De cómo llegó Brunilda a Borgoña

Brunilda tras ser derrotada en los juegos por Gunther sigue siendo aún una mujer difícil de conquistar, en este episodio conoceremos como fue que Gunther, nuevamente con la ayuda de Sigfrido, terminó por conquistar a la valquiria.

De cómo llegó Brunilda a Borgoña

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Así pues, Brunilda y el señor de Borgoña se casaron y, después de muchos días de fiesta y jolgorio, Gunther dijo a su reina que debían prepararse para el viaje de vuelta. Hacía tiempo que él y sus amigos habían emprendido el viaje a Isenlandia, y temía que si se quedaba mucho más tiempo en el palacio de Brunilda, los suyos los darían por muertos. Entonces se dirigió en secreto a Sigfrido, y con el rostro avergonzado y enrojecido le dijo:

— "Amigo y hermano mío, he venido a pedirte ayuda en un extraño asunto. No puedo volver a Borgoña con una esposa que es mi dueña, como lo es ahora Brunilda, pues me convertiré en el hazmerreír de todo mi pueblo. La reina de Isenlandia no me quiere, y cada día me trata con más desprecio. No tiene escrúpulos en insultarme haciéndome víctima de su gran fuerza, a la que no puedo hacer frente. Su poderío -que ninguna otra mujer ha igualado- depende de un maravilloso cinturón que lleva; y cuando intenté arrebatárselo, me ató de pies y manos y me colgó de un clavo en la pared de la cámara. Sólo si le prometía no volver a molestarla pude liberarme".

Brunilda observa a Gunther, que se halla colgado de la pared, según cuenta la leyenda, Gunther trato de poseer a Brunilda pero ella debido a su fuerza le rechazó en varias ocasiones, colgándolo de la pared, y haciéndole prometer que no la molestaría más hasta que no lograra derrotarla en fuerza.
Brunilda observa a Gunther, que se halla colgado de la pared, según cuenta la leyenda, Gunther trato de poseer a Brunilda pero ella debido a su fuerza le rechazó en varias ocasiones, colgándolo de la pared, y haciéndole prometer que no la molestaría más hasta que no lograra derrotarla en fuerza.

Sigfrido se compadeció de la situación de Gunther y se ofreció a intentar someter a la reina guerrera a la voluntad de su marido. Así que esa noche asumió la forma de Gunther, y luchó con Brunilda hasta que le quitó el maravilloso cinturón en el que residía toda su fuerza. También le quitó el anillo de la serpiente de Andvari que él mismo le había regalado cuando habían hablado juntos en la montaña. Brunilda, dispuesta ahora a obedecer a su señor, creyendo que era realmente su amo en virtud de su fuerza superior, preparó su partida de Isenlandia, y se llevó con ella a tantos de sus propios seguidores como Gunther le permitiera. Le pidió que no sobrecargara el buen barco que los había llevado hasta allí con cofres de ropa y enseres domésticos, ya que la reina Ute podía proporcionar ampliamente todo lo que Brunilda pudiera desear.

En cuanto a las riquezas que tenía a su disposición, le pidió que las dejara todas, pues las ricas tierras de Borgoña daban más que suficiente para satisfacer el corazón más orgulloso. La reina, pues, abrió sus cofres llenos de oro y plata y los repartió entre sus caballeros y los pobres de su reino. Sus ricas vestimentas y todo el costoso vestuario que había llevado, se lo dio a sus doncellas, y dispuso llevarse sólo una pequeña parte de sus posesiones. Mientras se hacían los preparativos para la partida de Brunilda hacia el país de su señor y esposo, Hagen se inquietaba por la larga demora y predecía toda clase de desgracias si no abandonaban rápidamente Isenland. Gunther trató de disipar sus temores y le dijo:

—"Estás inquieto, Hagen, porque eres viejo, y no puedes compartir la alegría de tu señor por haber ganado esta doncella sin par para su reina. En realidad, no hay motivo para alarmarse, pues el pueblo de aquí es amable con nosotros ahora que soy su rey reconocido. Además, ¿no tenemos a Sigfrido con nosotros, y cómo podemos temer algún daño cuando él está aquí para protegernos?"

"Sí, sí", contestó Hagen, enfadado, "seguro que tenemos a Sigfrido con nosotros, pero es siempre Sigfrido en quien tenemos que apoyarnos como un bebé en su madre. Antes de que viniera entre nosotros, nosotros mismos éramos considerados guerreros dignos de ser temidos; pero ahora es siempre Sigfrido quien libra nuestras batallas, guía nuestro barco y nos saca de todas nuestras dificultades. Es Sigfrido, también, quien nos gana una doncella guerrera a la que nunca habríamos conquistado solos, débiles y sin fuerzas que somos. Es Sigfrido, siempre Sigfrido, y odio su nombre".

—"No, ahora, buen Hagen", dijo el rey, tranquilizador, "estas cosas no deben provocarte celos, sino más bien hacer que tengas al joven en respeto y honor. ¿Qué haría Borgoña sin Sigfrido?".

—"Eso es precisamente", replicó Hagen, con amargura. "Borgoña no es nada si no tiene a este príncipe extranjero en su corte. No tiene un guerrero tan valiente, ni un soldado tan querido por su pueblo, como este hombre que llegó a nosotros como un extraño. Más vale que regrese a su país, que permanecer más tiempo entre nosotros".

—"No, no", respondió Gunther; "si Sigfrido es tan querido por nuestro pueblo, es una razón mayor para que se quede con ellos". Pero Hagen sacudió la cabeza y murmuró algo que el rey no entendió.

Por fin todo estaba listo para la partida de Brunilda, que se despidió con dolor de toda su casa y de todo el pueblo de Isenlandia. Luego se embarcó en la nave de velas blancas con los cuatro guerreros borgoñones. En pocos días se alejó de la vista de la tierra que amaba, y fue llevada a un país desconocido y extraño. Porque, aunque se había visto obligada a reconocerse conquistada en los juegos, Brunilda nunca había estado dispuesta a convertirse en la esposa de Gunther, ni a ir con él a su hogar al otro lado del mar.

El viaje transcurrió rápida y agradablemente para todos, excepto para la reina, que se sentó en la cubierta, malhumorada y silenciosa, ignorando todos los esfuerzos de Gunther por distraerla. Sigfrido se sentía feliz con la idea de volver con la hermosa Krimilda, aunque su corazón estaba apesadumbrado por el temor de que la llegada de Brunilda a Borgoña trajera consigo problemas y penas. La evidente aversión que la reina sentía por el rey Gunther no presagiaba nada bueno para él ni para sus amigos. Sólo hacia Hagen mostró alguna amabilidad, y sus propuestas de amistad fueron, por extraño que parezca, muy bien recibidas por el hombre sombrío y reservado. Hablaba durante horas con Hagen, cuando nadie más podía conseguir de ella un momento, y el viejo guerrero de pelo gris parecía siempre dispuesto a complacerla y servirla.

Por fin terminó el viaje, y el rey volvió a estar en su propia tierra y entre su propia gente. Su regreso fue motivo de gran regocijo y durante muchos días se celebraron fiestas en honor de la maravillosa doncella que ahora era la esposa del rey Gunther. Pero aunque todo se hizo por su gusto, y muchos príncipes de las provincias de Borgoña acudieron a rendir homenaje a su reina, Brunilda permaneció siempre malhumorada y silenciosa. La gentil Krimilda trató en vano de inducirla a participar en el banquete y la alegría, sin embargo, Brunilda se negó, casi con rabia, y se sentó aparte, meditando sobre su infeliz suerte. Al cabo de un tiempo, Gunther buscó a su madre, la reina Ute, y le rogó que le diera a Brunilda alguna bebida que le hiciera olvidar Isenlandia, y así se contentara con vivir con él. La reina Ute negó con la cabeza, y dijo con tristeza que no tenía nada que pudiera lograr esto para él.

El rey se acercó a Hagen y le dijo:

—"Os habéis ganado la confianza de Brunilda, tío mío. Dime, pues, por qué la reina está callada y descontenta".

Ante esto Hagen se rió burlonamente y susurró:

—“Pregunta a tu noble amigo Sigfrido, a quien amas y confías plenamente, qué es lo que hace que el corazón de Brunilda esté tan cargado de anhelos y tan lleno de amargura. Él puede decírtelo mucho mejor que yo".

Pero la vergüenza y el orgullo le prohibieron a Gunther ir de nuevo con sus problemas a Sigfrido, así que guardó silencio y esperó a que el tiempo curara el dolor de la reina.

Las cosas siguieron así durante algún tiempo, pues nada parecía cambiar a la altiva reina, ni suavizar su antipatía por toda la casa de Gunther, excepto por Hagen. Este seguía siendo su devoto seguidor y su único confidente y amigo. Hacia la gentil Krimilda mostraba tanto celos como aversión, aunque la dulce y amistosa esposa de Sigfrido no entendía la razón del comportamiento de su cuñada.

A su regreso a Borgoña, Sigfrido había sido lo suficientemente imprudente como para contar a Krimilda la estratagema con la que había ganado a Brunilda para el rey, y cómo más tarde había luchado con la poderosa reina y le había quitado el cinturón mágico. También le dio a Krimilda el anillo de la serpiente que Brunilda había apreciado más que todas sus posesiones, pero que había cedido cuando -como ella suponía- Gunther la había superado en fuerza. Todo este engaño Brunilda ni siquiera lo sospechaba todavía, por lo que Krimilda se preguntaba por su odio mal disimulado hacia el rey.

Un día Brunilda y Krimilda paseaban juntas por el jardín del palacio, y cuando estaban a punto de entrar en el gran salón de fiestas, Krimilda, que se había adelantado un poco a la reina, estaba cruzando la puerta cuando Brunilda gritó con rabia.

—"¿Os atrevéis a entrar antes que yo, vuestra reina, que sois la esposa de un vasallo?"

—"No soy ninguna vasalla", replicó Krimilda, rápidamente, "pues Sigfrido no es leal ni a ti ni a ningún otro".

—"Eso es mentira", gritó Brunilda, furiosa, "pues cuando Sigfrido llegó a Isenlandia, declaró que Gunther era su señor feudal, y él un humilde vasallo".

—"Eso fue sólo para salvar tu orgullo", contestó Krimilda, bajando ahora su tono de enfado, pues vio que la reina estaba muy enfadada.

—"Entonces, Gunther me engañó", enfureció Brunilda, y luego añadió burlonamente: "Ya que Sigfrido no es vasallo del rey, supongo que es un príncipe mucho más grande y más rico; que también es más valiente y más fuerte, y que podría superar al rey en una contienda de fuerzas como aquella en la que Gunther me ganó para su esposa."

—"Así es -replicó Krimilda- pues fue realmente Sigfrido quien te superó en los juegos, y no Gunther en absoluto. También fue Sigfrido quien te arrebató el cinturón y el anillo, y me los dio como un trofeo merecidamente ganado."

Al decir esto, Krimilda mostró sus dos posesiones y luego pasó en silencio al salón, mientras Brunilda se quedó en la puerta demasiado desconcertada por sus palabras como para hablar.

Krimilda discute con Brunilda y le muestra el cinturón y el anillo que Sigfrido le había regalado a ellas tras arrebatárselo a la reina.
Krimilda discute con Brunilda y le muestra el cinturón y el anillo que Sigfrido le había regalado a ellas tras arrebatárselo a la reina.

Al final comprendió el significado del discurso de Krimilda. Llena de cólera y de temerosas sospechas, buscó a Hagen y le exigió que le contara todo lo que sabía sobre la participación de Sigfrido en la contienda. Y Hagen le contó cómo Sigfrido se había puesto su Tarnkappe y se había presentado ante el rey sin ser visto; cómo él, y no Gunther, había arrojado la lanza, y lanzado la piedra y dado el maravilloso salto; cómo sólo Sigfrido había obtenido la victoria, y que era él quien debía haberla ganado por derecho.

Al oír esto, Brunilda lloró de rabia y pena, y dijo amargamente:

—"Debería haber sabido que nadie más que Sigfrido podía reclamar a la reina guerrera como esposa. Ese tonto y débil, el rey Gunther, no es pareja para Brunilda, y nunca me habría llamado esposa si no me hubiera engañado. Es un cobarde, y merece todo el odio y el desprecio que le he mostrado".

Entonces su cólera se hizo más feroz que nunca, y juró vengarse de los que la habían agraviado.

—"No abrigues tu ira contra el rey", dijo Hagen, "porque es Sigfrido quien ha traído esta vergüenza sobre ti. Ha sido una fuente de maldad desde que llegó entre nosotros, y aún será la perdición del rey; sí, y la tuya también. Sería mejor que muriera, y pronto".

—"Morirá", gritó Brunilda. "Llamaré a Gunther para que se burle de su debilidad y cobardía. Entonces, si es un hombre, me vengará de este insulto que Krimilda me ha hecho".

Hacen habla con Brunilda y se compromete a vengar el insulto que Sigfrido hizo sobre ella.
Hacen habla con Brunilda y se compromete a vengar el insulto que Sigfrido hizo sobre ella.

Así que convocó al rey a su presencia y le contó la historia de sus agravios, pidiéndole que matara a Sigfrido si esperaba merecer algo más que su odio y desprecio. El rey escuchó sus palabras, pero aunque se sintió avergonzado por el lamentable papel que había desempeñado, no quiso darle la promesa que ella deseaba, pues amaba a Sigfrido y no podía encontrar en su corazón la posibilidad de matarlo, ni siquiera para ganar el amor de Brunilda.

Viendo que ni las amenazas ni las súplicas moverían al rey a hacer lo que ella deseaba, Hagen le rogó a la reina que los dejara y le diera más tiempo a Gunther para tomar su decisión. Así que Brunilda se fue, y cuando Hagen estuvo seguro de que no había peligro de que volviera, se acercó al rey y le susurró.

—"¡Ciego de remate que eres! ¿No ves aún por qué la reina es infeliz desde que llegó a Borgoña? Ella ama a tu amigo Sigfrido, y es a él a quien le gustaría llamar marido y señor".

Luego dejó al rey solo, y Gunther se quedó sentado durante mucho tiempo pensando en lo que había dicho Hagen. Se sentía desanimado y enfermo del corazón, pues sabía que era incapaz de resolver las dificultades que tenía ante sí, o de evitar el terrible destino que parecía ensombrecerle a él y a toda su casa.

Fuentes consultadas: