Bragi el dios de la poesía en la mitología nórdica

En la mitología nórdica, Bragi era el dios de la poesía. Se consideraba hijo de Odín, y esposo de Idún, la diosa de la fertilidad

Bragi el dios de la poesía en la mitología nórdica

Bragi es un Dios poco conocido dentro de la mitología nórdica, es hijo de Odín, y su dominio era la poesía, la que era importante para los antiguos nórdicos, es descrito como un anciano de barba larga, y era el encargado de recibir en el Valhalla a los guerreros que habían muerto en la batalla.

Bragi también fue quien condenó al dios embaucador Loki por su papel en causar la muerte del muy amado dios Balder. Los dos intercambiaron amenazas a pesar de los intentos de los otros dioses de calmarlos hasta que finalmente Loki predijo la destrucción de los dioses y los dejó.

¿Por qué existe un dios de la poesía en la mitología nórdica?

Algunos estudiosos piensan que la figura de Bragi podría provenir de Bragi Boddason, un poeta noruego del siglo IX de nuestra era. En su Edda Prosaica el autor Snorri Sturluson menciona a Bragi Boddason como una verdadera figura histórica que sirvió a varios reyes suecos y fue un poeta muy conocido en su época.

Bragi en una pintura de Nicolai Abbilgard
Bragi en una pintura de Nicolai Abbilgard

Podría haber inspirado una leyenda que creció a lo largo de los siglos porque la cultura de este período de tiempo valoraba mucho a los poetas, a los que sólo se consideraba en segundo lugar después de los reyes en estima. Sin embargo, a lo largo de sus escritos, Sturluson -que escribió unos cuatrocientos años después de que viviera Bragi Boddason- no indica que los dos Bragis estén relacionados.

¿Qué temas explora el mito de Bragi?

Bragi suele ser representado con un arpa, un importante instrumento de acompañamiento para un poeta que lee su obra en voz alta. Siempre se le muestra con una barba larga. A veces se le describe como si tuviera runas talladas en su lengua.

Bragi representado por Carl Walbohm.
Bragi representado por Carl Walbohm.

Bragi estaba asociado a los servicios funerarios reales, cuando una "taza de Bragi" se utilizaba para beber en honor de un rey muerto. Esta copa también figuraba en la toma de juramentos, ya que cualquiera que tomara un juramento lo haría por una taza de Bragi.