David García
4 min de lectura

Los origenes míticos de San Valentin

Los origenes míticos de San Valentin
Escucha "7. Aférrate a tu corazón que San Valentin se acerca" en Spreaker.

En este episodio repasamos la mitología detrás del día del amor y la amistad, San Valentin el santo que da origen a esta fecha, y Lupercalia la fiesta pagana que se celebraba previamente en la Antigua Roma.
No olvides suscribirte a nuestro canal en Spreaker, también puedes seguir el podcast en Spotify y Itunes, apreciaría si me dejas un comentario.

Transcripción del episodio

Hay tantos días festivos que damos por convencionales, que no tomamos en cuenta las historias que se esconden detrás de ellos, uno de estos días en el día de San Valentín, los más escépticos señalarán la perversión comercial que se esconde tras esta celebración, pero esto no es exactamente justo para esta tradición.
Sí, podemos decir que esta fecha ha sido secuestrada por aprovechados, pero eso no nos dice nada sobre San Valentín, y cómo esta celebración llegó a estar asociada con el amor, tanto erótico como sublime.

Bienvenidos a Mitos y más, un espacio en el que navegamos por  diversos mitos, leyendas y folklore del mundo.
Este es un podcast donde cuento historias que han dado forma a las culturas de todo el mundo. Algunas son historias increíblemente populares que crees que conoces, pero con orígenes sorprendentes. Algunas son historias que probablemente no has oído, pero que realmente deberías oír.

La transformación del día de San Valentín de una fiesta en honor a un santo en una celebración independiente del amor romántico se remonta al siglo XIV, y el poema de Geoffrey Chaucer, Parlamento de las Aves, un composición lírica que se cree que fue escrita para celebrar el matrimonio del Rey Ricardo II con Ana de Bohemia, y describe cómo la naturaleza convocó un parlamento de aves el día de San Valentín, para que todas pudieran elegir a sus parejas.

Geoffrey Chaucer autor de Parlamento de las Aves. vía Wikimedia Commons

Esta se considera la primera vez que se registro en el mundo moderno la asociación del día de San Valentín con el amor, aunque los romanos lo habían celebrado como un día de intimidad erótica desde la época precristiana.

Si bien desde entonces la fecha ya había empezado a convertirse en sinónimo del amor, no fue hasta el siglo XVIII que el día de San Valentín se convirtió en una reminiscencia de las celebraciones actuales que tenemos hoy. Para tenerlo en cuenta esta fue la época del amor cortesano, donde las relaciones amorosas tenían una noción altamente fantástica y a menudo no consumada entre un caballero y una dama.  El amor entonces se expresaba en favores, baratijas y dedicatorias, por lo que la noción romántica del día de San Valentín se convirtió en la excusa perfecta para intercambiar cartas y regalos con los seres queridos. Así nació la tradición de corazones, flores y chocolates.

Entonces, ¿quién era el verdadero San Valentín?

Se conoce que existían tres santos diferentes, todos ellos martirizados el 14 de febrero. Uno era sacerdote en Roma, otro era obispo en Terni, mientras que el tercero, del que se sabe muy poco, era originario de África. La mayoría de los estudiosos han llegado a la conclusión de que fue el sacerdote romano quien inspiró la mitología detrás de San Valentín que conocemos hoy en día.

Se conoce que el emperador romano Claudio II había prohibido a los jóvenes casarse, pensando que como solteros serían mejores soldados y más feroces en la batalla.

San Valentín desafió este decreto, realizando bodas clandestinas para parejas jóvenes, e incluso llevando un anillo de amatista con cupido grabado en él como señal secreta de su desafío.

Al enterarse de estos matrimonios clandestinos, el emperador arrestó a San Valentín, y cuando el sacerdote se negó a cambiar su conducta, lo sentenció a muerte.

Mientras esperaba su destino, San Valentín realizó un milagro, restaurando la vista de Julia, la hija ciega de su carcelero Asterio. En respuesta, este y su familia se convirtieron al cristianismo.

Aunque nada de esa historia ha sido corroborado, y no existen registros que la apoyen, es una leyenda que ha cobrado fuerza en la cultura popular.

Como sucede a menudo con muchos días y fiestas de los Santos Cristianos, hay una celebración pagana que coincide con y es anterior a ella. En este caso, se trata de Lupercalia, una fiesta de la fertilidad que se celebra del 13 al 15 de febrero.

Lupercalia era un festival en honor de Lupercus, asociado con el dios romano Fauno, y el dios griego Pan. la celebración iniciaba con el sacrificio de dos cabras y un perro, ademas de la preparación de tortas saladas que hacían las vírgenes vestales. El cuero de las cabras sacrificadas era secado en tiras que luego eran usadas por jóvenes desnudos que corrían por el pueblo, azotando las caderas y nalgas de las mujeres, con el objetivo de asegurar su fertilidad continua.

Sí, la perversión se remonta a un largo, largo camino, y ni siquiera vamos a entrar en la vida sexual de los etruscos, que eran abiertamente aficionados a lo que llamaríamos sexo alternativo, cuyas costumbres probablemente tuvieron alguna influencia en la cultura romana, como los griegos definitivamente lo hicieron.

Aún así, en esta fecha, las flores son probablemente mejores que los látigos, y el chocolate por lo general es mejor que las nalgadas, aunque este último punto depende mucho de tu gusto y el de tu pareja.

Sin embargo, no importa cómo elijas celebrar el día, espero que disfrutes de un día de San Valentín romántico.

Porque el amor, en cualquiera de sus múltiples formas, siempre vale la pena celebrarlo.

Si te ha gustado esta leyenda, te esperamos en la próxima entrega. No olvides compartir esto con tus amigos, síguenos en nuestras redes sociales, Mitos y Más en Facebook y @mitosymas en Twitter
Esto es Mito y Más, un viaje alrededor de los diversos mitos y leyendas del mundo.