De cómo el orgullo de Thor fue derrotado 2

De cómo el orgullo de Thor fue derrotado 2
Los gigantes a pesar de ser menos poderosos que los dioses eran mas astutos y en alguna ocasión derrotaron al mismísimo Thor en base a su astucia.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

En el último episodio dejamos a Thor, Loki y Thialfi cerca de las puertas de Utgard la ciudad en la que Thor esperaba encontrar un rival digno de su poder y fuerza, tras ser dejados a las puertas de la ciudad por Skrimyr, un gigante que habían encontrado en el camino, la ruta hacia el palacio fue descubierta rápidamente, y los dos dioses fueron recibidos por el rey, un gigante que llevaba por nombre Utgarda-Loki, el cual estaba sentado en un trono señorial, rodeado por un grupo de varios gigantes mucho más grandes que los otros de esta raza que de vez en cuando habían hecho visitas amenazantes a Asgard, Thor en su interior se alegró de tener al Mjölnir con él.

Cuando los viajeros entraron en sus salones, el rey los saludó amablemente y les preguntó el objeto de su viaje. Thor le dijo audazmente que había venido a medir su fuerza con la de los gigantes, y Utgarda-Loki contestó cortésmente: «Hemos oído muchas historias sobre el poderío de Thor, el defensor de Asgard; pero esperamos mostrarle que los gigantes de hielo no son oponentes indignos. Antes de comenzar nuestras pruebas de fuerza, sin embargo, pediré a uno de nuestros jóvenes que enfrente a tu sirviente en algún juego de habilidad. Elige lo que quieras.»

Thor sabía que Thialfi era un hábil y rápido corredor, así que respondió que su sirviente correría una carrera con cualquiera de los jóvenes del rey. Utgarda-Loki llamó entonces a un joven alto y delgado llamado Hugi, y le pidió que se preparara para la carrera. Todos se trasladaron a un campo abierto en las afueras del palacio, y aquí los corredores se reunieron para probar su habilidad. Thialfi se proyectó sobre el suelo como una flecha enviada por un arquero experimentado; pero Hugi rápidamente lo superó y llegó primero a la meta.

Los dioses estaban sorprendidos y enojados por la facilidad con la que Hugi obtuvo la victoria; pero entonces el rey pidió una segunda carrera, Thor accedió con entusiasmo, en esta ocasión Thialfi corrió aún más rápido. Pero aunque voló con la ligereza y velocidad de un caballo de carreras, encontró a Hugi esperándole al final del recorrido.

Entonces Utgarda-Loki dijo, «Eres un buen corredor, Thialfi, pero necesitas poner más velocidad en tus pies antes de poder rivalizar con Hugi». El sirviente de Thor estaba casi sin aliento por su carrera, y también estaba muy cansado; pero el tono del rey parecía tan insultante que insistió en una tercera prueba. De nuevo los dos contendientes corrieron sobre la ruta, pero esta vez Hugi le dio a Thialfi una ventaja de media milla. Sin embargo, a pesar de esta ventaja, el joven gigante pasó a su competidor como una ráfaga de viento, y Thialfi perdió la carrera por tercera vez.

Cuando este último intento había terminado todos regresaron al palacio; y Thor, sintiéndose enfadado y avergonzado por la derrota de su sirviente, comenzó a desear no haber venido nunca a Jötunheim. Entonces Utgarda-Loki preguntó a sus invitados si alguno de ellos se preocupaba por desafiar a uno de sus hombres en un concurso de comida, y Loki aceptó con entusiasmo esta oportunidad de probar su habilidad. «Puedo comer más que dos de esta compañía», gritó jactanciosamente, y lanzó una sonora carcajada de desprecio cuando un inmenso comedero lleno de carne fue traído a la habitación y colocado ante él. Entonces el rey llamó a Logi para que se enfrentara al hermano de Odín, y él y Loki se sentaron uno a cada extremo del comedero.

Seguramente nunca antes se había visto tanta comida en todo el mundo. Loki devoró la comida tan rápido que parecía como si fuera a terminar todo lo que tenía delante en menos de un minuto; pero cuando llegó a la mitad del gran plato, se encontró con que Logi no solo había comido su propia porción, sino que había terminado la carne y los huesos y el comedero todo junto.

«Ahora veamos lo que el más poderoso de los dioses puede hacer», dijo el rey, mientras Loki se retiraba al final de la sala. Thor había estado mirando sombríamente el fracaso de Loki; pero el tono del rey despertó toda su ira, y se adelantó con valentía, diciendo: «Me comprometo a vaciar de un solo trago cualquier cuerno para beber que puedas poner ante mí». Así que Utgarda-Loki ordenó a sus hombres que sacaran un gran cuerno para beber, y mientras se lo entregaba a Thor el rey dijo: «Aquí hay una copa que el más joven de nosotros puede vaciar en tres tragos. Un hombre fuerte necesita beberla dos veces, pero un guerrero poderoso como tú debería terminarla de una sola vez». El tono del rey era tan insultante que Thor sintió que sus dedos se apretaron en el mango de su martillo, y deseó lanzarlo a la cabeza de Utgarda-Loki; pero tomó el cuerno y se lo puso en los labios.

Bebió larga y profundamente hasta que se sintió seguro de haber drenado cada gota del líquido; pero cuando miró el cuerno, vio que estaba medio vacío. «¿Cuál es el problema, es la bebida demasiado grande para el dios más poderoso de Asgard?» preguntó Utgarda-Loki, desdeñosamente. Ante estas palabras Thor se puso furioso y, agarrando el cuerno con más fuerza, bebió como nunca antes lo había hecho. Luego dejó el recipiente, seguro de que ahora debía estar vacío; pero se encontró con la sorpresa de que estaba apenas menos lleno que antes de empezar a beber. Una fuerte risa de burla fue recibida por él, y el rey gritó con desdén: «¿Es esta la gran habilidad para beber de la que tanto te jactas? El vaciar este cuerno debería ser un juego de niños; pero quizás el poderoso Thor está cansado.»

«Dame el cuerno», rugió el dios enojado, que se enfureció por dentro al tener que soportar estas burlas. Así que Thor bebió por tercera vez; y cuando se detuvo para tomar aliento, tiró el cuerno a un lado, sin esperar a mirar hacia abajo, porque estaba seguro de que no podía quedar ni una gota en él. Pero uno de los gigantes lo cogió y le mostró cuánto líquido quedaba. Enfurecido por esta inesperada humillación, Thor se negó a seguir bebiendo y apenas escuchó cuando Utgarda-Loki le preguntó si sería capaz de hacer una prueba de fuerza. «Propondremos un juego que es el pasatiempo favorito de nuestros hijos, para que el defensor de Asgard pueda hacerlo con facilidad. Es simplemente levantar a mi gato del suelo.»

Estas palabras enfurecieron tanto a Thor que salió furioso de la sala, pero antes de llegar lejos, se encontró con un enorme montón de pelaje erizado que efectivamente le impedía el paso. Su primer impulso fue golpear al gato con su martillo, pero recordando las palabras insultantes de Utgard-Loki, agarró a la gran criatura por la mitad, con la intención de arrojarla hacia un lado. Pero aunque intentó con toda la fuerza de su poderoso brazo mover al gato, no pudo sacarlo de su lugar; y cuanto más alto intentó levantarlo, más alto arqueó su espalda sin levantar jamás un pie del suelo. El brazo de Thor estaba ahora tan alto como podía, pero no podía mover el gran gato ni un centímetro. Así que al final se soltó y se volvió para encontrarse con la risa burlona de toda la compañía de gigantes.

«¿Es esta la fuerza que nos han enseñado a temer?» gritó Utgarda-Loki. «Seguramente los dioses no llaman a un tipo tan insignificante como esté el defensor de Asgard. Sin embargo, tal vez Thor solo se burla de nosotros, y probará su presumida fuerza en algún concurso más digno».

«¡Dadme la oportunidad de luchar con el gigante más fuerte de entre vosotros, y pronto os mostraré si mi fuerza puede ser despreciada!» gritó Thor, que deseaba lanzar su martillo a la cabeza del rey y hacerle cesar sus palabras insultantes.

«Tu arrogancia ha sido inútil», dijo Utgarda-Loki, mirando severamente al dios furioso, «así que no te enfrentaré a nuestros hombres más fuertes. Pero aquí viene mi vieja nodriza, Ellie, puedes intentar una lucha con ella.»

Thor miró a su alrededor como una anciana arrugada, doblada y desdentada, cojeando débilmente en el pasillo. Sus ojos ciegos parecían parpadear con una inteligencia casi sobrenatural mientras se dirigía directamente hacia el lugar donde el dios estaba de pie. «No despreciéis la lucha con la vieja Ellie,» gritó el rey, «porque ella ha sacado lo mejor de muchos hombres fuertes hasta ahora.»

Así que Thor agarró a la bruja con firmeza y trató de arrojarla al suelo, pero ella agarró su cuerpo con sus delgados brazos y se aferró a él con una fuerza tan asombrosa que tuvo que ejercer toda su fuerza para evitar ser estrangulado. Cuanto más luchaba, más fuerte era el agarre de la anciana, e incluso el brazo que sostenía el martillo se volvió inútil a causa de la presión que la anciana bruja ejercía sobre si cuerpo. Sintió que se debilitaba lentamente, y pronto una rodilla estaba en el suelo. Entonces la bruja soltó su agarre y, con una risa burlona, salió cojeando del salón.

Thor se levantó, avergonzado y humillado por esta última derrota; pero la ira se había apagado de sus ojos, y se presentó ante Utgarda-Loki con la cabeza inclinada. Nadie había visto nunca al más fuerte de los dioses tan humillado. Entonces el rey le sonrió amablemente y le dijo: «Olvidemos tanto nuestro orgullo como nuestra tonta jactancia, y compartamos el festín como amigos; porque ahora les ofreceremos la mejor comida y bebida que hay en la tierra de Jothunheim». Así que una comida abundante se extendió ante ellos; y, con la amistosa hospitalidad del rey, Thor olvidó los insultos que había recibido últimamente de manos de Utgarda-Loki.

A la mañana siguiente el rey acompañó a sus invitados a las puertas de la ciudad; y cuando ya estaban fuera de las murallas le dijo a Thor: «Ahora que ya no estás dentro de nuestras puertas, te confesaré que durante tu breve estancia entre nosotros, no solo hemos estado asombrados, sino también aterrorizados al ver lo grande que es tu fuerza. Ahora sabemos que todas nuestras fuerzas combinadas habrían sido impotentes contra ti si no te hubiéramos engañado con nuestras artes mágicas. Porque no fue una habilidad o fuerza superior la que los derrotó en las competiciones, sino la magia. Fue a mí a quien conocisteis en el bosque, y cuando descubrí lo terrible que era la fuerza de Thor, supe que era imprudente admitir a tal enemigo en nuestras puertas a menos que pudiera ser engañado por la magia, y su fuerza se encontrara con la astucia. Até el saco con una cuerda que nadie más que yo podía deshacer, ya que cada nudo fue hecho bajo un hechizo mágico. Cada vez que Thor me golpeaba con esos terribles golpes, yo deslizaba rápidamente una montaña entre mí y el martillo; y ahora podéis ver las profundas hendiduras que esos golpes han hecho. Cuando Thialfi corrió con Hugi, fue contra el Pensamiento contra quien corría; y cuando Loki luchó con Logi, su oponente no fue otro que el Fuego, que consume todo lo que toca. Thor tomaba tragos tan profundos del cuerno que todos estábamos sorprendidos por su maravillosa forma de beber; pero el otro extremo del cuerno estaba en el mar, así que por más que lo intentara, nunca podría vaciarlo. Notarán, sin embargo, al mirar sobre la tierra, que el nivel del océano ha caído mucho más allá de su línea de reflujo más baja, debido a lo mucho que Thor bebió. El gato que no podía ser levantado del suelo era en realidad la serpiente de Midgard, y nosotros los gigantes temblamos, de hecho, cuando vimos cuán alto lo levantó Thor. Por último, la vieja enfermera, Ellie, cuya fuerza te pareció tan maravillosa, no era una mujer, sino la misma Vejez; y en su mano incluso el más grande guerrero está destinado a debilitarse y caer».

Cuando Thor escuchó estas palabras de Utgarda-Loki, se enfureció tanto por el engaño que le habían hecho que se apresuró a elevar su martillo en alto. Pero antes de que pudiera asestar algún golpe, el gigante había desaparecido; y cuando Thor miró a su alrededor ya no vio las puertas de Utgard ni ninguna pista de la gran ciudad. Él y Loki estaban parados en uno de los sombríos páramos sobre los que los vientos de Jötunheim soplaban para siempre noche y día.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor está disponible en línea en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor está disponible en línea en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.