Bast la deidad con cabeza de gato del antiguo Egipto.

Bast una deidad asociada con el sol y la luna en el antiguo Egipto, es más conocida por su característica cabeza de gato.

Bast la deidad con cabeza de gato del antiguo Egipto.

Bastet o Bast, era una deidad relacionada con el sol, la luna y el hogar en el Antiguo Egipto. La evidencia de su culto, data alrededor del año 2600 a.C. En los mitos tempranos acerca de su origen se sugiere, que la diosa, era hija de Ra, el dios del sol, aunque posteriormente se la consideró popularmente como hija de la diosa Isis y del dios Osiris, por lo que era representada como hermana de Horus.

Debido a su característica cabeza de gato, Bast se asoció estrechamente con Sekhmet, una diosa con cabeza de león del Alto Egipto.

Sekhmet era considerada una diosa guerrera, mientras que Bast, simbolizada por un gato en lugar de un león, era una diosa más gentil que traía buena fortuna.

Bast era considerada como la protectora de los gatos y los niños, así como de la casa real del faraón.

Representación de un antiguo antetipo, en el que se puede observar a Bastet retrata como una deidad femenina con cabeza de gato.
Representación de un antiguo antetipo, en el que se puede observar a Bastet retrata como una deidad femenina con cabeza de gato.

¿En que mitos interviene la diosa Bastet?

Los mitos en los que Bast interviene son escasos, sin embargo, existe un mito especial en el que la diosa protege a Ra de la serpiente Apep, su enemigo mortal. Gracias a su intervención para rescatar a Ra, recibió como premio la serpiente de la sabiduría llamada Uraeus. El símbolo que representaba esta serpiente fue asociada con los faraones, y se usaron como tocados para indicar que estaban protegidos por Bast y Ra.

¿Bastet la diosa con cabeza de gato en contexto?

Los antiguos egipcios fueron de los primeros en documentar la domesticación de los gatos para que pudieran vivir con los humanos. Ya en el año 4000 a.C., los egipcios utilizaban gatos para mantener a la población de roedores bajo control cerca de las áreas de grano almacenado. Los gatos demostraron ser tan importantes para mantener el suministro de grano que fueron considerados sagrados. Se convirtieron en compañeros en muchos hogares, y cuando el gato de una familia moría, la familia entraba en un período de luto. De hecho, los gatos ocupaban un lugar especial en los corazones de los antiguos egipcios incluso después de la muerte: en 1888, un granjero cerca de Beni Hasan descubrió una tumba que contenía decenas de miles de gatos muertos que habían sido momificados.

¿Qué temas explora el mito de Bastet?

Como protector de los gatos, el principal símbolo asociado a Bast es el gato. Otro símbolo importante es el sistrum, un instrumento musical portátil que contiene discos de metal que hacen ruido cuando se sacude. En el arte egipcio antiguo, Bast se representa a menudo con un cuerpo humano y la cabeza de un gato, sosteniendo un sistrum en una de sus manos.

Bastet en el arte clásico y la vida cotidiana

La diosa Bast fue mencionada en el Libro 2 de Historias por el historiador griego Heródoto en el siglo V antes de Cristo. Herodoto describió el festival anual que se celebra en Bubastis, la ciudad que lleva el nombre en honor de Bast.

El viaje que con este objeto emprenden a Bubastis merece atención. Hombres y mujeres van allá navegando, en buena compañía, y es espectáculo singular ver la muchedumbre de ambos sexos que encierra cada nave. Algunas de las mujeres, armadas con sonajas, no cesan de repicarlas; algunos de los hombres tañen sus flautas sin descanso, y la turba de estos y de aquellos, entre tanto, no paran un instante de cantar y palmotear. Apenas llegan de paso a alguna de las ciudades que se ven en el camino, cuando aproximando la nave a la orilla, continúan en la zambra algunas de las mujeres; otras motejan e insultan a las vecinas de la ciudad con terrible gritería; unas danzan; otras, puestas en pie, levantan sus vestiduras. Y esto se repite en cada pueblo que a orillas del río van encontrando. Llegados por fin a Bubastis celebran su fiesta ofreciendo en sacrificio muchas y muy pingües víctimas que conducen. Y tanto es el vino que durante la fiesta se consume, que excede al que se bebe en lo restante del año, Y tan numeroso el gentío que allá concurre, que, sin contar los niños, entre hombres y mujeres asciende el número a 700.000 personas, según dicen los del país.

Los iconos de Bast, que representan a la diosa cabeza de gato, siguen siendo populares en los tiempos modernos como símbolos decorativos del antiguo Egipto.

Bast apareció como personaje en varias series de cómics de Marvel a partir de 1966, y fue el tema de una trilogía de novela gráfica titulada The Sandman Presents: Bast (2003). La diosa es mencionada en la película de 2004 Catwoman como la fuente de los poderes inusuales de Catwoman.

Fuentes Consultadas

Imagen de portada: Diseño de Osama Boshra representando a Bastet.