De cómo el orgullo de Thor fue derrotado 1.

De cómo el orgullo de Thor fue derrotado 1.
En una ocasión el dios del trueno fue derrotado por la astucia de los gigantes que lograron vencer en base al uso de su magia.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Una mañana Thor salió apresuradamente de Asgard en su carro tirado por cabras blancas cómo la leche y emprendió un maravilloso viaje. No le dijo a Odín a dónde pensaba ir, porque sabía que el Sabio trataría de persuadirlo de que abandonara la tonta expedición. El propósito de Thor era viajar por todo Jothunheim hasta encontrar al más fuerte de los gigantes, y luego desafiarlo a un combate.

Así que dejó Asgard en secreto, y, evitando el puente del arcoíris como siempre lo hacía en su pesado carro, dirigió sus veloces corceles hacia Jothunheim. Pero aunque pasó por las puertas de Asgard sin ser visto por Odín, no fue lo suficientemente rápido como para que Loki no lo viera, quien, al ver la prisa de Thor pensó que el dios había iniciado una aventura inusual, se puso sus zapatos mágicos y siguió las huellas de las cabras. Encontró a Thor bastante dispuesto a tomarlo como compañero, y juntos los dos dioses se apresuraron hacia el norte. Habían esperado llegar a Utgard, la gran ciudad de los gigantes, antes de que cayera la noche; pero cuando llegaron a las orillas del mar eternamente congelado que marca el límite de Jothunheim, se dieron cuenta de que estaba demasiado oscuro para viajar más lejos. Así que buscaron un lugar para pasar la noche, y justo sobre la colina vieron una pequeña cabaña con una luz amistosa que salía de la ventana. Cuando pidieron aquí comida y refugio, el dueño de la cabaña les ofreció con gusto un alojamiento para pasar la noche, pero confesó, a regañadientes, que no tenía comida para darles.

«Ese problema se remedia pronto», gritó Thor; y acercándose al lugar donde sus cabras estaban hurgando en la escasa hierba, las golpeó con su martillo hasta matarlas. Entonces, para gran sorpresa del campesino y su familia, despellejó a las cabras y extendió sus cueros cuidadosamente sobre el suelo. Después de esto, ofreció sus cuerpos a su anfitrión, diciendo: «Aquí hay carne suficiente para proporcionarnos una cena abundante. Debo rogarles, sin embargo, que no rompan ni un solo hueso de los animales, sino que los arrojen todos sobre las pieles de cabra».

El campesino y su esposa obedecieron cuidadosamente las instrucciones de Thor, pero el hijo, Thialfi, que por comer la médula de los huesos termino rompiendo uno. Este acto paso desapercibido según el criterio del joven, así que el muchacho esperaba que su desobediencia no le causara ningún daño. A la mañana siguiente, cuando los dioses se prepararon para reanudar su viaje, Thor golpeó las pieles de cabra con su martillo, e inmediatamente los huesos saltaron a su lugar. En un momento los dos animales estaban vivos y enteros ante los ojos de los atónitos campesinos; pero una de las cabras cojeaba mucho. Cuando Thor se dio cuenta de esto supo que sus órdenes habían sido desobedecidas, e interrogó a los campesinos con rabia. Tenía un aspecto tan terrible en su ira que el pobre Thialfi no se atrevió a confesar que había roto el hueso; y solo cuando Thor amenazó con matar a toda la familia si no se reconocía la culpa, el muchacho, aterrorizado y tembloroso, admitió su acto.

Como parecía verdaderamente arrepentido por lo que había hecho, Thor le perdono la vida y acepto llevarse al muchacho como su sirviente como una manera de pagar su falta. Así que, dejando las cabras y el carro al cuidado de los campesinos, los dos dioses y el joven reanudaron su viaje. Era imposible ir muy rápido a pie, ya que el suelo estaba congelado y cubierto de afilados trozos de hielo que atravesaban las ligeras sandalias de los viajeros. La dificultad para cruzar el río se vio incrementada por el fuerte viento que soplaba desde las altas y sombrías colinas de Jötunheim, era tan intenso que parecía que una mano helada evitaba que los viajeros continuaran su camino.

Aun así, esa misma noche Thor y Loki llegaron a una desolada extensión de páramo rodeado de montañas que se alzaban como sombrías centinelas a su alrededor. Este era el corazón del país de los gigantes de la escarcha. No había un sitio seguro aquí que prometiera una noche de descanso, así que los viajeros siguieron hasta que llegaron a un extraño edificio que, en la oscuridad, parecía ser una casa de cinco habitaciones, que se abría a un gran patio. Aquí los dioses construyeron un fuego para cocinar su cena, y luego se fueron gustosamente a la cama, cada uno de ellos tomando una de las largas y estrechas habitaciones.

Acababan de dormirse cuando un gran ruido como el rugido de un mar enfurecido les llenó los oídos, esto fue acompañado por una especie de temblor en el suelo debajo de ellos. Pensando que se trataba de un terremoto repentino, esperaron a que amainara; pero el estruendo no hizo más que aumentar y el extraño ruido se hizo casi ensordecedor. Esto continuó durante horas, de modo que los viajeros perdieron toda esperanza de poder dormir, y al amanecer volvieron a emprender el viaje, después de comer una comida apresurada y hosca.

Su camino ahora se extendía a través de espesos bosques, y aquí pronto fueron detenidos por la visión de un gigante tendido a lo largo del suelo. Era tan grande que incluso Thor y Loki, acostumbrados al tamaño de los gigantes de la escarcha, lo miraban sorprendidos. En cuanto a Thialfi, dejó caer la bolsa de provisiones que llevaba, y se escondió detrás de un árbol. El misterio del extraño ruido estaba ahora resuelto, ya que los dioses vieron que era solo el ronquido del gigante. Los árboles a su alrededor temblaban con su tremenda respiración, y las colinas retumbaban con un rugido ensordecedor.

La visión del gigante durmiendo tan pacíficamente despertó la ira de Thor, y decidido a no ser molestado más por los estruendosos ronquidos, levantó su martillo para dar un golpe bien dirigido al durmiente; pero justo entonces el gigante, llamado Skrymir se despertó. Se sentó y, sonriendo con bondad a los viajeros, dijo: «¿Qué trae al poderoso Thor y al astuto Loki tan lejos de Asgard?»

Como sería inútil tratar de engañar a alguien tan sabio como un gigante de hielo, Thor respondió: «He venido a Jothunheim para medir mi fuerza contra el más poderoso de tu pueblo. ¿Nos mostrarás el camino a la ciudad de Utgard?»

«Eso lo haré con mucho gusto», gritó el gigante, levantándose del suelo y estirando su enorme cuerpo hasta que pareció que sus manos tocaban las nubes. Entonces tomó un gran saco que estaba cerca y lo arrojó sobre sus hombros, ordenando a Thor y Loki que lo siguieran. Antes de que se fueran lejos, se detuvo, diciendo, «He olvidado mi guante; debe estar en algún lugar del bosque.» Como se negó a seguir adelante hasta que lo encontrara, los dioses y Thialfi le ayudaron en su búsqueda. De repente el gigante llegó a las copas de los árboles, y recogiendo la misma casa en la que los viajeros habían pasado la noche, exclamó: «¡Aquí está mi guante! Se me debe haber caído justo antes de irme a dormir».

Poniendo el guante en su amplio bolsillo, y lanzando su bolsa de provisiones de nuevo sobre su espalda, el gigante comenzó a cruzar las colinas. Los dioses tenían grandes dificultades para mantenerlo a la vista; y Thialfi, que era un corredor veloz, apenas podía mantener el ritmo que el gigante establecía mientras cubría kilómetro tras kilómetro con cada una de sus grandes zancadas.

Al anochecer todavía estaban lejos de la ciudad de Utgard, por lo que el gigante propuso que comieran su cena y luego durmieran bajo los árboles. La cena se acabó pronto, y después de que el gigante comiera dos ovejas asadas y bebiera un barril de cerveza, se estiró por completo sobre el suelo. En un momento estaba profundamente dormido y roncaba más fuerte que nunca.

Los dos dioses sabían que no les servía de nada pensar en dormir, así que Thor, sin tener nada mejor que hacer, se agarró al saco del gigante e intentó desatar la cuerda con la que parecía tan flojamente atado. Pero cuanto más tiraba de ella, más se tensaba la cuerda, y Thor se sentía desesperado por ver lo que había dentro del saco sin abrirlo. Este fracaso lo hizo enojar mucho, y su ira aumentó aún más por los continuos ronquidos del gigante. Cuando los dioses deseaban hablar entre ellos, apenas podían oír sus voces por encima del trueno de los ronquidos del gigante.

Al final Thor no pudo contener su ira por más tiempo; y, levantando a Mjölnir en lo alto de su cabeza, le dio un golpe terrible a la figura dormida. El gigante abrió los ojos y miró lentamente a su alrededor. «¿Cayó una hoja sobre mi cabeza?» preguntó. «Pensé que sentía que algo me tocaba.» Luego se durmió de nuevo, y comenzó a roncar tan fuerte que los dioses sintieron que el suelo temblaba debajo de ellos.

Thor se sorprendió del escaso éxito de su golpe, y se enfadó más que nunca al ver al gigante durmiendo pacíficamente. Entonces miró el saco con su aparentemente simple cordón que no podía desatar, y su ira se encendió de nuevo. Se abalanzó sobre el gigante como un toro que carga, y el golpe que le dio hizo tal ruido que por un momento ahogó los estruendosos ronquidos. El gigante se despertó con una sacudida y dijo: «¿Alguien me está tirando bellotas o me ha caído una ramita en la cabeza?»

Al no recibir respuesta a su pregunta, se sentó, y mirando a Thor, sonrió agradablemente y dijo: «¿Por qué no están durmiendo, amigos míos? Si no descansan, estarán demasiado cansados para el viaje de mañana. Pero tal vez todavía tengáis hambre; así que coged lo que queráis de mi saco. Hay mucho para todos nosotros.» Tiró su bolsa de provisiones más cerca de los dioses, luego se acostó de nuevo y se durmió.

Thor estaba tan furioso que apenas pudo esperar a que el gigante se durmiera para agarrar a Mjölnir con ambas manos y arrojarlo a la cabeza del gigante. Thialfi, viendo al dios fuera de sí con rabia, se encogió de miedo ante la terrible ira que ardía en los ojos del dios del trueno; y escondió su cara en sus manos cuando escuchó el choque que sacudió el bosque cuando el Mjölnir se hundió casi hasta el mango en la frente del gigante.

El durmiente se agitó con inquietud, luego se sentó, mirando primero a los viajeros y luego a los árboles. «¿Hay algún pájaro por aquí?» preguntó. «Me pareció sentir que uno me picoteaba la frente.» Entonces se puso de pie y, tomando su saco de provisiones, abrió el saco muy fácilmente y sacó medio buey. «Es casi de día, y debemos empezar temprano si queremos llegar a Utgard al mediodía», continuó, sonriendo agradablemente a sus compañeros, y ofreciéndoles el contenido de su bolsa.

Thor estaba tan enfadado que no podía comer, pero Loki y Thialfi prepararon un buen desayuno, y mientras comían, el gigante les dijo lo que podían esperar cuando llegaran a la ciudad de Utgard. «Podéis pensar que soy un tipo bastante grande», dijo, «pero cuando veáis a los que viven en la corte del rey, me consideraréis una cosa insignificante para ser llamado gigante». “Si Thor desea encontrar un oponente digno, se encontrará con su igual entre los hombres de Utgarda-Loki.”

Cuando el gigante terminó de comer, se echó al hombro su saco, y puso encima el saco de provisiones que los dos dioses habían traído, esperando así aligerar su viaje. Luego se fue por un camino accidentado a través de las colinas, con Thor y Loki corriendo detrás de él, y Thialfi corriendo a sus talones. Pronto tuvieron la ciudad de Utgard a la vista, y cuando llegaron a las puertas de la ciudad, el gigante dijo: «Debo dejarlos ahora, porque mi camino toma otra dirección. Creo que encontraréis una amable bienvenida en la corte de nuestro rey, y no tengáis miedo de sufrir ningún daño, ya que los gigantes de la escarcha respetan los derechos de un invitado aunque sea su antiguo enemigo. Pero le aconsejo a Thor que no se jacte demasiado alto de su fuerza hasta que esté seguro de que su orgullo no será humillado.»

Esta última observación hizo que Thor se enojara mucho, y sus dedos se cerraron firmemente sobre Mjölnir; pero él sabiamente mantuvo su temperamento. No hizo caso a las amables palabras de precaución que el gigante añadió al despedirse, sino que siguió adelante a través de las grandes puertas que custodiaban la ciudad de Utgard.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor está disponible en línea en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor está disponible en línea en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.