Cuando se sintió seguro de que había diez millas entre él y las hijas del mar, se detuvo y miró cuidadosamente a su alrededor. Cerca había un grupo de rocas altas y dentadas sobre las que las olas se precipitaban con gran fuerza; pero había un lugar tan protegido que ni siquiera el rocío del agua lo alcanzaba, y aquí Loki observó a la Reina Ran, de dedos largos, codiciosa y cruel, remendando su red mágica. Cuando vio a Loki, trató de esconderse a la sombra de las rocas, porque lo conocía y temía que hubiera llegado con un mensaje poco amistoso de Odín. Pero Loki la llamó y le dijo...

–«No temas, oh Reina, porque vengo como un peticionario a pedirte un gran favor»,

Ran respondió, –«¿Qué desea Loki, que deje los brillantes salones de Asgard para viajar por la tierra y hablar con la esposa de Ægir?»

–«He viajado hasta aquí», respondió Loki, «porque he oído hablar de tu maravillosa red. Dicen que atrapará lo que quieras, y que cualquier cosa que se atrape no puede escapar de sus mallas mágicas. Por lo tanto, he venido a pedirte ayuda, porque hay un salmón que he intentado atrapar desde hace mucho tiempo, pero que es demasiado astuto para ser capturado por medios ordinarios. Préstame, te lo ruego, tu red mágica.»

–«¡No puedo! ¡No puedo!» gritó Ran, «hay un barco que navega hacia aquí y que llegará a estas rocas por la mañana, y está lleno de grandes tesoros: joyas, oro y ricos vestidos. He enviado a mis sirenas para atraerlo a los arrecifes, donde será despedazado y el premio será recogido en mi red. No, no puedo prestártelo».

–«Pero déjame tenerlo por una hora», suplicó Loki, «y prometo devolverlo en ese tiempo. Lo juro por la palabra de un dios».

El juramento era tranquilizador, pero aún así Ran dudó en dejar la preciosa red en sus manos. Al final, sin embargo, fue persuadida, y con muchas expresiones de gratitud, Loki se despidió y se apresuró a volver a la cueva de Andvari, ya que la noche ya había pasado, y a la luz del día el salmón seguramente dejaría sus guaridas.

Cuando llegó a la caverna, el pez todavía estaba en el agua, pero al ver la red en la mano de Loki se lanzó como un rayo por la corriente. Entonces Loki lanzó rápidamente su red, y aunque el astuto pez nadó con una maravillosa rapidez, no pudo escapar de la red mágica que comenzó a cerrarse lentamente y con seguridad a su alrededor. Tan pronto como Loki pensó que su presa estaba segura, sacó la red a tierra, y, después de aflojar lentamente las mallas, por fin agarró el pez luchador en su mano. Ahora, sin embargo, ya no era un salmón el que luchaba por su libertad, sino el astuto enano Andvari. Cualquiera menos sabio que Loki lo habría dejado caer inmediatamente sorprendido por la transformación, pero Loki sólo se agarró al más fuerte, y sacudió al pobre enano hasta que gritó pidiendo misericordia.

Loki atrapa a Andvari en la red que había conseguido de la reina Ran.
Loki atrapa a Andvari en la red que había conseguido de la reina Ran.

–«No te concederé ninguna misericordia, jefe de los ladrones», exclamó el dios, «hasta que me hayas revelado el lugar donde se esconden tus tesoros mal habidos. Muéstrame dónde está, o te haré pedazos sobre estas rocas».

Viendo que no había esperanza de escapar, Andvari prometió ceder su tesoro, y señalando una gran roca cercana, pidió a Loki que la levantara y mirara debajo. Sin soltar el enano, Loki trató de levantar la piedra, pero aunque estaba lejos de ser pesada o más allá de su fuerza, se encontró con que no podía moverla. Entonces supo que estaba siendo engañado, y, agarrando al enano aún más fuerte, lo sacudió ferozmente y le ordenó que le diera su ayuda. Andvari puso su dedo en la piedra e inmediatamente se dio vuelta y reveló un gran pozo debajo.

Ahora estaba bastante oscuro y la luna estaba completamente oculta; sin embargo, incluso en la tenue luz Loki vio el brillo de miles de gemas preciosas y el resplandor de muchos deslumbrantes montones de oro. Era realmente una vista maravillosa, y habría desconcertado al buscador común de tal riqueza; pero Loki no tenía tiempo para gastar en admiración. Reunió todo el tesoro en la red, que, por su poder mágico, se hizo cada vez más grande a medida que la llenaba.

El enano, mientras tanto, se quedó de pie, hosco y enfadado, viendo el oro y las gemas que se vertían en la red. Si hubiera sido Odín el que le robara su tesoro, le habría rogado que le dejara una pequeña parte, pero sabía que no debía pedirle nada a Loki. Así que cuando el último de los tesoros fue recogido, se dio la vuelta y estaba desapareciendo en el bosque cuando Loki agarró algo brillante en su dedo, y lo agarró bruscamente, gritando: «je je, mi astuto duende. Así que te quedarías con algunas de las gemas, por lo que veo. Entrégame ese anillo que tienes en el dedo, o no tendrás ni un momento más de vida».

El rostro de Andvari se puso negro de rabia y se negó a entregar su anillo, pisoteando el suelo y maldiciendo a Loki por su avaricia. Pero sabía muy bien que su furia era en vano, y pronto cambió de tono, rogándole a Loki, humildemente, que le dejara su única y pobre gema. Esta apelación habría conmovido a cualquier otro de los dioses, pero Loki nunca fue conocido por hacer algo generoso en toda su vida. Sólo dio una risa burlona y odiosa, y, agarrando al enano, le arrancó el anillo del dedo.

Cuando Andvari escapaba tras entregar su tesoro, Loki vio el anillo que el enano llevaba en su mano, asi que lo detuvo y le robo su anillo.
Cuando Andvari escapaba tras entregar su tesoro, Loki vio el anillo que el enano llevaba en su mano, asi que lo detuvo y le robo su anillo.

Era un anillo maravilloso, con forma de serpiente, enrollado, con la cola en la boca. Tenía dos rubíes de color rojo sangre por ojos, y en la tenue luz le parecían a Loki brillar con toda la astucia y crueldad de una serpiente viviente. Pero esto no le impidió deslizar el anillo en su dedo y reírse triunfalmente del enano, que ahora echaba espuma con una rabia impotente. Entonces Andvari maldijo el anillo y dijo: "Que este anillo sea tu perdición, y la perdición de todos los que lo posean. Que traiga tristeza y maldad a quién lo lleve, y que desde este día sea fuente de envidia, odio y derramamiento de sangre".

Loki no hizo caso de estas terribles palabras y, echando su preciosa carga sobre su hombro, bajó a toda prisa por la ladera de la montaña y se dirigió rápidamente a la casa del viejo. Odín y Hoenir seguían atados, y casi habían perdido la esperanza de que Loki regresara. Pero olvidaron lo tedioso de su cautiverio cuando vieron el gran montón de oro y gemas que Loki echó de la red; pues aquí seguramente había más que suficiente para cubrir diez pieles de nutria, y el resto del tesoro sería suyo.

Fafnir y Regin estiraron la piel en el suelo, y le ordenaron a Loki que cubriera cada pelo. Esto parecía al principio algo fácil de hacer; pero cuanto más oro y piedras preciosas esparcía Loki sobre él, más grande parecía crecer la piel, hasta cubrir todo el suelo de la cabaña; y aunque Loki seguía añadiendo puñados de oro, los hermanos siempre encontraban alguna mancha descubierta. Al final cada pelo de la piel estaba completamente escondido bajo alguna moneda o gema, y los dioses exigieron su liberación. El viejo soltó las cuerdas que los ataban y les ordenó que se fueran, cuando Regin lanzó un fuerte grito y declaró que había un pelo aún descubierto en la cabeza de la nutria.

Odín y Hannir se miraron consternados, pues la red estaba ahora vacía y no había forma de conseguir más tesoros. Mientras tanto, el anciano y sus hijos clamaban a gritos para que los dioses cumplieran su promesa. El caso parecía realmente desesperado, hasta que Loki sacó de su dedo el anillo de la serpiente de Andvari y lo puso en el cabello. Como los hermanos ya estaban satisfechos, los dioses abandonaron la cabaña a toda velocidad. Odín y Hannir volvieron inmediatamente a Asgard, mientras Loki devolvió la red a la reina Ran, que esperaba ansiosamente, y la alcanzó justo cuando amanecía.

El tesoro pronto se convirtió, según las palabras de Andvari, en una fuente de odio y derramamiento de sangre; pues el anciano, deseando conservar la riqueza para sí mismo, echó a sus hijos de la casa y se encerró con su tesoro. Durante todo el día se sentó a contemplar con avidez el montón de gemas brillantes, y pasó los dedos por el oro brillante. Sobre todo, le encantaba ver el anillo de la serpiente, con sus brillantes ojos de rubí.

Una noche Fafnir se le acercó de repente, exigiendo su parte del oro; y cuando el anciano se negó a ceder ni una sola piedra, Fafnir lo mató en su ira y se apoderó de todo el tesoro. Pronto temió que su hermano pudiera robarle alguna vez y robar, o tal vez matarle; así que se convirtió en un dragón monstruoso que exhalaba fuego y escupía veneno mortal. Así asegurado, se enroscó alrededor del tesoro, y nadie se atrevió a acercarse a él. Regin, mientras tanto, huyó a una ciudad vecina, y se convirtió en el maestro-herrero del rey, el fabricante de espadas fuertes.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor está disponible en línea en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor está disponible en línea en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.