La muerte de Fafnir

Continuamos con las historias de la Saga Volsunga y en esta ocasión conocemos cómo Sigfrido logró derrotar al poderoso dragón Fafnir.

La muerte de Fafnir

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Tras forjar la poderosa espada Balmung, Sigfrido debe demostrar que es capaz de realizar hazañas dignas de un volsungo, en este episodio conoceremos como logró matar a Fafnir, el terrible dragón que protegía el tesoro del enano Andvari, un tesoro maldito que corrompe a todo el que entra en contacto con él, veamos que más podemos conocer acerca de Sigfrido, y su historia.

Antes de continuar con el episodio te recuerdo que puedes dejarme cualquier comentario o sugerencia en las redes del podcast nos encontrará como Mitos y más en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, además de que puedes encontrar la transcripción de los episodios y mucha información acerca de diferentes mitos y leyendas del mundo en nuestra página web www.mitosymas.com, no te olvides de suscribirte a nuestra lista de correo electrónico para que te enteres cada vez que subo un nuevo episodio.

Finalmente si deseas colaborar con este proyecto lo puedes hacer a través de la plataforma Kofi.

Tras la acostumbrada pausa comercial continuamos.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Un día Regin dijo a Sigfrido:

—«Has forjado para ti la famosa espada Balmung, tal como tu padre Sigmund predijo. Ahora te queda cumplir el resto de la profecía y ganar la fama que añadirá gloria al nombre de los volsungos. De mi célebre sabiduría ya has aprendido todo lo que vale la pena, y no hay lazos que te retengan a este pueblo; pero antes de que abandones la tierra que te ha nutrido, hay una tarea más que me gustaría encomendarte: matar al dragón que guarda un maravilloso tesoro».

Sigfrido levanta a Balmung su espada tras haber terminado de forjarla. Pintura de Ferdinand Leeke.
Sigfrido levanta a Balmung su espada tras haber terminado de forjarla. Pintura de Ferdinand Leeke.

—«¿Cómo puedo emprender esas aventuras con nada más que una espada, aunque esa espada sea un regalo de Odín?», preguntó Sigfrido. «No tengo caballo, y daría un aspecto lamentable si fuera a pie».

—«Ve a aquel prado», dijo Regin, «y allí encontrarás los mejores corceles que el rey Alf ha reunido ya sea por compra o como botín de batalla. Escoge uno de entre ellos; todos son de noble raza».

Sigfrido se acercó al prado donde pastaban los majestuosos caballos, y vio que cada uno de ellos era lo suficientemente fino como para ser el corcel del hijo de un rey. En efecto, todos le parecían tan hermosos y poderosos que no había ninguno que prefiriera por encima de otro. Mientras dudaba, oyó una voz a su lado que le preguntaba:

—«¿Elegís un corcel, Sir Sigfrido?».

Sigfrido se volvió rápidamente, pues no había oído que nadie se acercaba, y su corazón se aceleró cuando vio a su lado una forma alta envuelta en un manto azul. No se atrevió a mirar más de cerca, y ahora temblaba de miedo y de alegría, pues la forma y la voz le eran extrañamente familiares. Entonces, entrecortadamente, contestó:

—«Ciertamente elegiría, pero todos los caballos me parecen de igual belleza y fuerza».

El desconocido sacudió la cabeza y dijo:

—«Hay un caballo aquí que supera con creces a todos los demás, pues viene de los pastos de Odín en las soleadas laderas de Asgard. Ese es el que debes elegir.»

—«Lo haría con gusto», respondió Sigfrido, «pero soy demasiado ignorante para saber cuál es»

—«Lleva todos los caballos al río», dijo el anciano, «y creo que entonces te resultará fácil la elección».

Así que Sigfrido los condujo fuera de la pradera, y bajó por una orilla empinada hasta un arroyo que corría cerca. Todos los cabellos se zambulleron audazmente, pero pronto empezaron a luchar frenéticamente contra la corriente que los llevaba rápidamente río abajo sobre un banco de rocas. Algunos de los caballos retrocedieron cuando sintieron la fuerza del agua; otros lucharon impotentes contra ella y fueron arrastrados hacia las rocas; pero uno nadó hacia la otra orilla y saltó a la verde ribera. Aquí se detuvo un momento para pastar, luego se zambulló de nuevo en la corriente, y, sorteando la corriente con aparente facilidad, nadó hasta la orilla y se puso al lado de Sigfrido.

El joven acarició la majestuosa cabeza y miró los grandes y hermosos ojos. Luego, volviéndose hacia el desconocido, le dijo:

—«Es él».

—«Sí», respondió el anciano, «éste es, y mejor corcel nunca tuvo el hombre. Su nombre es Greyfel, y es tuyo como regalo de Odín».

Al decir esto, el extraño visitante desapareció, y Sigfrido regresó a la fragua lleno de alegría y orgullo, pues sabía que nada menos que el mismísimo Padre de los Dioses había venido a dirigir su elección.

Sigfrido acompañado de su caballo Greyfel en su viaje a través de Rin de Ferdinand Leeke
Sigfrido acompañado de su caballo Greyfel en su viaje a través de Rin de Ferdinand Leeke

Cuando Regin se enteró de esta segunda visita de Odín, le dijo a Sigfrido:

—«Eres verdaderamente bendecido y favorecido por los dioses, y puede ser que seas el elegido para realizar la tarea de la que ya te he hablado. Durante muchos años he abrigado la esperanza de encontrar en ti a alguien lo suficientemente valiente como para enfrentarse al dragón y devolver el tesoro a su legítimo dueño».

Luego le habló a Sigfrido del tesoro de Andvari, y de cómo llegó a ser custodiado por el dragón Fafnir.

—«Este monstruo», continuó, «no se conforma con la posesión de su tesoro, sino que tiene que vivir de la carne de los hombres; y así se ha convertido en el terror de todo el país. Muchos hombres valientes han intentado matarlo por el oro, pero sólo han perecido miserablemente, porque el dragón exhala un fuego que consume a diez hombres de un soplo, y escupe un veneno tan mortal que una sola gota puede matar a cualquier ser vivo. Es, como te he dicho, mi hermano, pero no obstante te ordeno que lo mates».

—«Iré», gritó Sigfrido, con entusiasmo; «pues aunque el monstruo sea todo lo que has dicho, con Greyfel y mi espada Balmung no temo ni a hombres ni a bestias».

Al día siguiente Sigfrido se despidió del rey Alf y emprendió su viaje, llevando consigo a Regin, ya que éste conocía muy bien el camino y podía guiarlo hasta la cueva del dragón. Viajaron durante muchos días y noches, y por fin llegaron a un estrecho río cuya corriente era tan feroz que, según dijo Regin, no se conocía ninguna embarcación que desafiara sus aguas. Pero ni Sigfrido ni Greyfel sintieron un ápice de miedo, y el noble caballo llevó a ambos jinetes a salvo hasta la orilla opuesta. Allí se encontraron al pie de una alta montaña, que parecía elevarse como una pared desde la orilla del río. Aparentemente era de roca sólida, pues ningún árbol o arbusto o brizna de hierba crecía en su escarpada ladera. No había sonidos de pájaros en el aire, ni señales de ningún ser vivo que habitara este lúgubre lugar; no se veía nada más que el caudaloso río sobre el que la montaña proyectaba su sombría imagen. Era suficiente para desanimar al héroe más robusto, pero Sigfrido se negó a volver atrás, aunque Regin, ahora tembloroso y temeroso, le rogó que abandonara la aventura.

Avanzaron un poco más por la orilla del río, hasta un lugar donde la montaña parecía menos rocosa. Se veían trozos de tierra aquí y allá, y de vez en cuando un árbol rezagado intentaba hundir sus raíces en el suelo hostil. Señalando a través de los árboles, Regin dijo:

—«Mira de cerca y verás lo que parece ser un camino desgastado en la tierra. Llega desde la cima de la montaña hasta la orilla del agua, y es el rastro del dragón. Por él vendrá mañana al amanecer, pero no pienses en enfrentarte a él cara a cara, pues no podrías hacerlo y vivir. Debes recurrir a la astucia si esperas matarlo. Cava, por lo tanto, una serie de pozos y cúbrelos con ramas, de modo que el dragón, al precipitarse por la ladera de la montaña, pueda caer en uno de ellos y no salga hasta que lo hayas matado. En cuanto a mí, iré un poco más abajo, donde la vista de la cueva de Fafnir es más clara, y podré advertirte de su aproximación».

Así, se marchó, y Sigfrido se quedó solo, preguntándose por la cobardía de Regin, pero contento de afrontar el peligro con la sola ayuda de Balmung.

La noche había caído y el lugar se llenó de terrores desconocidos. Incluso las estrellas y la luna estaban ocultas por espesas nubes, y Sigfrido apenas podía ver para cavar sus fosas. Cada vez que golpeaba la tierra, el golpe traía un profundo eco de la montaña, y de vez en cuando oía el tétrico ulular de un búho. No había otro sonido que el del río que corría velozmente, y su propia respiración pesada mientras trabajaba en su tarea.

De pronto se dio cuenta de que alguien estaba a su lado, y cuando se volvió para mirar, su corazón latió rápidamente de alegría, pues incluso en la oscuridad le pareció ver el azul del abrigo del desconocido y su larga y blanca barba bajo la capucha.

—«¿Qué hacéis en este lúgubre país, Sir Sigfrido?» preguntó el anciano.

—«He venido a matar a Fafnir», respondió el joven.

—«¿No tienes miedo, entonces?», continuó el extraño, «¿o no amas tu vida para arriesgarla tan audazmente? Muchos hombres valientes han encontrado la muerte antes de poder llegar al peligroso encuentro que tú quieres intentar. Todavía sois joven, y la vida está llena de placeres. Renuncia, pues, a esta aventura y vuelve a la casa de tu padre».

—«No, no puedo», respondió Sigfrido. «Soy joven, es cierto, pero no tengo miedo al dragón, ya que la espada de Odín está en mis manos».

—«Bien dicho», replicó el anciano; «pero si quieres llevar a cabo la matanza de Fafnir, no caves ningún pozo aquí, en la orilla del río, pues no servirá de nada. Sube por la ladera de la montaña hasta que encuentres un sendero estrecho y profundo en la tierra. Es el camino de Fafnir, y por el seguro que vendrá. Cava allí un pozo profundo y escóndete en él, cubriendo primero la parte superior con unas cuantas ramas. Cuando el enorme cuerpo del dragón pase por encima, podrás golpearlo desde abajo con tu espada».

Cuando el desconocido terminó de hablar, Sigfrido se volvió para darle las gracias, pero no vio a nadie; sólo Greyfel estaba a su lado. Pero su valor se elevó ahora, pues sabía que era Odín quien había hablado con él. Se apresuró a subir por la ladera de la montaña y pronto encontró el rastro del dragón. Allí cavó una fosa profunda y se introdujo en ella, cubriendo la parte superior como Odín le había indicado. Durante horas se quedó quieto y esperó, y le pareció que la noche no terminaba nunca. Por fin apareció un tenue rayo de luz en el este, y pronto se hizo lo suficientemente brillante como para que Sigfrido pudiera ver claramente a su alrededor. Levantó una esquina de su techo de ramas y se asomó cautelosamente. En ese momento se oyó un terrible rugido que pareció sacudir toda la montaña. Al instante le siguió un fuerte sonido como el de un poderoso viento, y el aire se llenó de calor y humo como el de un horno. Sigfrido volvió rápidamente a su escondite, pues sabía que el dragón había salido de su cueva.

El sonido del dragón era cada vez más fuerte, mientras el monstruo se precipitaba por la ladera de la montaña, dejando humo y fuego a su paso. Sus garras se clavaban en el suelo, y en su rápido descenso a veces arrancaba las raíces de los árboles. El batir de sus enormes alas a su lado producía un ruido espantoso, mientras que la cola negra y escamosa dejaba tras de sí un rastro mortal. Siguió avanzando hasta que, sin que nadie lo supiera, se deslizó sobre las ramas sueltas que cubrían la fosa, y Sigfrido golpeó con su buena espada Balmung. Le pareció que había golpeado a ciegas. Sin embargo, en un momento supo que su golpe fue certero y que había atravesado el corazón del monstruo, pues lo oyó emitir un rugido de dolor mortal. Entonces, cuando sacó su espada, el enorme cuerpo tembló un instante y rodó con estrépito por la ladera de la montaña. Pero al sacar su espada del corazón del dragón, le siguió un gran chorro de sangre que bañó a Sigfrido de la cabeza a los pies con su torrente carmesí. Sin embargo, no prestó atención a esto, sino que salió de la fosa y bajó a toda prisa hasta donde el dragón, que últimamente era objeto de temor y horror, yacía ahora aparentemente sin vida al pie de la montaña.

Sigfrido da muerte a Fafnir en una imagen de Horner Charles para el libro
Sigfrido da muerte a Fafnir en una imagen de Horner Charles para el libro

Cuando Fafnir se dio cuenta de que había recibido una herida mortal, comenzó a golpear ferozmente con la cabeza y la cola, con la esperanza de matar a la cosa que lo había destruido. Pero Sigfrido se mantuvo a una distancia segura; y cuando vio que el dragón dejaba de luchar frenéticamente y se quedaba quieto en el suelo, se acercó y lo miró con asombro y medio con miedo, pues Fafnir, aunque moribundo, seguía siendo una criatura terrible.

El dragón levantó lentamente la cabeza cuando Sigfrido se acercó, y dijo:

—«¿Quién eres tú, y quién es tu padre y tu familia para que seas tan audaz como para venir contra mí?»

Al principio Sigfrido se resistió a decir su nombre (hay una vieja superstición según la cual la maldición del moribundo se cumple con seguridad si conoce el nombre de su enemigo); pero pronto se sintió avergonzado de sus temores y respondió con valentía:

—«Me llamó Sigfrido, y mi padre era Sigmund el Volsungo».

Entonces dijo Fafnir:

—«¿Quién te impulsó a esta hazaña?.

Y Sigfrido respondió:

—«Nada más que un corazón audaz; mi mano fuerte y mi buena espada que me ayudaron a realizar los que parecía imposible».

Ahora bien, Fafnir sabía bien quién era el que había puesto al joven en esta aventura, y dijo:

— ¿De qué sirve mentir? Regin, mi hermano, te ha enviado a obrar mi muerte, pues está ansioso por conseguir el tesoro que he guardado estos años. Ve, pues, a buscarlo, pero antes te daré este consejo: aparta tus pasos de ese oro malhadado, pues una maldición pesa sobre él y será la perdición de todo aquel que lo posea».

Al pronunciar estas palabras, Fafnir tembló con un estrépito que pareció hacer mover de sus raíces a los árboles que lo rodeaban; y en un momento Sigfrido vio que el gran dragón estaba muerto.

Entonces Regin salió sigilosamente de su escondite y se acercó a la criatura muerta, mirando de cerca los ojos apagados y vidriosos para ver si realmente era algo que ya no había que temer. Una mirada de odio apareció en su rostro, pero desapareció rápidamente cuando se volvió hacia el joven que estaba a su lado y dijo:

—«¡Has demostrado tu valor, Sigfrido! Hoy has realizado una gran hazaña que será contada y cantada mientras el mundo siga en pie».

Luego añadió con entusiasmo:

—«¿Has encontrado el tesoro?»

—«No lo he buscado —respondió Sigfrido—, pues después de lo que me has contado sobre la maldición que pesa sobre él, no he querido tocarlo».

Regin parecía ahora temblar de excitación, y exclamó apresuradamente:

—«Debemos buscarlo de inmediato, sí, de inmediato, antes de que alguien pueda venir a reclamarlo y perdamos así un maravilloso tesoro. Pero dejadme ir solo a buscarlo, porque seguramente os perderíais».

Entonces, al ver que Sigfrido limpiaba su espada manchada de sangre en la tierra, agarró con fiereza el brazo del joven y le dijo.

—«No pongas la espada en su vaina hasta que hayas hecho una cosa más. Mientras busco la cueva, saca el corazón de Fafnir y ásalo, para que pueda comerlo a mi regreso»

Mientras hablaba, el rostro de Regin había perdido su habitual aspecto gentil y bondadoso, y se había vuelto astuto y taimado, lleno de crueldad. De vez en cuando miraba con desconfianza a Sigfrido, pero el joven volvía la cabeza hacia otro lado, pues no podía soportar contemplar una transformación tan espantosa. Mientras tanto, Regin murmuraba para sí mismo:

—«¡El oro! ¡El oro! ¡Y las gemas preciosas en grandes montones brillantes! Todo el tesoro de Andvari es ahora mío, todo mío».

Y se alejó a toda prisa, dejando a Sigfrido sorprendido y apenado al comprobar lo pronto que había caído la maldición de aquel oro malogrado sobre su posible poseedor.

Cuando Regin se hubo ido, Sigfrido se puso a trabajar para asar el corazón de Fafnir, y cuando la espantosa comida estuvo cocida, la depositó sobre la hierba, pero al hacerlo, parte de la sangre cayó sobre su mano. Preguntándose qué sabor podía tener el corazón del dragón para que Regin deseara comerlo, Sigfrido se llevó a los labios el dedo sobre el que había caído la sangre. De pronto oyó un zumbido de voces en el aire. Era sólo una bandada de cuervos que volaban por encima de él y parloteaban entre ellos, pero parecían voces humanas, y Sigfrido pudo distinguir claramente lo que decían los cuervos. Un momento después pasaron volando dos cuervos, y oyó que uno de ellos decía:

—«Ahí está Sigfrido asando el corazón de Fafnir para dárselo a Regin, que probará la sangre, y así podrá entender el lenguaje de los pájaros».

—«Sí», respondió el otro cuervo, «y está esperando que Regin regrese, sin saber que cuando Regin se haya apoderado del tesoro, volverá y matará a Sigfrido».

El joven escuchó estas palabras con pena y sorpresa, pues a pesar de la mirada que había visto en el rostro de Regin, no podía creer que su amo fuera culpable de tales pensamientos asesinos.

Pronto regresó Regin, pero qué cambio se había producido en él. Sigfrido vio que las palabras del cuervo eran ciertas, y que la maldición de Andvari había caído sobre el nuevo poseedor del tesoro. Si el rostro de Regin había sido antes mezquino y astuto, ahora era diez veces más terrible, y su boca mostraba una sonrisa maligna que hizo que Sigfrido se estremeciera. Parecía también que su cuerpo se había encogido, y su movimiento no era muy diferente del deslizamiento de una serpiente. Hablaba consigo mismo mientras avanzaba, y parecía estar contando afanosamente con los dedos. Cuando Sigfrido habló, levantó la vista y lo miró furtivamente, luego su rostro se ennegreció repentinamente de rabia, y se abalanzó sobre el joven, gritando:

—«Tonto y asesino, no tendrás nada del oro. Es mío, todo mío».

Con la fuerza de un loco tiró a Sigfrido al suelo, y agarrando un gran palo lo golpeó con toda su fuerza. Pero Sigfrido se levantó rápidamente y, sacando a Balmung, se preparó para defenderse del ataque de Regin. Enfurecido ahora hasta el punto del frenesí, Regin golpeó una y otra vez, y de repente, en su furia ciega, se abalanzó sobre la espada de Sigfrido. Sigfrido lanzó un grito de horror y cerró los ojos, pues no podía contemplar el doloroso espectáculo. Cuando los abrió de nuevo, Regin yacía muerto a sus pies. Entonces sacó su espada y, sentándose junto a su amigo muerto, lloró amargamente. Al final se levantó, y montando a Greyfel se alejó apenado.

El buen caballo lo llevó directamente a Glistenheath, a la cueva donde Fafnir había escondido el malogrado tesoro. Allí encontró oro y gemas amontonados de tal manera que sus ojos se deslumbraron, y se alejó temiendo cargar con el tesoro y la maldición que recaía sobre él. Pero del montón tomó el anillo de Andvari, que se puso en el dedo, y un casco de oro. También eligió entre los objetos del tesoro una capa mágica y un escudo. Luego volvió a montar a Greyfel, después de colocar sobre él tantos sacos de oro como el caballo podía llevar.