El cortejo de Brunilda

Sigfrido continua sus andanzas en Borgoña, aún sin recuperar su memoria, y casado felizmente con Krimilda, sin embargo, llegan historias de una hermosa mujer que habita en lejanas tierras y aún no ha sido conquistada, Gunther parte en su búsqueda, y logrará cumplir su cometido gracias a la ayuda

El cortejo de Brunilda

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos, mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Los días de Sigfrido transcurrieron felizmente en la corte de Gunther, y ahora que se había convertido en el esposo de la hermosa Krimilda, nada deseaba más que pasar su vida junto a ella en la agradable tierra de Borgoña.

Su vida antes de su matrimonio parecía estar envuelta en la niebla. Solo recordaba vagamente la forja de Balmung y su lucha con el dragón Fafnir, mientras que el encuentro con Brunilda, debido a una poción mágica, había desaparecido por completo de su memoria.

Era muy feliz con la encantadora y gentil Krimilda, que se había casado con él creyendo que había sido ella la había conquistado el corazón del joven héroe, pues su madre no le había dicho ni una palabra acerca de la valquiria a la que Sigfrido amaba, ni de la bebida que le habían dado para que la olvidara.

En cuanto a Sigfrido, se enorgullecía de haber sido elegido por encima de todos los demás pretendientes que acudían a ganar la mano de la hermana de Gunther; y estaba seguro de que no existía sobre la tierra ninguna doncella más bella que la inigualable Krimilda.

Un día llegó al palacio un viejo arpista. Tenía el pelo blanco y la figura encorvada por la edad, pero aún podía tocar música maravillosa y cantar con valentía las hazañas de los héroes. Muchos días y noches cantó en el gran salón del castillo, y los oyentes nunca se cansaron de su música. A veces dejaba el arpa y contaba extrañas historias de sus andanzas; y una noche, sentado ante Sigfrido y el rey Gunther en el banquete, les habló de cierto país llamado Isenland, donde habitaba una hermosa doncella a la que muchos reyes y príncipes habían querido desposar. "Pero", continuó el anciano, "nunca ha sido conquistada, porque es una reina guerrera, y a los que buscan su mano les propone una prueba de fuerza con la condición de que el que pierda en la contienda debe perder también su vida. Esto ha amedrentado a muchos pretendientes, pues la fama de la fuerza de la doncella se ha extendido por todas partes, pero ha habido algunos valientes que se han atrevido a intentarlo y, al fracasar, han perdido la vida."

"¿Pero por qué está dispuesta a casarse, si tiene más fuerza que un hombre, y puede ir a la batalla como cualquier guerrero?", preguntó Gunther.

"Ella no desea hacerlo", respondió el arpista; "sin embargo, está escrito en las runas que debe casarse. Está decidida, sin embargo, a ceder solo al héroe cuya fuerza pueda superar la suya, y por ello exige que todos los pretendientes se enfrenten a ella en esta contienda."

"¿Cómo se llama?", preguntó el rey.

"Es Brunilda", respondió el anciano, y al oír esto Gunther miró con temor a Sigfrido, preguntándose si el nombre le traería el recuerdo de su cabalgata a través del fuego y su encuentro con la valquiria. Pero en el rostro de Sigfrido había una mirada de total despreocupación, y sonrió mientras la sangre corría por las mejillas de Gunther, y gritó.

"Mirad ahora la cara del rey, señor arpista, y ved con qué rapidez habéis encontrado otra víctima para la doncella guerrera. Creo que ya está ansioso por contemplar su belleza y ganarla para su reina. ¿Cómo es, amigo Gunther?"

"Tal y como has dicho", contestó el rey, "pues de buena gana arriesgaría mi vida para ganar a esta maravillosa doncella".

En efecto, Gunther estaba tan convencido de su deseo, y tan decidido a viajar a Isenland, que ningún consejo de Hagen pudo desviarlo de su propósito, ni sirvieron de nada las súplicas de Krimilda. Quería tener a Brunilda y a nadie más como reina.

Cuando se decidió que debía ir a Isenland, Hagen se le acercó en secreto y le dijo: "Si realmente estás decidido a emprender este temerario viaje, y deseas arriesgar tu vida por una mujer que sin duda no vale la pena ganar, llévate a Sigfrido contigo. Él tiene la espada Balmung con la que luchar en tus batallas, si te acosan los enemigos, y también tiene la magia Tarnkappe que le hace invisible. Esto te ayudará a salir de muchas dificultades desconocidas. Instadle, pues, a que os acompañe".

Gunther hizo lo que Hagen le aconsejó, pero no fue necesario insistir para obtener el consentimiento de Sigfrido para acompañar al rey. Se había cansado un poco de la vida tranquila y sin incidentes de la corte, y anhelaba nuevas aventuras. La bella Krimilda lloraba y le rogaba que no fuera a un país lejano y a una empresa llena de peligros, sin embargo, Sigfrido se limitó a reírse de sus temores y le pidió que preparara su ropa y su armadura para el viaje. A Gunther le dijo: "Hay una cosa que debes hacer si quieres que te acompañe, y es darme tu promesa de no llevar ningún grupo de guerreros con nosotros, sino de ir solo con Hagen y tu hermano Dankwart".

Esto parecía una exigencia muy singular, y Hagen declaró que el rey no debía escucharla; pero Gunther confiaba en la discreción de Sigfrido, y estaba dispuesto a dejarse guiar por sus deseos, así que consintió, y nadie se preparó para el viaje a Isenlandia, salvo los que Sigfrido había elegido.

Krimilda y sus doncellas pasaron muchos días confeccionando ricas vestimentas y bordando costosas túnicas, pues deseaba que los guerreros de Borgoña se vistieran como correspondía a su rango. La reina Ute también sacó de sus grandes cofres muchas telas finas y joyas raras, y con hilos de oro purísimo elaboró hermosas piezas de ropa, para que Gunther y sus amigos pudieran hacer una aparición adecuada en la corte de Brunilda. Pero le preocupaba que no se permitiera que ningún séquito de señores acompañara al rey, como era costumbre cuando la realeza viajaba al extranjero; y sintió cierto resentimiento hacia Sigfrido por obligar al gobernante de toda Borgoña a ir a una corte extranjera sin más seguidores que tres de sus propios parientes.

Mientras la reina Ute y Krimilda se ocupaban de sus labores de aguja, se preparó el barco en el que el rey iba a zarpar y se equipó con todo lo necesario para el viaje. Los remeros más hábiles del reino se pusieron a los remos, y por fin se botó el barco y se izaron las velas. Hubo mucho llanto por la partida de Gunther y sus amigos, y los observadores en la orilla sintieron que nunca regresarían del viaje. Pero los propios héroes estaban ansiosos por el viaje, y llenos de esperanza de que su aventura tuviera éxito, todos menos Hagen, que permanecía en la cubierta, con gesto sombrío y despreciativo, pues no tenía fe en esta insensata empresa, aunque hubiera seguido a su rey hasta el fin del mundo.

El viaje a Isenlandia fue largo, pero ningún peligro de viento o clima siguió a la nave, y ningún peligro de rocas y bancos de arena empañó el placer del viaje, ni impidió la velocidad del buen barco. Cuando por fin llegaron a la vista de una costa rocosa, y vieron en lo alto de los acantilados un castillo alto y fortificado con torres fruncidas, Hagen les dijo que habían llegado a Isenland, y que ante ellos estaba el palacio de Brunilda. Tenía un aspecto muy amenazador, y Gunther empezó a dudar de si, después de todo, la aventura había sido acertada; pero Sigfrido estaba tan alegre como siempre, y las sombrías torres no le producían ansiedad ni temor. Cuando estaban a punto de desembarcar, le dijo al rey

"Una cosa más debes hacer si queremos ganar en esta empresa. Di a todos en el palacio de Brunilda que soy tu vasallo, y que he venido aquí por orden tuya para asistirte".

Gunther pareció sorprendido por esta petición, pero consintió, y de camino al castillo Sigfrido siguió al rey, como corresponde a un vasallo que asiste a su señor.

Desde la ventana de su aposento, la reina contemplaba a los caballeros mientras cabalgaban hacia el castillo, y llamando a sus doncellas dijo "¿Quiénes son estos forasteros que han llegado a nuestras puertas? Parecen de porte noble, pero no tienen acompañantes, por lo que no pueden ser de sangre real. Que alguien vaya a recibirlos y pregunte sus nombres y por qué han viajado a Isenlandia, pues en el puerto de allá veo un barco de velas blancas".

Una de las doncellas se alejó por orden de la reina, y pronto regresó sin aliento por la emoción.

"Es Gunther, rey de Borgoña, mi señora", gritó, "y con él están su hermano y su tío, y un noble joven llamado Sigfrido. He oído que han venido a igualar fuerzas con vos en los juegos".

Cuando Brunilda supo que era Sigfrido quien estaba a las puertas de su castillo, se estremeció de alegría y de sorpresa, pues no se le había dado ninguna dosis de olvido, y recordaba bien al valiente joven que había cabalgado a través del fuego y la había despertado del sueño. Si él había venido a conquistarla, ella esperaba que su fuerza estuviera a la altura de su valor, y que superara el suyo propio. Por primera vez desde que Odín le quitó su escudo, y con él la gloria de ser una valquiria, se sintió contenta de ser una doncella mortal.

Se envió un mensaje a los señores del castillo para que bajaran el puente levadizo y dieran la bienvenida a los forasteros a Isenland. La reina también les pidió que dieran a los invitados lo mejor que el palacio ofrecía, y que hicieran todo lo posible para su placer y comodidad. Cuando ella misma se vistió con sus más costosos ropajes, descendió al gran salón del castillo. Allí, sentada en un trono de mármol y rodeada de sus guerreros elegidos, recibió a los caballeros forasteros en estado real.

A Gunther, que se acercó primero, le ofreció su mano y le dio la bienvenida. Esta cortesía la extendió también a Dankwart y a Hagen; pero cuando Sigfrido se presentó ante ella, se levantó y, tomando sus manos entre las suyas, dijo suavemente "Así que habéis venido de nuevo a buscarme, Sir Sigfrido, no obstante esta vez no es a través de un círculo de fuego. Hace tiempo que nos vimos por última vez; aun así, no te he olvidado, ni he perdido el anillo que pusiste en mi dedo. No hay nadie a quien Brunilda vea con más gusto en sus salones".

Al principio Sigfrido pareció desconcertado por sus palabras; luego una mirada preocupada pasó por su rostro, y se frotó los ojos como si despertara del sueño. Contempló largamente el rostro de la reina, murmurando: "Brunilda, la valquiria, el muro de fuego". Entonces, de repente, una niebla se disipó de sus ojos; recordó su cabalgata a través de las llamas, la doncella dormida, y todo el pasado que había sido olvidado durante tanto tiempo.

Brunilda vio el cambio en su rostro, pero confundió su significado. Pensó que él la había olvidado por descuido y que ahora trataba de recordar algo de ella. Así que su actitud suave se convirtió en dureza, pues su orgullo estaba herido, y la vergüenza de la doncella le prohibía mostrar favores a alguien que podía olvidarla tan fácilmente. Durante toda su estancia en el castillo se mantuvo alejada de Sigfrido, y lo trató con más frialdad de la que mostraba incluso con el sombrío Hagen.

En cuanto a Sigfrido, sabía que había sucedido algo que había borrado el recuerdo de Brunilda durante todos los años que había estado en Borgoña; y también sabía que si ahora pudiera elegir a su compañera, sería la altiva reina que lo trataba con tanto desprecio. Pero estaba aquí como amigo y vasallo de Gunther, y para ayudar a Gunther a ganar a esta doncella para su esposa; así que dejó de lado sus propios remordimientos, y decidió hacer todo lo que estuviera en su mano para favorecer el deseo del rey.

Poco después de la llegada de los borgoñones, se fijó un día para la contienda entre el rey Gunther y la reina guerrera. A la hora señalada se reunieron en el patio del palacio, y Hagen tuvo muchos recelos cuando vio a quinientos caballeros armados de pie, cuyos rostros no denotaban buena voluntad hacia los extraños. Sin embargo, ya era demasiado tarde para retirarse, y murmuró al rey

"Hemos venido aquí en una misión absurda, pues tanto si ganáis como si perdéis en esta contienda, no se nos permitirá salir vivos de este lugar".

Ante esto, Gunther solo se rio y dijo "Tus canas te llenan de temores, oh Hagen; y tu edad te ciega ante la belleza de esta maravillosa doncella, por la que un hombre bien podría arriesgar su vida. Pero no temas por mí, pues algo me dice que ganaré".

Y se marchó, dejando a Hagen murmurando maldiciones sobre toda aquella loca aventura.

Cuando Brunilda apareció en el patio ataviada con su cota de malla, los cuatro guerreros borgoñones se acercaron a ella, y Sigfrido dijo: "Mi señor ha venido desde muy lejos para enfrentarse a ti, oh Brunilda, y en caso de que gane en la contienda, no hay nadie que te dé lealtad como su reina con más gusto que el humilde y leal vasallo Sigfrido."

A esto, Brunilda respondió fríamente: "¿Conoce tu señor las condiciones de la contienda y la multa que exigimos en caso de que pierda?"

"Lo sabe", respondió Sigfrido; "pero nada supera la posibilidad de poseer a Brunilda como reina".

"Entonces aceptamos el desafío", dijo la doncella y, dirigiéndose a uno de sus ayudantes, añadió: "Traed mi armadura y que comiencen los juegos". Los sirvientes le trajeron un yelmo de oro, un coselete de plata finamente labrado y un escudo lo suficientemente ancho y pesado para el guerrero más poderoso. Después de armarse con ellos, le trajeron la lanza a hombros de tres hombres fuertes. Era muy larga y de un peso tan tremendo que ningún brazo, salvo el de Brunilda, había podido levantarla.

Brunilda reta a Gunter a una batalla, podemos ver s Sigfrido cubierto con su capa de invisibilidad ayudando al rey.
Brunilda reta a Gunter a una batalla, podemos ver s Sigfrido cubierto con su capa de invisibilidad ayudando al rey.

Mientras se llevaban a cabo estos preparativos, los héroes borgoñones observaban con asombro, medio mezclado con miedo, y Hagen murmuró en voz alta: "¿Vamos a quedarnos de brazos cruzados y ver cómo nuestro rey es asesinado por la mano de una mujer?". Pero Sigfrido susurró al oído de Gunther: "Tened valor y venceremos, solo que no mostréis ninguna señal de miedo". Entonces se escabulló de la multitud y se apresuró a bajar a la orilla del mar, donde el barco estaba anclado. Allí se puso apresuradamente su Tarnkappe, y luego regresó, sin ser visto, al patio, donde Gunther ya había tomado su escudo, y Brunilda estaba preparando su lanza en el aire, lista para lanzarla.

Se colocó cerca del rey y le susurró: "No temas, únicamente haz lo que te ordeno".

Aunque no podía ver a nadie, Gunther sabía que era Sigfrido quien estaba a su lado, así que se armó de valor y agarró su escudo con más fuerza.

Se dio la señal y Brunilda lanzó su lanza contra el escudo de Gunther. El golpe fue terrible, y tanto Sigfrido como el rey se tambalearon bajo él. Arrastrado por el peso de la lanza, y por la fuerza con que fue lanzada, Gunther habría sido aplastado bajo su escudo si Sigfrido no hubiera interrumpido la fuerza del golpe, colocándose delante del rey, mientras sostenía ante él el escudo mágico que había tomado del tesoro de Andvari. Luego levantó rápidamente al rey, y antes de que los asombrados espectadores se dieran cuenta de lo que había sucedido, recogió la enorme lanza y la envió, aparentemente de la mano de Gunther, de vuelta a Brunilda. La lanza se desplazó con terrible rapidez y golpeó el escudo de Brunilda con un tremendo estruendo, arrastrando a la doncella guerrera al suelo. En un momento se recuperó y se levantó, sonrojada por la vergüenza y la ira. Dirigiéndose donde estaba el rey, le dijo

"Ha sido un golpe noble, rey Gunther, y me considero bastante vencida en esta primera partida, pero también debes ganar en el lanzamiento de la piedra y en el salto".

Mientras hablaba, se acercaron diez hombres que llevaban una inmensa piedra sobre los hombros. La doncella la levantó fácilmente con sus blancos brazos y, balanceándola una o dos veces por encima de su cabeza, la arrojó al otro extremo del patio del castillo, a unos cien metros de distancia, y luego saltó tras ella, aterrizando justo al lado.

Los seguidores de Brunilda gritaron de alegría, y todos los rostros mostraban orgullo por su maravillosa reina; pero Dankwart temblaba de miedo, y el viejo Hagen se mordía el labio y maldecía el día que los había traído a Isenland. Al lado de Gunther, sin embargo, estaba Sigfrido, que seguía susurrando valor al rey, que no podía ver a su amigo, aunque sabía quién era el que ganaba la contienda por él. Juntos se dirigieron hacia el lugar donde yacía la gran piedra, y Sigfrido la levantó del suelo, mientras a los espectadores les parecía que había sido levantada por la mano del rey. Luego la hizo girar por encima de su cabeza y la arrojó al otro lado del patio, donde aterrizó mucho más allá del punto desde el que Brunilda la había lanzado por primera vez. Inmediatamente, tomó a Gunther en sus brazos y corrió tras la piedra, llegando al mismo sitio donde yacía semienterrada en la tierra.

La doncella guerrera no pudo hacer otra cosa que reconocerse vencida en todos los juegos, y aunque su rostro mostraba decepción y disgusto, ofreció su mano a Gunther, diciendo:

"Nos reconocemos vencidos, mi señor, y a partir de ahora Brunilda ya no es su propia dueña, sino la esposa y vasalla del rey de Borgoña", y, volviéndose a sus caballeros y ayudantes, les pidió que reconocieran a Gunther como su legítimo señor.

Aquella noche hubo un gran banquete en el palacio, aunque los corazones de los habitantes de Isenlandia estaban apesadumbrados por la idea de perder a su reina. Ella misma se esforzaba por parecer feliz y orgullosa de haberse convertido en la esposa de un héroe cuya fuerza la superaba; sin embargo, aunque parecía honrar a su señor, su corazón añoraba a Sigfrido, y lamentaba el día en que los borgoñones habían llegado a Isenlandia.

Fuentes consultadas: