La espada mágica

La espada mágica
Tras derrotar al rey Siggeir, Sigmund se vuelve un poderoso rey, hasta que es llamado por Odín al Valhalla, los restos de su espada serán forjados por Sigfrido para construir a Balgmun.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS


En el último episodio dejamos a Sigfrido y Regin al calor de una hoguera,  conociendo como los Volsungos, lograron tomar venganza y recuperar el control de su reino, además de conocer que Sigmund recuperó la poderosa espada que Odín le había entregado, gracias a ella la gloria de Sigmund se extendería por el mundo, pero a veces, muchas veces en realidad, los designios de los dioses son extraños, y pueden retirar su bendición a un héroe sin que exista una explicación clara, es lo que pasó con Sigmund, en este episodio continuamos con la historia de los volsungos, así que descubramos que paso tras su venganza.

Antes de continuar con el episodio te recuerdo que puedes dejarme cualquier comentario o sugerencia en las redes del podcast nos encontrará como Mitos y más en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, además de que puedes encontrar la transcripción de los episodios y mucha información acerca de diferentes mitos y leyendas del mundo en nuestra página web www.mitosymas.com, no te olvides de suscribirte a nuestra lista de correo electrónico para que te enteres cada vez que subo un nuevo episodio.

Finalmente si te deseas colaborar con este proyecto lo puedes hacer a través de la plataforma Kofi.

Tras la acostumbrada pausa comercial continuamos.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer, pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado, pero que tiene mucho que decir.

Continuando con la historia al calor de las brasas de la herrería, Regin contó a Sigfrido.

Tras derrotar a Siggeir, Sigmund se convirtió en un poderoso rey y fue conocido en todas partes por su generosidad, y por los ricos regalos que otorgaba a sus nobles y súbditos. En tiempos de guerra luchaba con Sinfiotli a su lado; y cuando la paz reinaba en el reino, el hijo de Signy se sentaba en el asiento de honor junto al trono del rey.

Pero las cosas suelen complicarse, esto porque Sinfiotli amaba a una hermosa mujer, la cual era también era cortejada por el hermano de Borghild, que era la esposa de Sigmund; llegado un momento, el hermano de Borghild y Sinfiotli discutieron quien debía desposar a la mujer, llegando a zanjar la disputa en una batalla en la que Sinfiotli mató al hermano de la reina y tomó a la doncella como esposa.

Ante este crimen Borghild exigió que el asesino fuera expulsado del reino como castigo; sin embargo Sigmund dijo que su hermano había muerto en una lucha justa, y que por lo tanto Sinfiotli no debía sufrir la pena de destierro. Aun así y esperando ablandar la ira de la reina, le ofreció oro y grandes tesoros como pago por la vida de su hermano, que ella no acepto. Sin embargo, al ver que no podía convencer al rey, fingió perdonar el hecho, e invitó tanto a Sigmund como a Sinfiotli a la fiesta fúnebre que celebró en honor de su hermano.

Había muchos invitados a la fiesta, y Borghild, la reina, llevó bebida para cada uno. Cuando se acercó a Sinfiotli con el gran cuerno en la mano, le dijo:

—«Bebe ahora, hermoso hijastro».

Pero cuando el joven miró el cuerno respondió:

—«No, no lo haré, porque la bebida está encantada».

Entonces la reina se rio y le entregó el cuerno a Sigmund, que bebió la cerveza hasta la última gota, pues ningún veneno ni bebida encantada podía hacerle daño. Una segunda vez se acercó Borghild a Sinfiotli con el cuerno en la mano ofreciéndole la bebida, y de nuevo la rechazó, diciendo:

—«El truco está en la bebida».

Entonces Sigmund tomó el cuerno y lo vació mientras la reina se burlaba de Sinfiotli con sus temores y decía:

—«¿Por qué otros hombres tienen que beber tu cerveza por ti?»

Una tercera vez vino Borghild con el cuerno, y azuzó a Sinfiotli con estas palabras:

—«Bebe ahora, si hay en ti el corazón de un volsungo»

Así que tomó el cuerno, pero cuando miró en él, dijo:

—«Hay veneno en él».

Para entonces Sigmund estaba tan aturdido por la bebida que había olvidado el antiguo odio de la reina hacia el asesino de su hermano, y gritó a Sinfiotli:

—«Bebe y no temas nada»

Representación de una mujer que podría ser Borghild con un cuerno en su mano, en que posiblemente ofreció cerveza envenenada a Sinfiotli.
Representación de una mujer que podría ser Borghild con un cuerno en su mano, en que posiblemente ofreció cerveza envenenada a Sinfiotli.

Así que Sinfiotli bebió, y enseguida cayó muerto. Cuando Sigmund vio al joven muerto a sus pies, recuperó el sentido común y se entristeció mucho por las palabras que había pronunciado. Entonces levantó el cuerpo de Sinfiotli en sus brazos y lo sacó del salón del palacio, mientras los invitados al funeral permanecían en silencio, sin atreverse a interrumpir el dolor del rey. Es así que Sigmund siguió avanzando por el bosque hasta llegar a la orilla del mar, donde encontró una pequeña barca con un anciano sentado a los remos. El hombre llevaba un manto azul oscuro, y su sombrero ocultaba la mitad de su rostro; pero Sigmund no vio nada de esto, pues sus pensamientos estaban con su compañero muerto.

El anciano preguntó si querían ser llevados al otro lado de la bahía, y Sigmund se acercó con su amigo a la orilla del agua. En la pequeña barca no cabían todos, así que Sigmund depositó el cuerpo de Sinfiotli junto al barquero. Pero tan pronto como el cuerpo fue colocado dentro, la barca y el anciano desaparecieron, y Sigmund se encontró solo. Sin embargo, su corazón estaba lleno de alegría, pues sabía que era el propio Odín quien había venido a llevarse a otro volsungo para que se uniera a los héroes en el Valhalla.

Sigmund entrega el cuerpo de Sinfiotli a un barquero, que resulta ser Odín. Johannes Gehrts.
Sigmund entrega el cuerpo de Sinfiotli a un barquero, que resulta ser Odín. Johannes Gehrts.

Después de esto Sigmund regresó a su propia estancia, y la reina se volvió repugnante a sus ojos que no pudo soportar más verla y la expulsó del palacio. No muchos meses después de esto, le llegó la noticia de que Borghild había muerto.

En un país vecino vivía un rey rico que tenía una hija llamada Hiordis, la más bella y sabia de las mujeres. Cuando Sigmund se enteró de la belleza de la doncella, deseó casarse con ella, aunque él mismo estaba ya muy entrado en años. Así que eligió a los guerreros más valientes de su corte, y con sus caballos bien cargados de regalos, partió hacia el país donde vivía Hiordis. En el palacio del padre de esta fue recibido con gran realeza, y sus propuestas fueron acogidas con beneplácito; pero había otro rey que pedía la mano de la doncella, por lo que no pudo prometérsela a Sigmund. El padre de Hiordis temía que, cualquiera de los pretendientes que fuera rechazado, surgieran guerras y problemas, y por ello no sabía cómo responderles. Así que se dirigió a su hija y le dijo:

—«Eres una mujer sabia, y dejaré este asunto en tus manos. Escoge un marido para ti, y yo me atendré a tu elección aunque todo mi reino esté sumido en la guerra».

Entonces Hiordis respondió:

—«Aunque el rey Lyngi es mucho más joven que Sigmund, elegiré a Sigmund como esposo, pues su fama de guerrero es mayor y podemos confiar en su fuerza».

Así que Hiordis se casó con Sigmund el Volsungo, y se celebró una gran fiesta que duró muchos días. El rey Lyngi partió a su país, pero Sigmund sabía que volvería a saber de él. Una vez concluidas las fiestas de la boda, los volsungos regresaron a casa, pero sólo habían estado allí unos días antes de que se enviara a Sigmund la noticia de que el rey Lyngi había desembarcado en su costa con una hueste de seguidores, y exigía que los volsungos se enfrentaran a él en la batalla.

Sigmund sabía muy bien que un gran ejército había venido contra él, pero respondió que lucharía hasta que no quedara ningún hombre en su reino; y en consecuencia, reunió a su ejército y se enfrentó a las fuerzas del rey Lyngi en campo abierto. El enemigo se precipitó desde sus barcos en tal número que parecía no tener fin; y Sigmund vio que sus seguidores no serían rivales para la gran horda de combatientes que bajaban de los barcos del enemigo. Sin embargo, los volsungos lucharon valientemente cuando sonaron los cuernos que llamaban a los hombres a la batalla, y Sigmund, a la cabeza de su ejército, animó a sus seguidores a la lucha. Se abalanzó con valentía sobre las filas del enemigo, y no hubo yelmo ni escudo que resistiera el golpe de su espada. Luchó tan ferozmente que nadie pudo contar la historia de los que cayeron ante él, y sus brazos estaban rojos de sangre hasta los hombros.

Cuando la batalla había durado un largo rato, llegó de repente un hombre extraño en medio de la lucha. Llevaba un manto azul sobre los hombros, y un sombrero encorvado le cubría la cara para que nadie pudiera ver que sólo tenía un ojo. Avanzó hacia Sigmund con un escudo en alto; y el líder de los volsungos —ya agotado por la batalla— no sabía quién era el extraño, así que golpeó el escudo con todas sus fuerzas. La espada mágica nunca le había fallado en la batalla, pero ahora se partió por la mitad, y cuando sus pedazos cayeron al suelo, el extraño de la capa azul desapareció. Entonces Sigmund supo quién era el que había venido contra él, y perdió todo el ánimo para la lucha. Sus hombres cayeron rápidamente a su alrededor, y aunque luchó con valentía, como corresponde a un volsungo, vio que la batalla ya estaba perdida. Pronto él mismo recibió una herida mortal, y cuando sus hombres vieron a su líder caer de las filas, ya no tenían ninguna esperanza de victoria, y murieron luchando sin entusiasmo junto al cuerpo caído Sigmund.

Hiordis había abandonado el palacio con su sierva cuando comenzó la batalla, y estaba escondida en el bosque, donde la gente del rey Lyngi no podía encontrarla. Había traído consigo desde el palacio todo el oro y los tesoros que ella y su sierva podían llevar, para que la hueste vencedora no pudiera disfrutar de toda la riqueza de Sigmund. Cuando la mayor parte de los volsungos hubo caído en la batalla, y el rey Lyngi se supo vencedor, se apresuró a ir al palacio para tomar posesión de las riquezas de Sigmund y también de la reina de Sigmund. Pero cuando entró en el palacio, lo encontró todo confuso. Los cofres del tesoro habían sido vaciados, y ninguno de los asustados sirvientes pudo decirle lo que había sucedido ni dónde podría encontrarse la reina. Así que el rey Lyngi se contentó con las riquezas que encontró, y esa noche sus seguidores se divirtieron en los salones del Volsung, bebiendo cerveza y presumiendo de la victoria del día.

Cuando Hiordis oyó el ruido de las fiestas de medianoche, salió sigilosamente de su escondite y buscó a Sigmund entre los innumerables muertos. El campo de batalla era un lugar espantoso, y tanteó a ciegas y con miedo entre los heridos, con la esperanza de que fuera aquí y no entre los muertos donde encontrara a su señor. Por fin dio con Sigmund y trató de contener la sangre que aún manaba de sus heridas, pero él la apartó diciendo:

—«No permitiré que me curen, ya que Odín quiere que no vuelva a usar la espada».

Entonces la reina lloró en voz baja y respondió:

—«Si mueres, ¿quién nos vengará entonces?»

Y Sigmund dijo:

—«No temas que el último de los volsungos aún no se ha puesto en pie para realizar poderosas hazañas, pues a ti y a mí nos nacerá un hijo que será más grande que todos los que le han precedido. Guarda con cuidado los trozos de la espada de Odín que yacen aquí a mi lado, porque de ellos se hará una buena espada, y nuestro hijo la llevará, y con ella realizará grandes hazañas para que su nombre sea honrado mientras dure el mundo. Ahora vete, porque estoy cansado de mis heridas y me gustaría seguir a mis parientes. Pronto estaré con todos los volsungos que me precedieron».

La reina Hiordis guardó silencio, pero permaneció junto a Sigmund hasta el amanecer; y cuando supo que había muerto, recogió los trozos de la espada rota y los llevó consigo al bosque. Luego dijo a su sierva:

—«Cambiemos ahora de vestimenta, y en adelante llámate por mi nombre y di que eres la hija del rey. Mira hacia el mar, donde algunos barcos navegan ahora hacia nuestras costas. Ni el rey Lyngi ni los forasteros que se acercan me conocerán como la reina de Sigmund».

Entonces las mujeres se cambiaron de vestimenta y se quedaron observando los barcos mientras se acercaban a tierra.

Los recién llegados no eran de los seguidores del rey Lyngi, sino que eran vikingos que habían llegado a esa costa debido a la marea; y cuando desembarcaron se acercaron a la orilla y contemplaron con asombro el campo de batalla y el gran número de muertos. El líder de los vikingos era Alf, hijo de Hjalprek, rey de Dinamarca, y al contemplar el campo de batalla vio a las dos mujeres que lo observaban, por lo que envió a sus hombres a llevárselas. Cuando Hiordis y su sierva se presentaron ante Alf, este les preguntó por qué estaban así de solas y por qué había tantos hombres muertos en el campo. Entonces Hiordis, recordando la posición humilde que había asumido, guardó silencio, pero la sierva le habló como corresponde a la hija de un rey, y le contó la caída de Sigmund y la muerte de los volsungos a manos del rey Lyngi y sus huestes.

Cuando Alf se enteró de que la mujer con la que hablaba era de la casa real, le preguntó si sabía dónde estaba escondido el tesoro de los volsungos, y la sierva le contestó que tenía la mayor parte de él en el bosque. Así que le condujo al lugar donde se encontraba el oro y la plata; y era tal la maravilla de riquezas que los hombres pensaron que nunca habían visto tantas cosas valiosas amontonadas en un solo lugar. Todo este tesoro lo llevaron los vikingos a sus barcos; y cuando zarparon fue con las riquezas de Sigmund a bordo, así como con la reina Hiordis y su sierva. Pasaron muchos días en el mar antes de llegar a Dinamarca, y durante ese tiempo Alf habló frecuentemente con Hiordis y su doncella, pero a menudo se sentaba al lado de la esclava, creyendo que era la hija del rey.

Cuando los vikingos llegaron por fin a su propio país, fueron recibidos por la reina madre, que escuchó con gusto el relato de sus andanzas y acogió a los forasteros en el palacio. Antes de que pasaran muchos días en casa, se acercó al rey Alf y le preguntó por qué la más bella de las dos mujeres llevaba menos anillos y un atuendo más mezquino que el de su compañera.

—«Porque», dijo ella, «considero que la que has tenido menos en cuenta es la más noble de nacimiento».

Alf respondió:

—«Yo también he dudado de que sea realmente una sierva, pues aunque hablaba poco cuando la saludé por primera vez, se comportaba con orgullo como la hija de un rey. Pero para aclarar las dudas, hagamos una prueba de los dos».

Así que cuando los hombres estaban festejando esa noche, Alf dejó a sus compañeros y vino a sentarse junto a las mujeres. Dirigiéndose a la sierva, le dijo:

—«¿Cómo sabes cuál es la hora de levantarse en invierno, cuando no hay luces en el cielo?»

La sierva respondió:

—«En mi juventud solía levantarme al amanecer para comenzar mis tareas, mi cuerpo conoce las horas, así que ahora me despierto en cuanto amanece».

—«Malas costumbres para la hija de un rey» rió Alf, y, volviéndose hacia Hiordis, le hizo la misma pregunta.

La reina contestó entonces sin vacilar:

—«Mi padre me regaló una vez un pequeño anillo de oro, y este siempre se enfría en mi dedo cuando amanece. Así sé que pronto es hora de levantarse».

Al oír estas palabras, el rey Alf se levantó gritando:

—«Los anillos de oro no se dan a las siervas. Tú eres la hija del rey».

Entonces la reina Hiordis, viendo que no podía engañar a Alf por más tiempo, le contó la verdad sobre su historia, y cuando supo que era la esposa de Sigmund decretó que fuera tenida en gran honor. Poco tiempo después nació el hijo de Hiordis y Sigmund, y se produjo un gran regocijo en todo el reino, pues cuando el niño tenía pocos días, el rey Alf se casó con Hiordis, a quien había encontrado la más digna de las mujeres.

El niño era muy querido por su padrastro, y nadie que lo viera deseaba que otro sucediera al rey Alf en el trono, pues el niño era hermoso de ver, valiente y de aspecto audaz, incluso cuando era un bebé. Sus ojos tenían ya la agudeza de un halcón, y crecía tan erguido y fuerte que el corazón del rey Alf se llenó de alegría.

Cuando Regin llegó a esta parte de su historia, se volvió hacia Sigfrido y puso su mano en el hombro del joven, diciendo:

—«Los dioses te han colocado entre un pueblo bondadoso, y te han dado un padre adoptivo que siempre ha tratado de formarte en la sabiduría y en la fuerza. Pero tú no eres de este pueblo, y tu lugar no está entre ellos. Te esperan grandes hazañas, y has de ser digno de tu raza. Todo lo que podía enseñarte, lo has aprendido. Por lo tanto, sal y gana con tu propia mano una fama que se sumará a la gloria de los volsungos. Mañana fabricarás una espada para tu uso, y será más poderosa que cualquiera que haya salido de nuestras manos. Pero dejemos ahora el cuento y durmamos, pues ya es casi de día, y sólo una chispa brilla en la fragua».

Al día siguiente Sigfrido preparó el fuego, pero antes de poner el acero en él preguntó a Regin qué había sido de las piezas de la famosa espada de Odín.

—«Nadie sabe dónde están escondidas», respondió el maestro, «pues a la muerte de tu madre Hiordis, el secreto se perdió, y nadie puede saber dónde puede estar el lugar donde se esconden».

Así que Regin seleccionó el mejor acero para la espada de Sigfrido, y el joven se puso a trabajar con entusiasmo, pues la historia de Regin había llenado de un ardiente deseo de salir a tierras lejanas y hacer grandes hazañas dignas de su nombre y de su raza. Durante siete días y noches no abandonó su fragua, sino que se quedó templando y probando su acero, y desechando toda pieza que no pareciera perfecta. Por fin se terminó una espada que prometía ser digna de un volsungo. Regin la elogió mucho y dijo que nunca había sentido un filo más fino. Pero Sigfrido sólo dijo: «Probémoslo». Así que tomó la espada y golpeó con todas sus fuerzas sobre el yunque. La hoja se rompió en una docena de pedazos.

Nada desanimado, Sigfrido se puso a trabajar de nuevo, y pasó muchos días y noches en su fragua, olvidando a menudo comer o dormir en su afán por terminar su tarea. Cuando por fin el acero estuvo bien templado y parecía de perfecta construcción, llamó a Regin y le pidió que probara su resistencia.

—«No, no desgastemos el filo», respondió el maestro; «no es necesario ponerlo a prueba, pues puedo ver que es verdaderamente fuerte».

Pero Sigfrido tomó la espada y volvió a golpear sobre el yunque; esta vez la hoja se torció, aunque no se rompió en pedazos.

Entonces Regin le rogó que no lo intentara más, pero el joven, sombrío y decidido, volvió a la fragua y preparó sus herramientas para otro esfuerzo.

Aquella noche se detuvo muchas veces en su trabajo, y a menudo se sintió tan desanimado que estuvo tentado de abandonar la tarea; pero cada vez que esto pasaba, se avergonzaba de su debilidad y volvía a ponerse a trabajar con valentía.

Una vez, cuando se sentó junto al fuego para descansar, fue consciente de que había alguien en la habitación, pero pensando que era Regin, que había venido a inspeccionar su trabajo, no levantó la vista para verlo. Sin embargo, al final el silencio se hizo incómodo y Sigfrido se volvió.

Cerca de él había un hombre alto envuelto en un manto azul oscuro. Su barba y su cabello eran muy largos y muy blancos, y a la tenue luz del fuego Sigfrido se dio cuenta de que sólo tenía un ojo. Su rostro era amable, y toda su presencia tenía un aire a la vez gentil y tranquilizador, pero algo en él llenaba al joven de un extraño temor. Esperó a que el desconocido hablara, pero no dijo nada, y Sigfrido empezó a temblar de miedo. En ese momento, el anciano sonrió y le entregó los trozos de una espada rota. Sigfrido los cogió con asombro, pero antes de poder formular una pregunta se encontró de repente solo; el desconocido había desaparecido.

A la mañana siguiente, Sigfrido se apresuró a ir a ver a Regin y le habló de su extraño visitante. Regin pensó al principio que el muchacho había estado soñando, pero cuando vio los trozos de espada rota, gritó con alegría:

Sigfrido prueba la recién construida espada Balmung
Sigfrido prueba la recién construida espada Balmung

—«Que la fortuna te acompañe, Sigfrido, pues no ha sido otro que Odín quien te ha visitado, y estos trozos son de la famosa espada que en otros tiempos el soberano de los dioses regaló a tu padre. Ahora no hay que temer por tu futuro, ya que Odín ha elegido velar por tu bienestar; y por su decreto te mantendrás o caerás».

Agarrando firmemente los trozos de la espada de Odín en su mano, Sigfrido los soldó en un arma poderosa, la más fuerte que jamás había salido de la mano del hombre, la poderosa espada Balmung. Luego le pidió a Regin que probara el temple de la nueva espada, y cuando el maestro la miró, le pareció que un fuego ardía a lo largo de los bordes de la espada. Entonces Sigfrido agarró el arma con sus dos manos y golpeó con todas sus fuerzas el yunque, pero ningún trozo de acero cayó destrozado a sus pies, pues la espada había cortado el yunque en dos con la misma facilidad que si hubiera sido una pluma. Así que Sigfrido quedó satisfecho.