De dioses y hombres: La leyenda de Agnar y Geirrod.
Mitología Nórdica

De dioses y hombres: La leyenda de Agnar y Geirrod.

Agnar y Geirrod, son dos hermanos que contaron con al bendición de Frigga y Odín, ambas deidades intervendrían de manera importante en sus vidas.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS


Cerca de la sala del consejo de Odín había un bello edificio blanco llamado el Salón de las Nieblas (Frensalir), y aquí se sentaba Frigga, la esposa de Odín, haciendo girar las nubes de muchos colores. Pasaba largas horas al lado de su rueda dorada; y cuando giraba de día, las nubes eran blancas y suaves y lanudas; pero hacia el atardecer Frigga ponía un toque de color en su trabajo, y entonces los cielos brillaban con amarillo y violeta y rojo. Fue a través de la cuidadosa esposa de Odín que la nieve cayó abundantemente en invierno, porque entonces Frigga agitaba su lecho de plumas, y lo preparaba para el toque del sol primaveral. A su orden, la lluvia caía durante todo el año, para que las calles de Asgard estuvieran siempre impecables. También fue Frigga quien hizo el maravilloso regalo del lino a los hombres; y enseñó a las mujeres a hilar y tejer.

Frigg hilando las nubes en una intura de JC Dollman.
Frigg hilando las nubes en una intura de JC Dollman.

A Frigga le gustaban mucho los niños; y un día, mientras miraba a la tierra, vio a dos niños pequeños jugando juntos a la orilla del mar. Eran Geirrod y Agnar, hijos de un rey rico (el rey Hraudung); y Frigga llegó a quererlos mucho. Estaba tan ansiosa por hablar con ellos y conocerlos, que persuadió a Odín para que la acompañara hasta la tierra; y, habiéndose disfrazado como un viejo pescador y su esposa, tomaron posesión de una cabaña desierta. Esta cabaña estaba en una isla a muchas millas del país donde Geirrod y Agnar vivían; pero Odín le prometió a Frigga que a pesar de esto, los niños vendrían a ella.

Un día Geirrod y su hermano salieron a remar en su bote, y una tempestad se desató haciendo que la pequeña embarcación volara lejos en el mar. Los jóvenes se asustaron terriblemente; y el viento los arrojó sobre las furiosas olas hasta que seguramente habrían perecido si Odín no los hubiera vigilado. Evitó que su frágil barco se hundiera, y lo guió hasta la misma orilla en la que él y Frigga vivían en la pequeña cabaña. Los chicos se alegraron mucho cuando sus pies volvieron a tocar la tierra firme; porque estaban cansados y hambrientos y con frío, y también bastante asustados. Sabían que debían estar lejos de su país; pero estaban tan contentos de estar fuera del alcance de las olas que poco les importaba la tierra a la que el viento los había llevado.

Cuando empezaron a mirar a su alrededor, encontraron que la isla estaba muy desolada y desnuda, sin flores ni frutas ni bayas que se vieran por ningún lado. Nada parecía crecer allí excepto arbustos bajos y espinosos que los arañaban y rasgaban sus ropas mientras intentaban abrirse camino en la isla. Pronto empezó a oscurecer y los muchachos tropezaron indefensos entre las zarzas; pero al final vieron el destello de una luz y se dirigieron a tientas hacia ella. Llegaron a una pequeña cabaña, por cuya ventana abierta fluía la luz amistosa y, sin dudarlo un instante, llamaron con fuerza a la puerta.

Estaban un poco sorprendidos por la aparición de las dos personas dentro de la cabaña; pues aunque estaban vestidos de forma sencilla como campesinos, había algo en su porte que recordaba a Geirrod y Agnar a los señores invitados que se habían sentado a la mesa de su padre. Pero los muchachos estaban demasiado hambrientos y cansados para prestar mucha atención a la amable gente que los acogía, aunque estaban agradecidos por la comida y la ropa seca y un lugar cálido junto al fuego. Algunos días después, Geirrod preguntó a su anfitrión cómo un pescador podía permitirse unas camas tan maravillosamente suaves y comida digna de los reyes. Agnar no hizo preguntas, pero se preguntó por qué las flores florecían tan abundantemente alrededor de la puerta de la cabaña, y por qué los pájaros cantaban todo el día.

La tormenta era demasiado fuerte como para que los jóvenes intentaran aventurarse en el mar durante muchos días; e incluso cuando la tormenta había pasado, las olas parecían oscuras y amenazantes. Se acercaba el invierno y había pocas posibilidades de que el mar se calmara; así que Geirrod y Agnar se quedaron día tras día en la casa de los pescadores, sin necesidad de ser persuadidos para quedarse con sus nuevos amigos. Geirrod pasó todo su tiempo con el pescador (llamado Grimmer), aprendiendo el conocimiento del mar y convirtiéndose en un experto en el uso de la lanza, así como de la red y el sedal. También se le enseñó a cazar las piezas que abundaban en la isla, y se enorgulleció de su habilidad con el arco. Todo el día se quedaba al lado del pescador, escuchando, aprendiendo y preguntándose por el gran conocimiento que su compañero tenía de las cosas que habían sucedido antes de que el mundo fuera hecho. Escuchó muchos cuentos de héroes, y aprendió de las valientes acciones que habían hecho los hombres de su propia raza. Sabía que el pescador contaba estas historias para que él mismo pudiera ver lo bueno que era ser valiente, fuerte y noble; y Geirrod, que era por naturaleza egoísta y cruel, se sintió tan emocionado por las conmovedoras palabras del anciano que deseaba ser como los héroes cuyas vidas eran tan alabadas.

Agnar solía quedarse con la esposa del pescador en la cabaña, pues era más amable y tímido que su hermano, y prefería ayudar a su amable madre adoptiva en lugar de cazar con Geirrod o aventurarse en el mar para arponear un gran pez. Agnar también escuchó muchas historias mientras estaba sentado al lado de la buena esposa mientras hilaba su lino; pero no eran cuentos de héroes ni historias de aventuras. Le contó cómo el dios Freyr hace florecer las flores y madurar los frutos, y cómo su hermana Freya vigila la tierra durante toda la primavera. Habló del amor que estos dos tenían por todas las cosas bellas de la naturaleza, por la música y la poesía, y cómo incluso miraban con deleite el baile de las hadas en Elfheim. Le contó lo maravillosa que era la ciudad de Asgard cuando el sol brillaba en las anchas y doradas calles; y cómo los sonidos resonaban en la gran sala llamada Valhalla, donde Odín se deleitaba con los héroes elegidos en el campo de batalla.

Así que el invierno pasó rápidamente, y cuando llegó la primavera los pescadores construyeron un nuevo y fuerte barco en el que los muchachos debían hacer su viaje de regreso a casa. Entonces Geirrod y Agnar se despidieron de la amable gente con la que habían pasado tantos días felices. A regañadientes se alejaron de la amistosa isla, y pronto tuvieron la oportunidad de ver su propio país. Un viento favorable los llevó suavemente todo el camino, pues Odín había ordenado a Njord, el dios de la tormenta, que mantuviera sus vientos bravos bajo control. A medida que el barco se acercaba a las costas conocidas, Geirrod olvidó todas las generosas lecciones que el pescador había tratado de enseñarle, y comenzó a mirar con odio a su hermano. Como Agnar era el mayor de los dos, heredaría el reino; así que Geirrod se llenó de una repentina rabia contra el gentil muchacho que se interponía en su camino para convertirse en rey.

Mientras el barco se acercaba a la orilla, Geirrod saltó, y dando al barco un fuerte empujón hacia el mar abierto, gritó: "Vuelve a la isla, débil y tímida muchacha. No estás en condiciones de ser rey". Luego, siendo un nadador robusto, se dirigió a la tierra. El barco se desvió de nuevo al mar, y llevó a Agnar a una tierra extraña, donde vivió muchos años. Finalmente volvió a su país disfrazado y se convirtió en un sirviente en el palacio de su padre, pero para entonces Geirrod ya había sido nombrado rey. Cuando Geirrod nadó hasta la orilla, se apresuró a ir a su padre y le contó toda la historia de su aventura con el pescador de la isla. Cuando el rey preguntó por Agnar, Geirrod dijo que su hermano se había ahogado en el viaje de vuelta a casa al caer por la borda del barco. Como no había razón para dudar de esta historia, el rey lloró por Agnar como si estuviera muerto; y el hermano menor fue reconocido como heredero al trono. No muchos años después, el rey murió y Geirrod fue nombrado gobernante de todo el reino.

Cuando Odín y Frigga, que hacía tiempo que habían dejado la isla y regresado a Asgard, se enteraron de lo que había sucedido con sus favoritos, Odín estaba muy orgulloso de que Geirrod se hubiera convertido en un gran rey. Sin embargo, Frigga se lamentaba de que el gentil Agnar hubiera sufrido por la traición de su hermano, y odiaba verle trabajando como sirviente en la sala de Geirrod. Cuando Odín elogiaba a su antiguo alumno, decía: "Es un gran rey, pero un hombre cruel. Ningún extraño se atrevería a confiar en su misericordia".

Frigga y Odín conversando acerca de la vida de sus dos protegidos. Pintura de Lorenz Frolich.
Frigga y Odín conversando acerca de la vida de sus dos protegidos. Pintura de Lorenz Frolich.

Ahora bien, como la falta de amabilidad con un extraño era un rasgo muy despreciable en aquellos días, esta burla de Frigga despertó la ira de Odín; y determinó mostrarle que Geirrod no era el rey sin corazón que ella afirmaba. Así que se disfrazó como un viejo viajero, y se presentó en el palacio de Geirrod pidiendo comida y refugio. Frigga, sin embargo, estaba igualmente decidida a probar la crueldad de Geirrod, y así defender a su favorito, Agnar. Así que envió en secreto un mensajero al rey para que se cuidara de un extraño anciano que vendría al palacio reclamando los derechos de hospitalidad.

Odín se sorprendió mucho cuando se encontró con el uso rudo a manos de los sirvientes de Geirrod, sin saber que el rey les había ordenado apoderarse de cualquier viajero anciano que pudiera venir al palacio. No fue bienvenido a la mesa bien llena como esperaba, sino que fue rudamente arrastrado ante el rey. Ahora Geirrod, creyendo que era el extraño del que se le había advertido que tuviera cuidado, ordenó al anciano que dijera su nombre y el objeto de su visita. El viajero se puso de pie con la cabeza inclinada, negándose a hablar; y esto enojó tanto al rey que amenazó al anciano con la tortura y la muerte si no respondía.

Mientras el extraño seguía callado, Geirrod ordenó a sus sirvientes que lo encadenaran a un pilar en el gran salón y que construyeran a cada lado de él un fuego caliente cuyas llamas lo torturaran sin destruirlo. Así que arrastraron al anciano sin resistencia hasta el pilar y lo ataron con cadenas demasiado fuertes para que hasta el guerrero más fuerte las rompiera. Luego encendieron fuegos a ambos lados de él y se apartaron, riendo y burlándose de la temblorosa figura que parecía agazaparse en terror contra el pilar.

Durante ocho días y noches los fuegos se mantuvieron encendidos, y durante todo este tiempo el cruel rey no permitió que se diera carne ni bebida a su prisionero. Pero una noche, cuando los vigilantes se adormilaron con la cerveza y el calor del fuego, un sirviente entró suavemente en la sala con un gran cuerno para beber en la mano. Se lo llevó al anciano, que parecía sufrir mucho, y sonrió felizmente cuando vio al prisionero vaciar la bebida fresca hasta la última gota. Este sirviente era Agnar, el hermano del rey, al que todos creían muerto.

Grimnir, el nombre que tomó Odín para acudir ante Geinord, siendo torturado envuelto en llamas, mientras un jóven Agnar le entrega un poco de agua. Pintura de George Wright.
Grimnir, el nombre que tomó Odín para acudir ante Geinord, siendo torturado envuelto en llamas, mientras un jóven Agnar le entrega un poco de agua. Pintura de George Wright.

A la mañana siguiente, Geirrod reunió a todos sus nobles en el gran salón, y comenzaron a alegrarse por la miseria del prisionero, preguntándole si podía hablar ahora y decirles quién era y de dónde venía. El anciano sacudió la cabeza, negándose a hablar; pero de repente, para asombro de todos, empezó a cantar. Y mientras cantaba, los oyentes se quedaron extrañamente callados, mientras un miedo sin nombre se apoderaba de toda la comitiva al ver ya no la figura agazapada junto al pilar, sino una alta forma de mando ante cuya terrible majestad se encogieron temblorosos y asustados.

Odín envuelto en llamas mientras Agnar se acerca con un cuerno lleno de agua para saciar la sed del dios. Pintura de W.G. Collingwood.
Odín envuelto en llamas mientras Agnar se acerca con un cuerno lleno de agua para saciar la sed del dios. Pintura de W.G. Collingwood.

Mientras continuaba el canto, el poder y la dulzura de la música llenaron los salones que resonaban; y cuando el canto terminó, las cadenas cayeron repentinamente de los brazos del prisionero y éste se puso de pie -con un terrible poder acusador- ante los ojos de la gente aterrorizada. Tanto Geirrod como sus nobles sabían ahora que un dios había venido entre ellos; y el rey, temiendo por su vida, trató locamente de defenderse. Agarró su espada y corrió ciegamente hacia la forma alta que se le enfrentaba, olvidando -en su terror- que ningún arma podía prevalecer contra un inmortal. Cegado por su furia, cayó de bruces sobre su propia espada, y en un momento yacía muerto a los pies de Odín.

Entonces el Padre Todopoderoso llamó a Agnar y le pidió que tomara el lugar que le correspondía en el trono que su hermano había usurpado. El pueblo acogió con alegría a un gobernante más amable; y Odín, habiendo reparado los errores que la crueldad de Geirrod había creado, volvió ahora a Asgard para informar a la ansiosa Frigga de que su favorito había sido finalmente nombrado rey.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor esta disponible online en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor esta disponible online en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Picard, R. G. (1988). The ravens of Odin: the press in the Nordic nations. Ames: Iowa State University Press.
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.

Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...