El final del tesoro de Andvari

La muerte de Sigfrido llena de tristeza a toda Borgoña, pero pasados unos días tras el asesinato del héroe, Hagen convence a Gunther de ir en busca del tesoro de Sigfrido, tesoro sobre el que como bien sabemos pesa la maldición del enano Andvari, una maldición que aún tiene víctimas pendientes.

El final del tesoro de Andvari

Aunque la noticia de la muerte de Sigfrido se había extendido por toda la ciudad, nadie se atrevió a comunicar la terrible noticia a Krimilda, que estaba sentada en su jardín con sus doncellas, esperando el regreso de su señor. El día estaba ya muy avanzado, y ella empezaba a preguntarse por su larga demora, cuando el sonido de algún alboroto en la calle llegó a las ventanas de su cámara, y se asomó para ver qué podía ser ese ruido inusual. Al principio temió que se tratara de un estallido de guerra, pero la solemne procesión que se dirigía hacia el palacio no era marcial, sino que estaba llena de la horrible quietud de una marcha fúnebre. Vio que alguien era llevado a hombros por los hombres -un muerto- y que los demás eran sus seguidores de luto. Se preguntó quién podría ser, y por qué lo traían a palacio.

Entre el grupo de caballeros que formaban la comitiva fúnebre, distinguió en seguida las figuras de Gunther y Hagen, y comenzó a temblar de miedo y presentimiento al ver que Sigfrido no estaba con ellos. Esforzó los ojos para ver si podía reconocer los rasgos de los muertos, pero estaba demasiado lejos y no podía ver; así que esperó temerosa junto a la ventana, mientras la procesión se abría paso por el patio y luego entraba en el gran salón. Incapaz de soportar el suspenso por más tiempo, salió de la habitación y se apresuró a bajar para reunirse con su hermano y recibir noticias de Sigfrido. Pero en cuanto entró en el salón, los rostros de los hombres le dijeron todo lo que deseaba saber, y no necesitó preguntar quiénes eran los muertos.

Todos en el palacio compartían el dolor de la gentil esposa de Sigfrido, y toda la ciudad lloraba con ella la pérdida de alguien tan querido como el héroe al que Hagen llamaba "extranjero".

Krimilda junto a Sigfrido que está muerto, llena de dolor acusa a Hagen de su muerte, en una pintura de Emiliana Lauffner.
Krimilda junto a Sigfrido que está muerto, llena de dolor acusa a Hagen de su muerte, en una pintura de Emiliana Lauffner.

Mientras la primera conmoción de la trágica muerte de Sigfrido absorbía todos los pensamientos y sentimientos de Krimilda, no se dio cuenta del papel que Hagen había desempeñado en el suceso; pero a medida que pasaban los días y tenía tiempo para pensar en todo lo que había sucedido antes, recordó cómo su tío le había sonsacado traidoramente el secreto del punto vulnerable de Sigfrido, y cómo ella misma, a petición de él, había cosido la marca fatal en la capa de su marido. Había oído que fue la mano de Hagen la que dio muerte a Sigfrido, pero no podía creerlo culpable de tan terrible acto. Así que un día fue a ver a Hagen llorando y le pidió que le dijera quién había matado a Sigfrido.

—"La verdad de lo sucedió no es algo que deban saber los oídos de una mujer", respondió Hagen, "y si murió por mi mano o por la de otro es de poca importancia. Fue la voluntad de las Nornas, que rigen la vida de cada hombre, y sus decretos nadie puede cambiarlos ni evitarlos."

Cuando se fijó el día para encender las grandes hogueras funerarias, todos los príncipes de Borgoña acudieron para asistir a la solemne fiesta, y trataron de rendir homenaje al héroe muerto, trayendo ricos regalos para depositarlos sobre la pira funeraria.

Esta imponente estructura fue erigida frente al palacio, y el día señalado los principales señores de la casa de Gunther trajeron el cuerpo de Sigfrido desde el palacio donde había permanecido, y lo colocaron con dolor sobre la pira funeraria. Junto a él se depositaron su armadura y su mágica Tarnkappe, y por último la famosa espada Balmung. El rey había ordenado que Greyfel fuera cuidadosamente custodiado por temor a que, si era llevado a la escena, saltara a las llamas y pereciera con su señor.

Alrededor de estas cosas, que eran sagradas para la memoria de Sigfrido, los príncipes de Borgoña amontonaron sus más costosos regalos, y todo estaba listo para que se encendiera el fuego. Pero ninguno de los hombres de Gunther se atrevió a poner una antorcha en la madera, y una espantosa quietud cayó sobre toda la asamblea. Al final, Hagen se adelantó con valentía y puso una antorcha en la pila de troncos que formaban la pira funeraria. En un momento toda la estructura ardió, y las hambrientas llamas saltaron hacia el cielo.

Gunther se quedó parado, temblando y temeroso, por si Odín enviaba algún terrible castigo a quien había matado a su héroe elegido. Krimilda, llorando, escondió su rostro entre las manos, pues no podía observar el terrible fuego. En los rostros de todos los observadores se reflejaba una gran pena, pues ningún príncipe de Borgoña les era tan querido como Sigfrido, aunque viniera de una tierra extranjera. Sólo Hagen no mostraba dolor ni signo alguno de arrepentimiento por su acto, sino que permanecía impasible, como un dios sombrío y vengador.

Entonces, de repente, apareció una figura en medio de todos ellos, salvaje y desaliñada, y aparentemente loca de dolor. Era Brunilda, antaño una valquiria, que venía a reclamar su muerte. Volviéndose hacia el asombrado grupo de dolientes, gritó exultante:

—"Mirad, pueblo de Borgoña, por última vez a vuestra reina, a la que habéis visto cumplir la suerte común de las mujeres mortales, y sabed que una vez fui una doncella de escudo, una de las valquirias de Odín. Fui condenada al sueño eterno por el gran Padre Todopoderoso, pero fui rescatada por Sigfrido, el héroe que no conoce el miedo. Y aquí yace quien cabalgó a través del muro de fuego para despertarme, y quien me ganó en los juegos con su fuerza divina, aunque tu cobarde rey Gunther me reclamó falsamente. Aquí yace Sigfrido, el héroe elegido por Odín y la verdadera pareja de la doncella guerrera de Odín. Por lo tanto, sólo por él Brunilda siente amor, y sólo con él se casará. La valquiria sólo se rinde ante el héroe más grande".

Diciendo esto, saltó a la pira funeraria, y en un momento pereció junto a Sigfrido en las llamas.

Brunilda se lanza sobre la pira funeraria muriendo a la par que su amado Sigfrido.
Brunilda se lanza sobre la pira funeraria muriendo a la par que su amado Sigfrido.

¿Y qué hay del malogrado tesoro sobre el que aún recae la maldición de Andvari?

Cuando pasó la conmoción de los terribles sucesos relacionados con la muerte de Sigfrido, y la tranquilidad volvió al palacio de Gunther, Hagen se presentó un día ante el rey y le dijo:

—"Recuerdas que Sigfrido regaló todo su tesoro a Krimilda el día de su boda, y aunque el tesoro nunca fue llevado a Borgoña, aún permanece en posesión de tu hermana. Suplícale, por lo tanto, que lo traiga aquí; y, para lograr tu objetivo más fácilmente, dile que puede honrar la memoria de Sigfrido distribuyendo su riqueza entre los pobres. Cuando tengamos el tesoro en nuestras manos, nos encargaremos, sin embargo, de que no se haga ninguna tontería."

El pusilánime Gunther, siempre bajo el control de Hagen, buscó a Krimilda y le contó las grandes cosas que podrían hacerse en honor de Sigfrido, si tan sólo se pusiera a su disposición el tesoro de la cueva del dragón. Krimilda no sospechaba de su hermano, pues no sabía qué papel había jugado en la muerte de Sigfrido, así que escuchó de con interés sus palabras y dijo:

—"Se hará tal y como dices, pues nada puede ahora consolarme en mi dolor, salvo alguna forma de hacer más querido el nombre de Sigfrido en el corazón del pueblo".

Entonces entregó a Gunther el anillo de la serpiente que Sigfrido le había dado, y le dijo dónde encontrar el famoso tesoro en la cueva de Glistenheath. Le pidió que guardara el anillo con cuidado, pues Andvari podría haberse apoderado de nuevo del tesoro, aunque lo cedería al portador del anillo.

El rey tomó el anillo de manos de Krimilda y se dirigió con él a Hagen, quien inmediatamente se puso a trabajar en los preparativos para transportar el tesoro a Borgoña.

En pocos días se preparó un gran número de carros, y con ellos se enviaron cien hombres para recoger todo el tesoro y llevarlo a palacio. Aunque la mayoría de los hombres eran seguidores de Hagen, éste no podía confiar en que fueran solos en esta importante misión, así que se puso el anillo de Sigfrido en su propio dedo y dirigió la expedición él mismo.

El tesoro se encontró bien guardado en la cueva de Fafnir, y no se había llevado ni una sola pieza de oro desde que Sigfrido se marchó tras matar al dragón. El enano Andvari seguía guardando el tesoro que una vez había sido suyo; pero cuando Hagen mostró el anillo de la serpiente, permitió que el extraño entrara en la cueva. Hubiera preferido entregar el tesoro al propio Sigfrido, sin embargo, la posesión del anillo de la serpiente convertía a su portador en el legítimo propietario de todo el tesoro. Así que Andvari se vio obligado a admitir el reclamo de Hagen y a ayudarle a llevarse el oro.

Hagen habla con el enano Andvari, antes de que este le entregue el tesoro. Dibujo de Artur Rackman
Hagen habla con el enano Andvari, antes de que este le entregue el tesoro. Dibujo de Artur Rackman

Algunos días más tarde, el grupo que había partido del palacio de Gunther con las manos vacías regresó cargado con tal riqueza de oro y piedras preciosas que todas las riquezas de Borgoña parecían nada en comparación. Este gran tesoro se guardó en el palacio de Gunther, y Krimilda se alegró mucho de encontrar tanta riqueza a su disposición.

Se volvió muy pródiga en regalos, y estaba deseosa de derramar todas sus riquezas, con tal de honrar aún más la memoria de Sigfrido. Nadie que viniera a pedirle limosna se iba con las manos vacías, y el palacio estaba siempre lleno de solicitantes de su generosidad. Este extravagante reparto se prolongó durante algún tiempo, hasta que un día Hagen se presentó ante el rey y le dijo:

—"Si tu hermana sigue repartiendo tanto oro entre el pueblo, pronto lo tendremos ocioso y rebelde, y entonces nos será inútil en tiempos de guerra. Pídele, pues, que deje de dar".

Pero Gunther contestó:

—"Ya le he causado suficiente dolor con mis malas acciones, y si este derroche de donaciones puede suavizar su pena, que siga disponiendo de su riqueza como le plazca, aunque agote todo el tesoro."

Sin embargo, Hagen decidió que no debía ser así, y viendo que no podía obtener ayuda del rey, planeó conseguir su fin por otros medios. Así que aparentó aprobar los generosos regalos de Krimilda, y con el tiempo la convenció de que le diera acceso al tesoro, para que pudiera ayudarle a disponer de él.

Entonces, una noche oscura, reunió a un grupo de sus propios seguidores y robó todo lo que quedaba del tesoro. Lo sacaron del palacio por un pasadizo secreto y lo llevaron al río, donde Hagen lo hundió a muchas brazas de profundidad. Ni él ni nadie pudo recuperarlo nunca, pero al menos estaba fuera de las manos de Krimilda.

De este modo, el tesoro de Andvari, con su fatídica maldición, quedó para siempre fuera del alcance de los hombres; aun así el encanto y el misterio que rodeaban su nombre perduraron a lo largo de todos los siglos siguientes, y hasta no mucho tiempo los navegantes del río Rin seguían buscando algún atisbo del tesoro hundido.

Fuentes consultadas: