La importancia de tener contactos, Tetis y la guerra de Troya

La importancia de tener contactos, Tetis y la guerra de Troya
Tetis es una oceánide que nos demuestra que los contactos son importantes incluso cuando tienes el estatus de divinidad.
Escucha "Tetis y la Guerra de Troya" en Spreaker.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Bienvenido a Mitos y Más un espacio en el que cuento mitos y leyendas de todo el mundo, historias desarrolladas por diversas culturas, en las que monstruos, dioses, heroes y humanos, conviven, algunas ampliamente conocidas, aunque tal vez tengan matices que te sorprenderían, otras poco extendidas, pero que tienen mucho que decir.

En el episodio de hoy hablaremos de Tetis, una oceánide que se relaciona de manera directa con el desarrollo y evolución de la guerra de Troya, evento ampliamente conocido tanto por los escritos clásicos que de él se tienen, como por las multiples adaptaciones que ha recibido aún en la época actual, antes de empezar te quiero recordar que en mi página web mitosymas.com, puedes encontrar la transcripción de este episodio, además de que puedes seguir la redes sociales de este podcast, encontraras los enlaces en la descripción, soy David García, y esto es Mitos y más un viaje alrededor de los diversos mitos y leyendas del mundo, empecemos con el mito.

¿Qué es lo que deberías saber acerca de Tetis?

En primer lugar, su historia está íntimamente ligada con el inicio de la guerra de Troya. Ya que fue su boda, la que dio origen a la guerra.

Antes de nada debes saber que existía una antigua profecía realizada por la diosa Temis, en la que se presagiaba que cualquier hijo de la ninfa marina Tetis sería más poderoso que cualquiera de los dioses.

Esta profecía no resultó muy agradable a Zeus, quien temía que un ser de tanto poder pusiera en riesgo el reinado de los olímpicos.

En episodios anteriores abordamos algunos de los mitos relacionados con Zeus, y de ellos se puede deducir que ninguno de los hijos que el dios engendro con sus consortes humanas resultó inmortal, claro que existieron algunos casos de héroes muy poderosos, como por ejemplo Heracles. Dándose cuenta de esto Zeus, llegó a la conclusión de que si Tetis se casaba con un mortal, seguramente él ya no tendría qué preocuparse, de que uno de los hijos de la ninfa pusiera en riesgo su reinado.

Así que concertó un matrimonio entre la ninfa, y el príncipe mortal Peleo, lo mucho que Tetis consintió llevar a cabo esta unión está en duda, incluso algunas versiones del mito, indican que ella fue obligada.

La boda fue un evento por todo lo alto, y a la misma estuvieron invitados todos los dioses y diosas del Olimpo… Bueno en realidad casi todos los dioses…

Eris, la diosa de la discordia no había sido invitada porque bueno…. Tiende a ser caótica…

Resulta que Eris al darse cuenta de que no había sido invitada, apareció en medio del banquete, y tiro una manzana de oro, con las palabras "para la más bella", inscritas en ella, y tres diosas, Hera, Atenea y Afrodita, decidieron competir por la manzana dorada, que consideraban merecer.

Con las tres diosas luchando por el título de la más bella, y dado que ninguna deidad quizo tomar partido por alguna de las tres diosas, se optó por nombrar como juez a un mortal, Paris, al que cada una de las diosas ofreció un regalo, Hera le prometió ser soberano del mundo, Atenea ser invencible en la guerra, y Afrodita a Helena, la mujer más bella del mundo, protesta que terminó por convencer a Paris, quien entregó la manzana a Afrodita.

Posteriormente Paris, que era un principe Troyano, enamoró a Helena (con la ayuda de Afrodita), y la raptó llevándola a Troya. Lo que desencadenó la guerra de Troya.

Digamos que entre otras cosas el esposo de Helena, Menelao, no estaba muy contento de que su esposa hubiera sido raptada.

Pero esto es solo el principio…

Ahora avancemos un poco más….

Tetis, casada con Peleo, tiene un hijo, al que llama Aquiles. Niño que deseaba convertir en inmortal de manera ferviente.

Así que decidida a conferirle inmortalidad al pequeño Aquiles, lo sumergió en el fuego de la vida - algunas variantes muestran a Tetis sumergiendo al niño en el agua- sea en el agua o en el fuego, Aquiles se hallaba completamente sumergido.

Pero su marido, entró y, descubrió horrorizado lo que Tetis estaba haciendo, llevándose al bebé consigo. Enfurecida al darse cuenta de que su esposo no la entendía, Tetis huyó con sus hermanas, las ninfas del mar.

Ahora un spoiler: Antes de ser descubierta por Peleo, Tetis sostenía a Aquiles por su talón; por lo que, el talón de Aquiles seguía siendo su única área débil y mortal.

Ahora unos puntos a tener en cuenta antes de continuar con la narración:

Antes de que todo lo narrado ocurriera, Tetis había salvado a Zeus de un intento de rebelión divina, al convocar a Briareo, una poderosa bestia marina, en auxilio del dios de la tormenta, los cabecillas de la revuelta, fueron Hera, Poseidón y Atenea, que al ver al monstruo cedieron en sus intenciones.

Esto significaba que Zeus le debía un favor.

Además Tetis había salvado a Hefesto, el herrero de los dioses. El cual siendo niño, fue desterrado del Monte Olimpo, algunas versiones sostienen que debido a sus deformidades, aunque hay otras explicaciones. Arrojado a la muerte, el joven Hefesto fue rescatado por Tetis y otra ninfa del agua lo atraparon, salvando su vida.

Esto significaba que Hefesto, al igual que Zeus, también le debía un favor a Tetis.

Ahora, pasemos a la batalla. Aquiles es un joven, un héroe, un guerrero de gran renombre, que entró en la Guerra de Troya

Tetis intentó sin éxito que Aquiles no entrara en la guerra, llegando incluso a disfrazarlo de niña, pero todos sus intentos fueron en vano.

En un momento dado de la batalla, se generó un conflicto entre Aquiles el gran Héroe, y Menelao en líder de la invasión, por este motivo Aquiles dejó de participar en las batallas, lo que produjo el retroceso de las tropas griegas, Patroclo, el mejor amigo de Aquiles, le pidió poder usar su armadura, y acudió a la batalla, donde fue asesinado por Hector, el héroe de los troyanos.

Al enterarse de la muerte de Patroclo, Tetis acude a consolar a su hijo, y lo encuentra vestido con la armadura de su amigo, sin embargo le ruega que espere un poco antes de volver a entrar en la lucha hasta que pueda consultar a Zeus.

Después de escuchar los ruegos de su madre, Aquiles se ablandó, y dio su palabra de que no reanudaría la lucha hasta que llegara un momento providencial.

Vale la pena señalar que Hera intentó contrarrestar la intervención, pero Aquiles fue lo suficientemente inteligente como para esperar.

Mientras Zeus pensaba, Tetis acudió a Hefesto, que al igual que Zeus, le debía un favor: y el dios de la forja usó sus habilidades para hacer que la armadura de Aquiles fuera igual que la de un dios.

Cuando Hefesto terminó su trabajo, y Zeus le indicó que era el momento, Tetis armó a su hijo, y lo vio regresar a la lucha, y seguir adelante a la victoria.

A pesar de haber ayudado a ganar el asedio de Troya, la celebración de Aquiles duró muy poco, ya que fue golpeado en el talón con una flecha disparada por Paris. Lo que devuelve la historia a sus comienzos.

En su dolor, Tetis llevó a Aquiles a la isla de Leuke, en el Mar Negro, un paraíso donde Aquiles disfrutó de una agradable vida después de la muerte.

Tal vez te parece mucha información para un solo episodio. Entonces ¿qué deberíamos recordar de Tetis? Solo dos cosas: primera su matrimonio dio origen la Guerra de Troya, y su hijo, Aquiles, fue una figura clave para ponerle fin.

Fuentes consultadas: