Amor y otras palabras románticas en la Antigua Grecia
Podcast

Amor y otras palabras románticas en la Antigua Grecia

Los griegos tenían una serie de palabras para designar los diferentes niveles de amor, en este episodio del podcast revisamos estos términos.

Escucha "Amor y otras palabras románticas, un repaso a las palabras para definir amor en la Antigua Grecia."


El amor esa compleja abstracción que es la responsable de las más variadas opiniones, decisiones y expresiones artísticas. Cuantas canciones, poemas y novelas se han inspirado en este complejo sentimiento, cuantos sabios de la historia han intentando de las más diversas maneras explicar su efecto sobre nuestras vidas.

Y aun así este sentimiento tan complejo abarca demasiadas aristas en una sola palabra, por que dejemos claro, puedes amar a tu pareja, a tu mascota, tu familia, tus amigos, o lo hermoso que se ve el atardecer en la playa en un día de verano, o la Nueva Mc Burguer de carne vegetal, disponible en tu restaurante Mc Donalds favorito.

Pero aunque al escuchar en el el contexto en que se desarrolla la frase entendemos que los matices del amor a cada objeto son completamente diferentes, la palabra amor, por si misma, no nos permite diferenciar de manera clara la intensidad, el tipo o el objeto de nuestro afecto.

Y si, tal vez nunca te habías puesto a pensar que el te amo que le dices a tu madre, cada mayo cuando se celebra su día, no tiene una diferencia lingüística clara, del te amo que le dices a tu pareja en San Valentin, salvo el contexto en que esta usado el verbo amar.

Y es que el amor, al ser un concepto tan abstracto abarca una amplia red de sentimientos, que varían según el contexto en que se desarrollan, y el objeto al que van dirigidos, esto sin lugar a dudas es un problema complejo, si lo planteamos desde la visión de que no existe un vocablo que te permita separar el amor que tienes por tus amigos del que sientes por tu pareja, pero dado el problema, quizá podamos encontrar alguna solución.

Los antiguos griegos tenían cerca de ocho términos con que referirse a diversos tipos de sentimientos amorosos, cada uno con un significado diferente, que exploraremos en este episodio.

El concepto del amor en la Antigua Grecia era extremadamente complejo e incluía la concepción del amor homosexual.

Antes de continuar te recuerdo que esto es Mitos y Más, un podcast en el que intento abordar la mitología y sus relaciones con diversas ciencias desde un lenguaje moderno, yo soy David García, y continuamos con el episodio.

Hemos dicho que los griegos contaban con cerca de ocho términos que definían diferentes categorías de amor, cuales son estas:

Ágape

Philia

Eros

Storgia

Ludus

Pragma

Philia

Koinoinia

Agape

Podríamos definir al ágape, el primer tipo de amor que exploraremos en este episodio, como el amor por la humanidad en su máxima expresión, algo así como poner la otra mejilla en caso de problemas, un amor de tipo universal, un tipo de sentimiento que aunque no es religioso, ha sido incluido como parte central de muchas doctrinas religiosas, la compasión budista por ejemplo.

Esta es también y cómo resulta evidente, la forma de amor más difícil de practicar, porque exige poner lo universal por encima de uno mismo; exige ver el sufrimiento de cada uno como si fuera el propio.

Si eres de los que pueden hacer uso de este tipo de amor, felicidades, no creo que pueda mantener este tipo de sentimiento por más de unas cuantas horas, a lo mucho un día, y lastimosamente creo que casi nadie en el mundo, con las condiciones y el modo de vida actual pueda hacerlo.

Pero aun así, es un sentimiento que debemos intentar practicar cada día.

Philia

Philia, es el nombre del segundo tipo de sentimiento que exploramos, es amistad, simple y llanamente, sin nada mas, un sentimiento descrito como efímero, y que genera un vínculo que va más allá de lo erótico, que exploraremos a continuación.

Eros

Llegamos a eros, un sentimiento que mueve el mundo, y cuya presencia de una u otra manera ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, solo basta con escuchar estos versos...

Y uno por uno, los siete velos fueron cayendo.
Una mirada furtiva, una caricia pasajera.
Piel sobre piel, sudor que gotea.

Estos versos, aunque no lo creas están en la biblia, y pertenecen al cantar de los cantares, un poema con gran contenido erótico, atribuida a Salomón e incluido en la biblia.

Así que podemos seguir a Eros, a lo largo de la historia, en las más diversas civilizaciones, desde Salomón hasta el Kama Sutra, el Libro del Deseo.

Pintura de Miyagawa Issho de la serie Pasatiempos de Primavera, una colección que se relaciona con el erotismo.

Y casi todos seguramente hemos cantado y oído en laguna vez el canto de la sirena....

Y nos hemos perdido en la pequeña muerte....

Eso, amigos míos, eso es Eros.

Pasar de una luz suave y parpadeante, al cegador calor blanco.

Storgia

Ahora bien, hemos cubierto el amor por los extraños (Agape), amigos (Philia) y amantes (Eros).

¿Qué hacemos con el amor por la familia?

Ya sabes, esa gente que amamos, pero que no necesariamente nos gusta, en el sentido de generar una atracción en nosotros, pero que aún así amamos...

Eso es precisamente lo que significa storgia, el amor por nuestra familia, amor que dado su desarrollo es extenso a lo largo del tiempo, y que también abarca a aquellas amistades de gran duración, que sin lugar a dudas llega a ser casi como miembros de nuestra familia.

Ludus

En algún lugar entre Eros y Philia se encuentra Ludus. Este tipo de amor es juguetón, coqueto, sucio y sin compromiso. Al menos los es así para algunos.Bueno para algunos, puede sin embargo, llegar a ser horrible para otros. Pero a pesar de todo es un estado amatorio real, en donde mucha gente juega, y que incluso puede llegara a extenderse durante un largo periodo de tiempo.

Buena suerte si te hallas en el Ludus, a pesar de ser muy divertido puede llegara a ser hiriente.

Pragma

Los griegos no solo entendían el amor como una idea romántica o erotica, entendían también la otra vertiente de las relaciones personales, la más práctica que conlleva a la unión de dos personas con una finalidad, un contrato entre dos seres, un matrimonio concertado, este tipo de relación, recibió el nombre de Pragma, un tipo de relación que quizá se aleje mucho del ideal romántico de la época actual, pero al fin y al cabo una gran cantidad de culturas la utilizaron como una manera de establecer relaciones y pactos a lo largo de la historia, así por ejemplo funcionaron los matrimonios entre reyes y reinas.

¿Es amor?

Probablemente no es el tipo de amor que la mayoría de nosotros este buscando. Ciertamente no es el tipo de amor sobre el que cantaban los trovadores.

Pero al fin y al cabo, no existen reality shows que se basan en esta premisa....

Philautia

Continuamos ahora con Philautia, que es cuando tú eres tu propio mejor amigo, una dosis extremadamente alta de amor propio, la palabra servida de las raíces Philia, un tipo de amor que acabamos de explicar anteriormente, y auto que significa propio, así que Narciso podría ser incluido como el mejor ejemplo de Philautia en la mitología griega.

La noción del amor propio era impirtante entre los antiguos griegos.

Pero…. Philautia, en exceso puede resultar contraproducente, ya que conduce a Hubris, un estado en el que el ser humano pierde contacto con la realidad y es propenso a sobreestimar su capacidad, logros o conocimientos, conduciendo a la aparición del Nemésis, el enemigo destructor, que se encarga de volver a la realidad al enamorado de si mismo, y la forma en que eso ocurre nunca es agradable.

Sin embargo la ausencia de Philautia, con vierte a la persona en un esclavo, sin voluntad, que es fácilmente controlado por otros.

En este caso como en casi todo, es mejor apuntar siempre al punto medio, al fin y al cabo es lo que menos duele.

Koinonia

Finalmente y para terminar con los términos amorosos griegos, hablaremos de Koinonia un concepto extremadamente cercano a Philia, sólo que limitado a un círculo muy intimo.

Así es como Jesús amó a sus discípulos más cercanos; con la idea de un grupo de hermanos (y/o hermanas) con un parentesco estrecho.

Piensa por ejemplo en la Fraternidad del Anillo, o en la Mesa Redonda de los Caballeros del Rey Arturo, con exepción de aquellas veces en que Lancelot cedió ante los encantos de Ginebra y cayo rendido ante Eros.

O quizás Luke, Han y Leia en el Halcón Milenario, aunque quizá esta relación también tenga elementos de Storgia, Philia y Eros incorporados.

Piensa en la Última Cena, menos en Judas, a menos que prefieras la versión ofrecida en el Evangelio Gnóstico de Judas.

Eso es Koinonia.

Entonces, ¿que nos podemos llevar como lección?

Debemos ser amables con los extraños. Nunca olvidarnos de nuestros amigos.

Amar a nuestros seres queridos. Y no olvidarnos de nuestra familia.

Comprender tanto el poder como los riesgos inherentes del coqueteo.

Nunca pensar en, ni usar a las personas como objetos.

Amarnos a nosotros mismos, pero sin excluir a los demás.

Mantener nuestro circulo mas cercano firme.

Y por favor, por el amor de todos los Dioses....

Nunca digas que amas la Mc burgués vegetal disponible por un corto tiempo en el McDonalds participante.

Fuentes consultadas

  • Jurado, E. A. R. (2000). El amor en la filosofía griega. Consideraciones en torno al amor en la literatura de la Grecia Antigua, (45), 123.
  • Faraone, C. A., & Faraone, C. A. (2009). Ancient Greek love magic. Harvard University Press.
  • Lewis, C. S. (2000). Alegoria Del Amor, la. Editorial Universitaria.

Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...