Dido y Eneas, el amor que consumió Cartago.

Dido y Eneas, el amor que consumió Cartago.
El romance de Dido y Eneas es llamativo, pero esconde una historia sangrienta tras de si ¿cuál es esta historia?

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

En la mitología universal existen historias de amor de varios tipos, hay amores eternos que continuan aun después de la muerte de los personajes y que se mantienen en las estrellas como muestra de su afecto y, hay amores que se caracterizan por su funesto final, este es el caso de los amantes de cuya historia hablaremos hoy, Dido y Eneas, su historia recogía en la Eneida, la epopeya romana por excelencia, nos permite también entender el porqué es importante entender los mitos, las leyendas y la historia, para de esa manera evitar que terribles actos se repitan.

Antes de continuar te quiero recordar que si te gusta el contenido que publico en este podcast puedes seguirme en las redes sociales, encontraras las redes de este podcast como Mitos y más en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, además de que si tienes alguna duda, sugerencia o corrección que deba realizar a los mitos tratados lo puedes hacer por estos medios, también que puedes encontrar más información acerca de mitología universal, y las transcripciones y notas de los episodios en la página web www.mitosymas.com.

Bienvenido a Mitos y más un espacio en el que cuento mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrolladas por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondos te sorprenderían, otras poco extendidas, pero que tienen mucho que decir.

La Eneida de Virgilio nos ofrece un relato poético acerca del viaje de Eneas, un soldado troyano, que escapa de las ruinas de la ciudad de Troya al final de la guerra contra los griegos y que termina con la fundación de la ciudad de Roma por parte del héroe, pero antes de eso, relata un encuentro con la Reina de Cartago.

Esta parte de la historia se puede leer como una especie de justificación por parte de los romanos, para una batalla muy sangrienta que ocurrió entre el 149 y el 146 AC. En esta guerra conocida como la Tercera Guerra Púnica, las fuerzas romanas quemaron Cartago hasta los cimientos, y los pobladores de la ciudad que sobrevivieron al asedio de los romanos, fueron vendidos como esclavos, la ciudad fue completamente arrasada.

Representación del asalto final a Cartago por parte de las fuerzas romanas.
Representación del asalto final a Cartago por parte de las fuerzas romanas.

Cabe recalcar que el manuscrito terminado de la Eneida, por parte del poeta romano Virgilio se terminó de escribir más de un siglo después, en el año 19 A.C.

Entonces podemos preguntarnos ¿qué conecta este poema épico con la barbarie que los romanos mostraron hacía los cartagineses?

Como había dicho previamente todo se ubica en una corta sección del libro, la que nos narra la a historia de Dido, la Reina fundadora de Cartago.

Según esta historia, Eneas en algún momento e su viaje llego Cartago y conoció a Dido, en cuanto se vieron la reina y el valiente guerrero troyano.

Se enamoraron.

Sin embargo, los designios de los dioses tenían otros planes para Eneas, algo que suele pasar muy a menudo. La madre de Eneas era la diosa Venus, y ella y Jupiter estaban convencidos de que el destino del héroe era fundar la gran ciudad de Roma.

Así que al darse cuenta de la manera en que el romance estaba afectando los planes de las divinidades, enviaron a Mercurio con un mensaje que recordaba a Eneas su gran misión en el mundo.

Mercurio visita a Eneas y le recuerda que debe seguir su viaje y cumplir con su destio. Pintura de Giovanni Battista
Mercurio visita a Eneas y le recuerda que debe seguir su viaje y cumplir con su destio. Pintura de Giovanni Battista

Eneas en un principio dudo, pero las exigencias de los dioses no pueden ser obviadas por los simples mortales, aunque sean grandes héroes, así que angustiado Eneas se hizo a la mar.

Dido, al enterarse del abandono de su amante, no se lo tomó muy bien. Encendió una pira funeraria, agarró la espada de Eneas y se mató con ella.

La muerte de Dido de Andrea Sacchi
La muerte de Dido de Andrea Sacchi

Sin embargo, siguiendo el estilo clásico griego, la reina tenía una última palabra, una maldición que según la tradición romana predecía la eterna lucha entre Roma y Cartago.

En su lecho de muerte Dido dijo:

«Levántate de mis huesos, espíritu vengador»

Y con esas palabras, Dido, sello el destino de Cartago.

Ahora bien, esas palabras pueden o no pueden haber sido pronunciadas. Y lo más probable es que no.

De cualquier manera, los días de Cartago estaban contados y, Roma y Cartago habían sido declaradas enemigas mortales.

En el barco mirando hacia la orilla cada vez más lejana, Eneas vio la pira y entendió lo que había pasado. Lastimosamente el daño ya estaba hecho, así que el héroe siguió su viaje hasta fundar Roma.

Ahora hablemos un poco de historia: Antes del comienzo de las Guerras Púnicas, Cartago era una ciudad con un gran poder en el mar, ya que controlaba las aguas del Mediterráneo.

Los cartagineses eran maestros constructores de barcos, y su velocidad de construcción era incomparable, si bien no tenían una fuerza terrestre potente, como la legión romana, dependían de la superioridad de su marina.

Sin embargo cuando la Tercera Guerra Púnica comenzó, los romanos habían modificado los diseños de sus barcos, lo que termino por darle a Roma una ventaja tanto en fuerza naval como en poder terrestre.

Así que Dido había convocado a la lucha. Y la lucha estaba en camino.

Te puedes preguntar ¿Existe una relación entre la guerra y la mitología?.

Y la respuesta es por supuesto, las historias de las diversas tradiciones antiguas fueron construidas por poetas y sacerdotes, con el fin de justificar el poderío de un grupo humano sobre otro.

En la actualidad los mitos son construidos por políticos, en salas de prensa y por grupos de discusión en las redes sociales.

En ambos casos se pueden humanizar o demonizar a grupos enteros de personas.

En el mundo moderno los mitos son construidos por salas de prensa y grupos en redes sociales, que pueden demonizar a grupos humanos enteros.
En el mundo moderno los mitos son construidos por salas de prensa y grupos en redes sociales, que pueden demonizar a grupos humanos enteros. Foto de @maxmuselmann

Virgilio parece culpar de la destrucción de Cartago a la furia de Dido, no a la máquina de guerra imperial romana.

Esta valoración de Dido, ya sea real o mítica, sugiere que los cartagineses tuvieron lo que merecían: la aniquilación de su ciudad y la masacre de su población.

Al menos, así es como lo entendieron los romanos. La demonización de Dido nunca dejó la cultura romana. Dante la coloca en el segundo círculo de su Infierno. Su crimen: lujuria apasionada. Su castigo: vagar eternamente llorando en el infierno.

Incluso en el siglo XX, esta falta de respeto por Dido, y por extensión, la justificación de lo que Roma le hizo a Cartago, continuó. Bajo el régimen de Benito Mussolini, todas las calles de los nuevos barrios de Roma llevaban el nombre de personajes de la Eneida. Las calles incluyeron a todos los personajes, todos, excepto uno: Dido.

Musolini con las juventudes fascistas, el dictador italiano continuo con la demonización de Dido en pleno siglo XX.
Musolini con las juventudes fascistas, el dictador italiano continuo con la demonización de Dido en pleno siglo XX.

Entonces nos cabe otra pregunta, ¿Existió Dido en la vida real?

Si bien aún se estudia si la reina vivió en algún momento de la historia, existen algunas pruebas convincentes acerca de su existencia. Su hermano, Pigmalión y su abuelo, Balazeros, aparecen en las listas históricas de los Reyes de Tiro, una ciudad del Líbano. Según algunos relatos míticos, Dido huyó de Tiro para salvar su vida y terminó en lo que sería la futura Cartago.

En una narración que probablemente es más mítica, ella fundó la ciudad pidiéndole a un gobernante local una parcela de tierra no más grande que la piel de un buey. Luego cortó la piel en tiras, y rodeó una colina cercana colocando las tiras alrededor de su base. La colina era conocida como Birsa, la palabra griega para buey. En las matemáticas modernas, esto se conoce comúnmente como el «problema Dido»; cómo encerrar la mayor cantidad de espacio dentro del perímetro más pequeño.

Al parecer la probabilidad de que Dido y Eneas se conocieran en el caso de que ambos fueran reales es escasa. Dido y Eneas de Pierre-Narcise Guérin.
Al parecer la probabilidad de que Dido y Eneas se conocieran en el caso de que ambos fueran reales es escasa. Dido y Eneas de Pierre-Narcise Guérin.

¿Y qué hay de Dido y Eneas? ¿Podrían estos amantes cruzados por las estrellas, asumiendo que fueran reales, haberse conocido?

El problema con esta idea es que la destrucción de Troya habría tenido lugar mucho antes del establecimiento de Cartago. Incluso las estimaciones más generosas habrían hecho de Eneas un anciano.

Por lo tanto, podría apostar bastante seguro a que Dido existió, quizá un poco menos a que Eneas hubiese existido, pero las probabilidades de que ambos fueran amantes son remotas por no decir nulas en el mejor de los casos.

Pero eso no ha hecho que su historia desaparezca.

Una vez más, hay una relación entre la guerra y la mitología.

La historia de Dido y Eneas lo deja claro.

La interpretación romana es igualmente clara.

Pero no importa cómo lo hayan entendido los romanos, una cosa es segura;

Los oprimidos de todo el mundo deberían considerar esta historia bajo una luz muy diferente:

Es un cuento con moraleja acerca de la militarización de la mitología y la religión.

Algo que es muy relevante hoy en día, mucho más de lo que ha sido desde hace mucho tiempo.

Sacerdotes de nuevas religiones denotan a grupos poblacionales bajo excusas simples, y un gran grupo de personas los siguen, afortunadamente estos nuevos escritores no son Virgilio.

Así que con suerte, el impacto de sus leyendas será olvidado mucho antes que la Eneida.

Fuentes consultadas: