La muerte de Sigfrido

Los celos de Hagen, la ira de Brunilda, y la cobardía de Gunther, permiten que el destino del héroe que hemos seguido sea sellado, Sigfrido morirá a manos de quienes consideraba sus amigos traicionado cobardemente.

La muerte de Sigfrido

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Poco después de esto, Hagen vino un día a ver al rey y le dijo:

—"Mientras Sigfrido viva, nada podrá aplacar la ira de Brunilda ni hacer que deje de llorar. Si quieres tener paz para ti y ganar el amor de la reina, debe ser con la muerte de Sigfrido".

—"Pero no puedo matarlo, Hagen", respondió Gunther, con tristeza; "es mi amigo, y también mi hermano, y no puedo hacer algo tan traicionero".

—"No es necesario que lo hagas tú mismo. Sólo consiente en que Siegfried sea asesinado, y otra mano que no sea la tuya lo llevará a cabo. Es inútil tratar de apaciguar a la reina mientras Sigfrido viva para despertar a diario su celosa ira. Consentid, pues, en su muerte", instó Hagen, "y yo mismo lo mataré y llevaré toda la carga de la culpa sobre mis hombros".

Durante muchas horas habló con el rey, trabajando sobre una voluntad débil y un propósito inestable, y despertando en Gunther el celoso temor de que Sigfrido le jugara una mala pasada. Parecía, en efecto, que sólo había una salida a la dificultad, y al final Gunther consintió en el deseo de Hagen y le prometió ayudarle a llevar a cabo sus planes.

—"Si no puedo ganar el amor de Brunilda más que con la muerte de Sigfrido, entonces será mejor que muera", gritó el rey, pues siempre están resonando en mis oídos las palabras de la reina: “Nunca viviré para ser burlado por Krimilda. Esto debe terminar con la muerte de Sigfrido, o con mi muerte, o con la tuya. Ojalá volviera a estar en la sala de Odín, como una doncella escudera que parte a la batalla o que regresa con las armas manchadas de sangre roja”. “Haz lo que quieras entonces, tío mío, porque daría mi vida para ganar el amor de Brunilda".

Sigfrido se había convertido en un personaje muy querido en toda Borgoña, esto preocupaba de manera especial a Hagen, no solo por el hecho de los celos que sentía por el joven, sino que también por la posibilidad de que usurpara el trono de Gunther.
Sigfrido se había convertido en un personaje muy querido en toda Borgoña, esto preocupaba de manera especial a Hagen, no solo por el hecho de los celos que sentía por el joven, sino que también por la posibilidad de que usurpara el trono de Gunther.

Habiendo conquistado al rey, Hagen se marchó, decidido a vengar los agravios de Brunilda y a librar al reino de alguien a quien había temido y odiado durante mucho tiempo. Sus planes se desarrollaron rápidamente. Recordó que a menudo había oído susurrar por el palacio que algún encanto mágico impedía que Sigfrido fuera herido en la batalla, ya que ningún arma tenía el poder de dañarlo. Así que antes de poder llevar a cabo sus planes, debía saber con certeza si el informe era verdadero o falso. Sólo había una persona que podía saberlo; por lo tanto, cierto día en que Sigfrido había salido de caza con el rey, Hagen se dirigió a Krimilda y, sentándose a su lado, le preguntó amablemente si era muy feliz como esposa de Sigfrido.

Krimilda pareció sorprendida por esta inesperada visita de su tío, ya que rara vez se fijaba en ella, pero pensó que el cariño que sentía por Sigfrido le impulsaba a interesarse por ella. Así que le dio la bienvenida de buen grado y respondió a su pregunta de manera que se despejaran todas las dudas sobre su felicidad, si su tío había sentido realmente algún interés amistoso. Hagen sonrió ante su respuesta y dijo

—"Entonces, ¿qué harás si Sigfrido es herido en la batalla y lo traen a casa muerto sobre su escudo?"

—"Eso no puede suceder", respondió Krimilda, traicionada en su confianza por la preocupación aparentemente afectuosa de Hagen.

—"Pero tales cosas ocurren, incluso al más valiente de los guerreros", insistió Hagen, "a menos que sea cierto, como he oído a veces, que Sigfrido es invulnerable".

Sin soñar con su propósito al hacer esta pregunta, Krimilda respondió con orgullo:

—"En efecto, es cierto, y por eso no tengo ningún temor cuando mi señor va a la batalla."

—"¿Fue este un gran regalo de Odín?", preguntó Hagen.

Ahora Krimilda sabía que Sigfrido le había prohibido hablar de este asunto a nadie, pero pensó que seguramente no habría nada malo en revelar el secreto a alguien tan devoto y leal como su tío, así que le contó a Hagen todo sobre la muerte de Fafnir. Dijo también que Sigfrido había sido bañado en la sangre del dragón, y que se suponía que esto lo haría invulnerable.

—"¿Estaba completamente cubierto por el chorro de sangre?", preguntó Hagen, con gran interés.

—"Sí", respondió Krimilda, "estaba bañado de pies a cabeza, excepto una pequeña mancha en el hombro, sobre la que cayó una hoja".

—"¿No temes que pueda ser alcanzado en ese lugar por una lanza o una flecha, y así encontrar la muerte?"

—"Podría ser así", dijo Krimilda, "pero no lo temo".

—"Aun así", insistió Hagen, "sería bueno tener a alguien siempre cerca de Sigfrido en la batalla, para protegerlo de cualquier golpe mortal, y ya que sólo yo conozco su punto débil, déjame ser quien lo proteja. Este servicio lo podré prestar mejor si le coses una marca en su abrigo sobre el punto exacto del hombro donde cayó la hoja, de modo que cuando nos acosen los enemigos en el camino, o salgamos a la batalla, pueda mantenerme a su lado y protegerlo de un posible golpe mortal."

Krimilda se sintió muy conmovida por esta prueba de lealtad en Hagen, y agradeciéndole calurosamente su devoción, prometió coser en la túnica de Sigfrido alguna marca que permitiera conocer el punto vulnerable. Luego se apresuró a comenzar su tarea, sin soñar con el perverso propósito de Hagen de obtener su secreto.

Algunos días después, Hagen propuso que se diera una gran cacería en uno de los bosques vecinos, y Gunther, que había prometido ayudarle en sus planes, instó a Sigfrido a que los acompañara. Sigfrido consintió de buen grado, pues había disfrutado mucho de este deporte desde su primera llegada a Borgoña, y había pasado muchas horas agradables con Gunther y sus caballeros en busca de ciervos o zorros, o del feroz jabalí.

En todas estas expediciones había sido el primero en cazar, y por lo general se había llevado el premio, tanto en tamaño como en número de piezas. Su lanza era afilada y brillaba mientras cabalgaba, montado en el fiel Greyfel, y su puntería era tan rápida y segura que su arma nunca fallaba su objetivo, sino que iba directamente al corazón de la bestia que perseguía.

Esta superioridad en la persecución aumentó la ira y los celos de Hagen, pues así como Sigfrido había demostrado ser el más grande de los guerreros en el campo de batalla, en la caza era el mejor de todos los caballeros de Borgoña.

Se fijó un día para la gran cacería, y se eligió un bosque famoso por el número y la ferocidad de sus fieras. Entonces, una mañana temprano, Gunther, Hagen y Sigfrido partieron con sus caballeros, con la plena expectativa de tener una jornada tan provechosa como emocionante. Era una hermosa mañana de principios de la primavera, y los ánimos de la partida de caza se elevaron cuando salieron a caballo de las puertas de la ciudad y se dirigieron hacia el bosque.

Sigfrido cabalgaba delante de la partida, con Gunther y Hagen a su lado. Su traje era de púrpura real, bordado ricamente por los amorosos dedos de Krimilda, y su lanza brillaba a la luz del sol mientras galopaba, alegre y sin sospechar los negros pensamientos que albergaba el malvado corazón de Hagen. Parecía tan valiente y alegre, tan bello como un joven y tan galante como un caballero, que todos los guerreros del séquito de Gunther decían entre ellos que nadie en Borgoña era digno de ser comparado con Sigfrido.

Estos comentarios no tardaron en llegar a oídos de Hagen, y le endurecieron en su determinación de matar a este príncipe extranjero al que todos sus propios compatriotas harían rey de buena gana en lugar del débil y poco belicoso Gunther. Sin embargo, ocultó este sentimiento y se mantuvo cerca de Sigfrido, buscando con avidez el punto en su hombro donde la cariñosa pero tonta Krimilda había cosido la marca fatal.

La partida de caza no tardó en llegar a la linde del bosque, donde se dividió en tres grupos. Cada líder llevó consigo un grupo de seguidores, y partieron en diferentes direcciones, con el acuerdo de que cuando el sol estuviera por encima se reunirían en un lugar bien conocido donde Gunther había dispuesto que se preparara la cena. Sigfrido partió al galope, y la mayor parte de los caballeros lo siguieron. Hagen vio esto y frunció el ceño, pero no dijo nada, sólo esperó a que Sigfrido se perdiera de vista. Luego le susurró al rey:

—"Hoy es el día de nuestra hazaña. Esta debe ser la última vez que tu amigo Sigfrido haga alarde de su superioridad sobre el rey".

Gunther tembló y respondió débilmente:

—"¿Hay que hacerlo, Hagen? ¿No hay otra manera de librar a nuestro reino de él?"

—"No hay otra forma que su muerte", respondió Hagen, con firmeza; luego añadió: "Y no te dejes llevar por tontas fantasías, o mis planes pueden fracasar. No tengo escrúpulos de mujer, y Sigfrido debe morir hoy".

Como no quería que pareciera que se estaba preparando algo inusual, Hagen dejó de consultar con el rey, pero convocó a sus caballeros a la persecución y, poniendo espuelas a sus caballos, se pusieron en marcha a través del bosque. Pero algo en los rostros de los líderes hizo que los hombres no tuvieran más que medio entusiasmo por la caza, y un espíritu de silencio y tristeza se extendió por todo el grupo.

Cazaron toda la mañana, pero su éxito fue escaso, y cuando por fin se reunieron en el lugar de encuentro, descubrieron que tenían muy poca caza de la que presumir. Los hombres ya habían venido del castillo con grandes cestas de provisiones, así que los caballeros desmontaron y se sentaron en la hierba para esperar la llegada de Sigfrido.

Pronto oyeron el fuerte sonido de los cuernos y los alegres gritos de los hombres mezclados con los ladridos y aullidos de los sabuesos, y en un momento aparecieron Sigfrido y sus seguidores.

Gritaron alegremente a sus camaradas y se adelantaron al galope para reunirse con ellos, mientras los que estaban sentados en el suelo miraban con deleite y sorpresa a las bestias que habían sido matadas por la hábil mano de Sigfrido. Había un gran oso negro de los que se sabe que son tan fieros que era casi imposible matarlo o capturarlo.

También había un enorme jabalí y tres lobos peludos, además de un gran número de animales más pequeños, como el zorro y el ciervo. Todos los caballeros elogiaron la maravillosa habilidad de Sigfrido, y éste aceptó su homenaje de buen grado, aparentemente inconsciente del rostro cruel de Hagen o de los ojos desviados de Gunther.

Pronto estuvo listo el banquete del mediodía, y los hombres se sentaron a comer. Asaron parte de la caza que habían capturado esa mañana y la colocaron ante ellos, y comieron casi con avidez, pues el deporte les había dado suficiente excusa para el hambre. En ese momento, Gunther dijo

—"¿No hay vino para acompañar la carne? Comer sin beber no es más que una pobre manera de festejar".

El asistente al que se dirigió respondió.

—"No se ha provisto de vino, mi señor".

—"¿Cómo es eso?", preguntó el rey, enfadado.

—"Fue una orden del príncipe Hagen", respondió el sirviente, humildemente, y ante esto Hagen se interpuso, diciendo:

—"¿Por qué iba el rey a pedir vino cuando a menos de cien varas de distancia hay un hermoso arroyo más claro y espumoso que el mejor vino? Vayamos allí y saciemos nuestra sed".

—"Muy bien", dijo Gunther; "y por mi parte, estoy satisfecho con la bebida que me ofrecéis. Queda que mi invitado se declare satisfecho".

Hagen reta a Sigfrido a una carrera hasta una fuente cercana, alejándolo del resto de sus compañeros.
Hagen reta a Sigfrido a una carrera hasta una fuente cercana, alejándolo del resto de sus compañeros.

Al oír esto, Sigfrido se levantó y exclamó con entusiasmo:

—"Si ese temor os pesa, dejadme que os demuestre lo poco que debéis apreciarlo. Iré primero al arroyo, y vendré a contarte cuán pura y dulce es su agua".

—"Déjame mostrarte el camino, entonces", dijo Hagen, y mientras él y Sigfrido se alejaban juntos, preguntó vacilante:-

—"¿Correrás conmigo, Sir Sigfrido, para ver quién de nosotros llega primero al arroyo? Porque, aunque soy mucho mayor que tú en años, en mi época fui considerado un famoso corredor".

—"Con mucho gusto", respondió Sigfrido, y partieron hacia el arroyo. Pero aunque Hagen iba con una rapidez maravillosa teniendo en cuenta su edad, no pudo superar al veloz Sigfrido, que llegó a la meta unos minutos antes que Hagen.

—"Eres realmente un corredor veloz, incluso ahora, amigo Hagen", gritó alegremente, "y puedo creer fácilmente tu jactancia de haber sido una vez el corredor más famoso del reino".

Ante esto Hagen sonrió y dijo,

—"¿Pero qué somos nosotros, pobres hombres, incluso los mejores, al lado del noble Sigfrido, que puede superar a todos los guerreros de Borgoña, sea cual sea la contienda?"

—"No, te excedes en tus elogios", se rió Sigfrido, pero se sintió complacido por las amistosas palabras de Hagen, pues no detectó el trasfondo de celos e ira. Entonces, cortésmente, le pidió a Hagen que bebiera del arroyo, pero Hagen respondió:-

—"Bebe tú primero, y déjame seguirte, pues aunque me cedas la cortesía por mi edad, prefiero darte preferencia a ti por ser el mejor corredor. Bebe, pues, pero primero deja a un lado tu armadura, pues el peso de ésta podría arrojarte al arroyo".

Sigfrido, siempre confiado e insospechado, se quitó la cota de malla y dejó la lanza junto a ella, dejando así desprotegida la capa interior en la que Krimilda había cosido la marca fatal. Luego se arrodilló en el suelo y, agachándose, metió la mano en el arroyo y se dispuso a llevarse el agua a los labios. En ese momento, Hagen, con la rapidez de un gato, cogió la brillante lanza de Sigfrido y, apuntando directamente a la marca, la lanzó con toda su fuerza.

Hagen ataca a Sigfrido por la espalda .
Hagen ataca a Sigfrido por la espalda .

El arma se hundió en el cuerpo encorvado, y con un gemido Sigfrido rodó por el suelo. Tan pronto como pudo, se volvió para ver quién había hecho ese acto cobarde; y sólo cuando vio a Hagen huyendo con una prisa culpable, pudo creer que el golpe había sido asestado por quien últimamente parecía su amigo.

Sigfrido se llevó débilmente la mano al hombro, y cuando encontró el lugar donde había impactado la lanza, supo que su herida era mortal. Hizo un gran esfuerzo para levantarse, y haciendo acopio de todas sus fuerzas, sacó la lanza y salió en pos de Hagen.

El asesino traidor había huido en busca de protección hacia el rey, y allí lo siguió Sigfrido; pero antes de llegar al atónito y horrorizado grupo que observaba su aproximación, la sangre comenzó a brotar de su herida, y se hundió impotente en el suelo. Toda la compañía de caballeros se arrodilló junto a él, llorando y lamentando la pérdida de su líder. Uno de ellos levantó la cabeza del héroe moribundo y la colocó sobre su rodilla, mientras otros trataban de contener la sangre de su herida. Sin embargo, Sigfrido les pidió que cesaran en sus esfuerzos, pues su fin había llegado.

Luego se dirigió a Hagen y le reprochó su cobardía y su traición al obtener de Krimilda el secreto de su vulnerabilidad para utilizarlo de forma tan ruin. Sus fuerzas estaban ya casi agotadas, y sus ojos empezaron a cerrarse; pero de repente se despertó de nuevo, y dijo al rey, tembloroso y aterrorizado

—"Has hecho un papel de cobarde con tu amigo que confiaba en ti, oh Gunther, y algún día te arrepentirás amargamente de haber ayudado a tu tío en su maldad. Pero no te reprocharé por ello, pues ya estás apenado. Sólo te pido una cosa, y prométela, y repara lo que puedas. Cuida de tu hermana Krimilda, y no dejes que la venganza de Hagen se extienda a ella. Aunque has demostrado ser un amigo indigno para mí, encomiendo a mi esposa a tu cuidado. ¿Juras protegerla y cuidarla?"

—"Lo juro", respondió Gunther, llorando ahora con lágrimas de remordimiento.

—"Entonces procura hacer de hombre, es más, sé por una vez el rey, y cumple tu juramento hasta la muerte".

Al terminar estas palabras, Sigfrido se hundió sin vida en los brazos del caballero que lo sostenía. Al mismo tiempo, las nubes se volvieron terriblemente oscuras, y el aire parecía lleno de una extraña y ominosa quietud. Los pájaros dejaron de cantar y el bosque enmudeció con el silencio de la noche. Los guerreros lloraban junto al cuerpo de su líder asesinado, pero nadie se atrevía a hablar. Lenta y tristemente levantaron a Sigfrido del suelo; y, colocándolo sobre sus hombros, lo llevaron al lugar donde el fiel Greyfel estaba de pie, esperando pacientemente la llegada de su amo. Uno de los caballeros conducía el caballo, mientras un solemne grupo de dolientes lo seguía, y ni siquiera el más severo y viejo guerrero entre ellos se avergonzó de las lágrimas que derramó por el héroe muerto.

Cuando la triste procesión llegó a las puertas de la ciudad, se difundió rápidamente la noticia de que Sigfrido había sido asesinado, y por la mano de Hagen. Hubo un gran luto en toda la ciudad, y bajo el llanto de la pena había un murmullo de amenazas hacia el hombre que podía hacer algo tan cobarde y traicionero como matar al amigo que confiaba en él. Pero Hagen se enfrentó a la gente, tranquilo y sombrío como siempre, y dijo con valentía:

—"Que toda la culpa de este hecho recaiga sobre mí, pues fue por mi mano que Siegfried murió. Ahora no hay más que un señor de Borgoña, el rey Gunther, y ya no se sentará Brunilda a llorar, pues el insulto que se le hizo ha sido vengado."

Fuentes consultadas: