Olvidar el pasado para conocer el futuro: Trofonio y el río Leteo

Olvidar el pasado para conocer el futuro: Trofonio y el río Leteo
En este nuevo episodio revisamos la leyenda de Trofonio, un antiguo culto de misterio de la Antigua Grecia.
Escucha "Olvidar el pasado para conocer el futuro: el culto a Trofonio." en Spreaker.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

El inframundo griego estaba regado por cinco ríos, sus nombres: Aqueronte, Cocito, Flegetonte, Leteo y Estigia, este último es el río en el que bañaron a Aquiles con el fin de hacerlo inmune, y era presentado como el limite entre el mundo superficial y el inframundo. De estos cinco ríos hay uno del que aunque suene cómico no nos debemos olvidar, el río Leteo, el río del Olvido.

Como vimos en un episodio anterior, Platón incluía al Leteo, en su narración del mito de Er, explicado en La República, en la que el beber del Leteo, era uno de los ritos de paso que las almas muertas debían realizar para reencarnar. Sin embargo esta idea no era original de Platón, sino que formaba parte de una importante, aunque a menudo olvidada religión de misterio desarrollada en la antigua Grecia, el culto a Trofonio.

Según la tradición presente en el himno homérico a Apolo, se dice que fue Trofonio con la ayuda de su hermano quienes construyeron el templo para el dios en Delfos, templo donde estaba ubicado el Oráculo más famoso de todo el mundo antiguo.

La Pitia era una parte central de las predicciones del Oráculo de Delfos, esta sacerdotisa era la encarga de anunciar la profecia, qie posteriormente era "interpretada", de este modo, la predicción no fallaba, lo que fallaba era la interpretación hecha. Pintura de pintura de Jacek Malczewski.
La Pitia era una parte central de las predicciones del Oráculo de Delfos, esta sacerdotisa era la encarga de anunciar la profecia, qie posteriormente era "interpretada", de este modo, la predicción no fallaba, lo que fallaba era la interpretación hecha. Pintura de pintura de Jacek Malczewski.

Según cuenta la historia, después de construir el templo, el Oráculo le dijo a Trofonio y a su hermano que dieran rienda suelta a todos sus sentidos durante seis días: y que al séptimo día, recibirían cómo recompensa todo lo que sus corazones deseaban.

Los hermanos no dudaron en cumplir con la indicación de oráculo, y se fueron de juerga por seis días. Los detalles de aquella desenfrenada aventura se pierden en la historia, pero uno puede asumir que fue una historia de libertinaje épico.

Podemos estar seguros de durante esos seis días se divirtieron, y podríamos suponer que en el séptimo día, los dos hermanos se despertaron con una brutal resaca, pero eso no fue lo que ocurrió.

Lo que ocurrió se puede resumir en la frase del dramaturgo ateniense Menandro:

”Aquellos a quienes los dioses aman mueren jóvenes".

Alrededor de Trofonio se desarrolló un sistema de creencias cuyos rituales iniciáticos estaban relacionados con el Leteo, el rio del olvido.

Antes de entender el significado del Leteo dentro del culto de Trofonio, debemos conocer a su familia. En la Teogonía, Hesíodo nos proporciona su árbol genealógico.

Su madre es Eris, también conocida como Discordia.

Eris, la diosa de la discordia es la reponsable del inicio de la guerra de Troya, ya que fue ella la que lanzo la manzana drada que daría orígen a juicio de París y el posterior rapto de Helena. Gráfico de N. A. Vasiliev.
Eris, la diosa de la discordia es la reponsable del inicio de la guerra de Troya, ya que fue ella la que lanzo la manzana drada que daría orígen a juicio de París y el posterior rapto de Helena. Gráfico de N. A. Vasiliev.

Sus hermanos son Ponos (“Esfuerzo), Limos ("Hambre"), Algos ("Dolor"), Hisminas (“Combates”), Macas ("Guerras"), Fonos ("Asesinatos"), Androktasiai (“Asesinatos”), Neikea ("Peleas"), Pseudea ("Mentiras"), Logoi ("Historias"), Anfilogías (“Disputas"), Disnomia (“Ilegalidad), Ate ("Ruina"), y Horcos ("Juramento").

Y tú piensas que tu familia es un desastre.

¿Crees que puedes culparlo por tratar de olvidarlo todo?

Según el culto de Trofonio, a Leteo lo acompañaba otro río hermano, este se llamaba Mnemosine, más conocido como Memoria, su genealogía es mucho más amable. Sus hijas son las nueve Musas, inspiración para los artistas de todas las épocas.

Así que olvidar, o recordar, ese es el asunto. Volvamos a Platón y al Mito de Er, si recordamos estas son las dos opciones que cada alma tiene que tomar antes de volver a este mundo. La respuesta no sólo define quiénes éramos, sino qué, lo que es más importante, predice quiénes seremos.

Entonces, ¿dónde figura todo lo que hemos revisado en el culto a Trofonio? El tipo al que los dioses amaban tanto que tuvo que morir joven, seguramente podríamos nombrarlo como fundador del club de los 27.

Después de su borrachera de seis días y su posterior muerte, Trofonio fue elevado a la categoría de héroe, quizás incluso a la de Dios. La religión que tomó su nombre hizo su camino de Grecia a Roma, y con él fue el río Leteo, que era parte central de los rituales asociados con su culto.

El antiguo geógrafo griego Pausanias describe estos ritos de la siguiente manera en una de sus guías, Boetia:

Se pasarían varios días en un pequeño espacio designado. Esto era un preludio a la consulta al Oráculo; el iniciado comería carne de sacrificio, y entonces comenzaría una serie de ofrendas a múltiples dioses, incluyendo a Cronos, Zeus, Apolo, Hera y Deméter/Europa.

El sacrificio final sería un animal negro, el color era más importante que la especie.

Después de esta ofrenda final y sangrienta, el iniciado bebía de dos ríos.

Leteo para olvidar todo lo que uno entendía sobre la vida y Mnemosine para recordar aquello importante.

Luego, descendería a una cueva sagrada, una clara representación del Inframundo, después de lo cual la persona volvería con los recuerdo recuerdos y sueños, que las aguas de Mnemosine le permitieran retener.

¿Al final hay algo de sentido en toda historia? Probablemente algún filosofo encontraría una razón a todo esto, Nietzsche, por ejemplo, se comparaba con Trofonio. Ovidio y Virgilio en cambio tenían algunas cosas más que añadir acerca del Leteo.

En cuanto a mi ¿como llegue a este punto?

Sinceramente, se me olvida.....

Fuentes consultadas: