Chang’e: la conejita, El Apolo 11 y la mitología china
Podcast

Chang’e: la conejita, El Apolo 11 y la mitología china

En este episodio del podcast abordamos dos historias de la mitología china, relacionadas con nuestro satélite natural, la leyenda Chang’e y el mito del conejo de jade

Transcripción del episodio

¿Qué puede tener en común la misión Apolo 11, cuyo alunizaje cumple 50 años, el 16 de julio de este año, y la mitología China? Nada más y nada menos que una divertida historia que nos permitirá acercarnos a dos mitos chinos que hablan de nuestro satélite natural.

Bienvenidos a Mitos y más, un espacio en el que navegamos por diversos mitos, leyendas y folklore del mundo.

Este es un podcast donde cuento historias que han dado forma a las culturas de todo el mundo. Algunas son historias increíblemente populares que crees que conoces, pero con orígenes sorprendentes. Algunas son historias que probablemente no has oído, pero que realmente deberías escuchar.

En 1969, mientras Apolo 11, la primera misión tripulada a la luna se preparaba para aterrizar, el siguiente mensaje fue transmitido a la tripulación desde la estación de Houston:

-Houston: Entre los grandes titulares que se refieren al Apolo esta mañana, en uno se le pide que vigile a una chica encantadora con un gran conejo. Una antigua leyenda dice que una hermosa niña china llamada Chang-O ha estado viviendo allí durante 4.000 años. Parece que fue desterrada a la Luna porque le robó la píldora de la inmortalidad a su marido. También puedes buscar a su compañero, un conejo chino grande, que es fácil de detectar porque siempre está de pie sobre sus patas traseras, a la sombra de un árbol de la canela. El nombre del conejo no se cita.
-Michael Collins: Bien. Vamos a estar muy atentos a la conejita Houston
Fuente: transcripciones de la NASA

Esta conversación alegre sobre la conejita en la luna hacía referencia a dos historias mitológicas chinas populares: la historia de Chang'e, y la historia del conejo de luna de jade, un conejo que más tarde se asoció como compañero de Chang'e debido a la continua popularidad de estas dos historias y su residencia conjunta en la luna.

Aunque hay varias versiones, la historia de Chang'e comienza en el cielo, donde vivió felizmente como inmortal con su marido Houyi, un fenomal arquero.

Un día, en un acto de clara maldad, los diez hijos del Emperador de Jade se convirtieron en diez soles y se elevaron sobre la tierra. El calor abrasador de sus rayos chamuscó la tierra y quemó los campos, y amenazó con convertir la tierra en un páramo desolado.

Houyi vio lo que estaba sucediendo, y llevando a Chang'e consigo, descendió a la tierra para ayudar a la gente. Una vez allí, levantó su arco y disparó a nueve de los soles desde el cielo, perforándolos con sus flechas, salvando así a la gente de la tierra.

El Emperador de Jade se indignó por la pérdida de nueve de sus hijos, y maldijo a la pareja para que perdiera su inmortalidad y permaneciera viviendo con la gente de la tierra.

Sin embargo la Reina Madre del Oeste se sintió mal por el castigo de Houyi, así que le dio una botella que contenía un elixir de inmortalidad, pero sólo había suficiente para uno. Houyi amaba tanto a su esposa Chang'e que no podía soportar estar sin ella, y por eso la botella que no había probado permaneció escondida en su casa.

Un día, mientras Houyi estaba cazando, un ladrón irrumpió en su casa con la intención de robar el elixir. Ante el riesgo de que la poción cayera en las manos del ladrón, Chang'e no tuvo más remedio que beber el contenido.

Cuando el elixir tomó el control de su cuerpo comenzó a flotar, volviendo a los cielos donde pertenecían los inmortales. Incapaz de soportar estar tan lejos de su amado Houyi, Chang'e aterrizó en la luna para poder permanecer cerca de su amor.

Sin embargo, Chang'e no estaba sola; un conejo también residía en la luna. Cómo llegó allí hay una historia completamente separada, una historia budista sobre un mono, una nutria, un chacal y un conejo......

Esta historia cuenta que un día, en la luna llena, los animales decidieron que todos participarían en un acto de caridad, creyendo que serían recompensados por ello.

Afortunadamente para ellos, un mendigo vino por el camino queriendo comida, así que todos los animales decidieron ayudar.

El mono recogió frutas de los árboles, la nutria capturó algunos peces en el río, mientras que el chacal se escabulló y robó un cubo de leche.

El conejo, sin embargo, no sabía qué hacer; sólo podía recoger hierba, algo que el mendigo no podía comer. Así que, en un acto desesperado de caridad, el conejo se arrojó sobre el fuego del mendigo, con la intención de ofrecer su propia carne asada al mendigo.

Pero el conejo no ardió; el Emperador de Jade vio este gran acto de caridad y salvó al conejo, dibujando su semejanza en la luna como recompensa por su auto-sacrificio, asegurando así su inmortalidad.

El conejo todavía se puede ver hoy en día, un contorno visible a simple vista cuando la luna está llena. Vive allí arriba con Chang'e, golpeando un mortero mientras la ayuda a hacer el elixir de la inmortalidad.

Sus historias al inicio independientes, ahora se hallan entrelazadas, tanto Chang'e como el Conejo de Jade son honrados anualmente durante el festival lunar de mediados de otoño.

También viven a través del programa espacial chino. Las dos primeras sondas espaciales chinas se llamaron Chang'e 1 y Chang'e 2 respectivamente, mientras que un tercer módulo de aterrizaje lunar llamado Chang'e 3 vino equipado con un rover llamado Yutu que se traduce como el Conejo de Jade.

Fuentes consultadas:

  • Apollo 11 transcription of the Technical Air-to-Ground Voice Transmission (GOSS NET 1)
  • Wang, Eugene Y. "Mirror, Moon, and Memory in Eighth-Century China: From Dragon Pond to Lunar Palace." Cleveland Studies in the History of Art 9 (2005): 42-67.
  • Yuan, Ke. "Chinese Mythology." (1960).
  • Yang, Lihui, Deming An, and Jessica Anderson Turner. Handbook of Chinese mythology. Abc-clio, 2005.
0 Comentarios
Cargando...