¿De cómo Thor luchó contra el gigante Hrungner?

¿De cómo Thor luchó contra el gigante Hrungner?
Una antigua tradición germánica les indicaba a los niños no tirar piedras de una manera muy fuerte al suelo, ya que podrían enfadar a Thor, en este episodio explicamos el por qué de esta tradición.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

Buena parte de las costumbres que tenemos en cada uno de nuestros países esta relacionada con leyendas antiguas que justifican de una manera directas una u otra actividad, una antigua tradición nórdica indicaba a los niños evitar tirar piedras contra el suelo de manera muy fuerte, ya que esto podía desencadenar el enojo de Thor el dios del trueno, en este episodio conoceremos la historia acerca del porque de esta antigua costumbre.

Antes de continuar, quiero disculparme por este lapso en el que no he subido nuevos episodios, diversas situaciones hacen que no pueda dedicarle mas tiempo a este proyecto que es un hobby, debido a eso no he podido grabar y editar cada uno de los episodios, ahora sin embargo, ya mejor instalado, espero poder mejorar la frecuencia con la que publico, si te gusta la mitología te recomiendo suscribirte a la newsletter del podcast en la página web www.mitosymas.com, y si quieres apoyar a este proyecto puedes compartir este episodio en tus redes sociales y seguir nuestras redes, lo encontraras como Mitos y más en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, finalmente si has descubierto algo nuevo escuchando estos episodios y quieres ayudarme a que le pueda dedicar mas tiempo al desarrollo de los guiones, puedes invitarme a un café virtual por medio del enlace que esta en al descripción de este episodio o mediante la pagina web del podcast.

Bienvenidos a Mitos y más un espacio en el que cuentos mitos, leyendas y folclore de todo el mundo, historias desarrollados por diversas culturas en las que dioses, monstruos, héroes y humanos conviven, algunas increíblemente populares que crees conocer pero cuyos orígenes y trasfondo te sorprendería, otras poco extendidas, que no has escuchado pero que tiene mucho que decir.

Un día Odín hizo un largo viaje hacia la tierra que está más allá del mar del norte y mientras en su camino de regreso a casa pasaba por Jothunheim, atravesó a toda velocidad ese lúgubre país. Lo hizo con la rapidez del viento, montando en su maravilloso caballo Sleipnir, el que lo llevaba sobre el hielo y la nieve que se acumulaban en el suelo congelado; y a veces, cuando las montañas se alzaban muy altas delante de ellos, el caballo se elevaba en el aire, atravesando la niebla y las nubes tan fácilmente como un gran pájaro.

Odin montando a Sleipnir, lo interesante de este caballo es que nació como hijo de Loki, que tuvo que entretener a Svaldifari, el caballo que ayudaba a un gigante a construir la muralla de Asgard.
Odin montando a Sleipnir, lo interesante de este caballo es que nació como hijo de Loki, que tuvo que entretener a Svaldifari, el caballo que ayudaba a un gigante a construir la muralla de Asgard.

Entonces, cuando los cascos dorados de Sleipnir prendían fuego sobre las duras rocas que parecían brotar por todas partes bajo sus pies, Odín se regocijaba con la fuerza y la belleza de su caballo, porque sabía que no había ningún animal igual en todo el mundo. Casi había cruzado el último tramo del desolado país de Jothunheim, cuando vio a un gigante sentado en una roca, con su caballo parado a su lado. Cuando Sleipnir pasó corriendo, el gigante gritó: «¡Oh! Extraño. ¿Por qué cabalgas tan rápido?»

Odín tiró de las riendas y volvió a la roca donde estaba sentado el orador. El gigante miró fijamente la espléndida cabeza y el cuello arqueado de Sleipnir; luego dijo: «Es un buen caballo el que tienes».

«No hay ningún corcel que pueda igualarlo en belleza o en rapidez», respondió Odín, orgulloso. El gigante frunció el ceño ante estas palabras jactanciosas y respondió con enfado:

«No tan rápido, amigo mío. Es más fácil hablar que demostrar la verdad de las palabras. Pues mi caballo Goldfax es tan fino como el tuyo; y no hay nada que lo iguale en velocidad en toda la tierra de Jothunheim.»

Goldfax cuyo nombre puede sr interpretado como crines doradas es el caballo del gigante Hrungner, este caballo esta presente en el juego Final Fantasy XIV como podemos ver la imagen captura de este juego.
Goldfax cuyo nombre puede sr interpretado como crines doradas es el caballo del gigante Hrungner, este caballo esta presente en el juego Final Fantasy XIV como podemos ver la imagen captura de este juego.

«¡Jothunheim!» exclamó Odín, con desprecio. «¿Qué podrías esperar de un país como este? Mi corcel se crio en las soleadas praderas de Asgard, donde permanece día y noche.»

«Bueno, sea lo que sea, no hay necesidad de malgastar palabras alardeando», dijo el gigante. «Hagamos una carrera y demostremos de quién es el mejor caballo».

Odín aceptó con gusto; y cuando el gigante montó su caballo Goldfax, los dos jinetes emprendieron un galope que hizo que las colinas se volvieran a reedificar con el sonido del ruido de los cascos. Sleipnir, encantado ante la perspectiva de una carrera con algo que valiera la pena, echó la cabeza hacia atrás y corrió como una flecha hacia Asgard. El gigante le siguió de cerca, y estaba tan lleno de la emoción de la persecución que no se dio cuenta de que le llevaban a las puertas de su enemigo. Heimdall, que estaba mirando por el puente del arcoíris, miró sorprendido como el soberano de Asgard pasaba rápidamente; y hubiera dado la alarma habitual al ver el gigante que le seguía, si Odín no le hubiera hecho una señal para que dejara pasar al extraño caballo y al jinete.

Heimdall en guardian del puente Fribost representado en una imagen de un manuscrito irlandes.
Heimdall en guardian del puente Fribost representado en una imagen de un manuscrito irlandes.

Cuando el gigante, cuyo nombre era Hrungner, se encontró rodeado por tantos de sus enemigos jurados, se asustó y comenzó a mirar indefenso a su alrededor. Pronto se dio cuenta, sin embargo, de que las leyes de la hospitalidad aseguraban toda la amabilidad a un huésped, y supo que estaba tan seguro en Asgard como lo estaría en Jötunheim. Así que cuando Odín le invitó a participar en la fiesta del Valhalla, Hrungner se sentó a comer y beber con los dioses, sintiéndose de corazón bastante orgulloso de estar en medio de una compañía tan noble.

A medida que el banquete avanzaba, y el gigante vaciaba un cuerno tras otro de la bebida espumosa que los dioses le suministraban, empezó a presumir. Se rio de la pequeñez de la sala de escudos de Odín, y habló de los grandes palacios que fueron construidos por los gigantes de hielo. Se jactaba en voz alta de su gran fuerza; y mientras bebía más y más del vino que se vertía tan libremente, lloró: «¡Qué cantidad de hombres tan insignificantes sois para llamaros dioses! No hay ningún gigante en Jothunheim que no pueda vencer a ninguno de ustedes en un solo combate. Si decidiera hacer tan injusta retribución por vuestra hospitalidad, podría tirar esta pequeña sala alrededor de vuestras orejas, y no dejar ni una piedra sobre otra en todo Asgard.»

Los dioses se enfadaron mucho por estas palabras insultantes; pero como Hrungner era su huésped, no podían castigarlo como se merecía. Así que el gigante siguió bebiendo; y como su fanfarronería se hizo más insoportable, los dioses con dificultad se abstuvieron de golpearlo hasta matarlo donde estaba sentado. «Beberé hasta la última gota de vino en Asgard antes de irme de aquí», gritó, mirando borracho a Odín. «Entonces recogeré a un puñado de ustedes que son llamados dioses, y los llevaré a Jothunheim como juguetes para mis hijos.»

Tan contento estaba el gigante con su propio ingenio que empezó a reírse hasta que las copas retumbaron sobre la mesa. Los dioses sintieron que no podían soportar su presencia por más tiempo, y decidieron echarlo de Asgard, incluso si era su invitado. Pero Loki, que disfrutaba de las jactancias y el ingenio borracho del gigante, les rogó que no actuaran con demasiada precipitación; así que Hrungner siguió bebiendo sin ser molestado. De repente, arrojó su copa al suelo y, mirando con insolencia a su alrededor, gritó: «Los dioses siempre han sido los enemigos de los gigantes helados; pero pronto los expulsaré de su noble morada y tomaré a Sif y Freya como mis sirvientes».

@mitosymas

¿Qué diferenciaba a los dioses de los gigantes en la mitología nórdica? #aprendecontiktok #mitologia #nordica

♬ Aesthetic - Xilo

Este discurso insultante era más de lo que los dioses podían soportar; así que llamaron a Thor para que les librara de ese fanfarrón de la manera que quisiera. Entonces Hrungner vio el rostro furioso del dios acercándose, y vio también el martillo levantado; pero estaba demasiado borracho y lleno de coraje para sentir miedo. Antes de que Mjölnir cayera, rugió salvajemente a Thor: «Si tuviera aquí mi escudo y mi piedra de pedernal, no te atreverías a venir a mí con tu maravilloso martillo. Es muy valiente de tu parte golpear a un huésped desprotegido».

Al oír estas palabras, el brazo de Thor cayó a su lado, y el gigante se rio burlonamente.

«Dejad que este poderoso luchador se encuentre conmigo en un combate individual en las llanuras de Jötunheim, y entonces probaré que los gigantes de hielo son más fuertes que cualquiera de los tímidos habitantes de Asgard.»

Thor estaba demasiado preparado para aceptar el desafío y arregló un encuentro con el gigante en Grjotlungard una llanura de la fría tierra de Jothunheim. Entonces Hrungner, que sintió que no había nada más que hacer o decir en Asgard, se marchó; y, volviendo a su país, difundió la noticia de que iba a producirse un poderoso combate entre él y Thor. Los gigantes no se sentían muy seguros de la victoria de Hrungner sobre el dios, así que decidieron ayudarle de todas las maneras posibles. Hicieron un enorme gigante de arcilla al que llamaron Mokkerkalfe y lo colocaron en la llanura donde se iba a librar la batalla, esperando con esta estratagema engañar a Thor. Como no había ningún corazón humano o de otra criatura para colocar en el pecho de Mokkerkalfe, le colocaron un corazón de yegua, y esto hizo a la pobre criatura tan tímida que apenas pudo soportar estar quieta en la llanura y esperar la llegada de Thor.

Al lado del recién creado gigante estaba Hrungner con su escudo y su hacha de pedernal, esperando secretamente que Thor confundiera la figura de arcilla con la de su oponente, de manera que empleara la mayor parte de sus fuerzas en la cabeza del gigante falso. De repente, en la cima de la montaña apareció un mensajero; y rápidamente el sirviente de Thor, Thialfi, vino corriendo hacia ellos. Llamó en voz alta a Hrungner: «Mi amo está en camino para encontrarse contigo; pero no seguirá el camino por el que vine. Viene bajo tierra y te atacará desde el suelo». El estúpido gigante creyó esto; así que arrojó su escudo al suelo y se paró firmemente sobre él, con la piedra de pedernal en la mano, listo para golpear la cabeza de Thor en el momento en que emergiera.

La pelea entre Thor y Hrungner, que el dios del trueno terminaría ganando, a costa de sufrir un golpe bastate doloroso en su cabeza.
La pelea entre Thor y Hrungner, que el dios del trueno terminaría ganando, a costa de sufrir un golpe bastate doloroso en su cabeza.

Pronto se oyó un repentino estruendo como si todas las aguas de la tierra precipitaran su caída al mar; el cielo se oscureció, y a través de las espesas nubes los rayos brillaron y destellaron sobre la oscura llanura. Los truenos se acercaban cada vez más y anunciaban la llegada de Thor, y las colinas respondían con largos y profundos repiques. Entonces en la cima de la colina que dominaba la llanura apareció la majestuosa figura de Thor, tan terrible de contemplar que la mayoría de los gigantes huyeron con miedo. Con una rapidez increíble se abalanzó sobre Hrungner, y el martillo —que giraba en el aire por medio de su poderoso brazo— voló directamente a la cabeza del gigante. La terrible fuerza del golpe arrojó a Hrungner al suelo, pero no antes de que lanzara su piedra de pedernal a la frente de Thor.

El ruido del combate fue como el choque de muchas montañas juntas. Hrungner cayó al suelo como un roble que ha recibido el último golpe del hacha; y, mientras caía, Thialfi saltó sobre el gigante de arcilla y lo derribó de un solo golpe. La piedra de pedernal que Hrungner había arrojado se hundió en la frente de Thor; y el dolor brusco lo dejó aturdido de tal manera que se tambaleó hacia adelante y cayó justo donde el gran cuerpo de Hrungner yacía estirado en el suelo. Entonces Thor descubrió con consternación que uno de los pies del gigante se apoyaba firmemente en su cuello; y, por mucho que lo intentara, no pudo liberarse. Así que pidió a Thialfi que trajera a su pequeño Magni, que solo tenía tres días de vida, y cuando el niño llegó, levantó fácilmente el gran pie del cuello de su padre. Thor estaba muy orgulloso de esta muestra de fuerza, y deseaba darle a su hijo el caballo del gigante, Goldfax, pero Odín no permitió ese regalo.

Thor atrapado bajo los pies del giante Hrungner, para poder ser liberado necesito de la ayuda de su pequeño hijo Magni.
Thor atrapado bajo los pies del giante Hrungner, para poder ser liberado necesito de la ayuda de su pequeño hijo Magni.

Los gigantes de hielo se desanimaron por la completa derrota de su campeón, pero se sintieron muy satisfechos al ver la piedra de pedernal que Hrungner había clavado en la frente de Thor. Cuando el Tronador regresó a Asgard se encontró con que la piedra le causaba mucho dolor, y parecía no haber manera de quitarla. Así que mandó llamar a la hechicera Groa, quien, tan pronto como llegó, comenzó a tejer sus hechizos mágicos y a cantar canciones extrañas, y Thor sintió que la piedra en su cabeza comenzaba a aflojarse. Mientras Groa continuaba con sus conjuros, y el dolor de su cabeza iba disminuyendo, Thor intentó pensar en alguna forma de recompensar a su benefactora por su amabilidad. Orvandel, el marido de Groa, había estado durante muchos años lejos de su casa; y como la hechicera lo amaba mucho, no había nada que deseara tanto como su regreso. Thor fue en parte responsable de la desaparición de su marido, ya que Orvandel le había enfadado una vez de tal manera que había metido al delincuente en un cesto y lo había llevado a un país lejano, donde dejó al desafortunado hombre para que encontrara el camino de vuelta solo. Durante el viaje el aire era tan frío que el pobre Orvandel casi pereció en su estrecha prisión. Uno de los dedos de los pies que sobresalían de la cesta se congeló, lo que hizo que Thor se avergonzara tanto de su duro trato a Orvandel que liberó al prisionero. Luego puso su dedo del pie en el cielo como una estrella, y en los cielos del norte hay una brillante constelación que aún se conoce como el dedo de Orvandel.

Cuando Thor le contó a Groa lo que había hecho, y prometió traerle a su marido de inmediato, la hechicera se alegró tanto ante la perspectiva del regreso de Orvandel que olvidó todas sus artes y hechizos mágicos. Llena de felicidad ante la idea de ver a su marido, de repente dejó de cantar de forma extraña y no pudo reanudarlo, aunque Thor le rogó que continuara con el encantamiento hasta que se soltara la piedra. Pero Groa había perdido todo su poder místico, y no podría volver a encantar cosas. Así que la piedra de pedernal permaneció en la frente de Thor, y en los lejanos países del norte, se enseña a los niños a no tirar ninguna piedra demasiado fuerte al suelo, ya que cuando golpea el suelo el pedernal de la frente de Thor se mueve, y causa al dios mucho dolor.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor está disponible en línea en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor está disponible en línea en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.