Baal la deidad de las tormentas de Canaán y el demonio de los cristianos
Mitos de Asia

Baal la deidad de las tormentas de Canaán y el demonio de los cristianos

En la antigua Canaán se rendía culto a un dios de la tormenta que llevaba por nombre una deidad ampliamente extendida que termino por ser transformada en un demonio por el cristianismo.

Baal era uno de los dioses más importantes de la antigua Canaán, nombre con el que se conocía en la antigüedad al Israel actual y sus regiones vecinas. Era una deidad asociada con la fertilidad y la lluvia. Se creía que Baal era el hijo de El, el dios supremo de los cananeos, y el esposo y hermano de Anat, la feroz diosa de la guerra.

La palabra Baal, en el lenguaje semítico significa "señor" o "dueño”, ye este título fue dado a diferentes deidades locales en casi todas las ciudades de Canaán. Esto seguramente debido a la importancia de la lluvia en desarrollo de las actividades agrícolas en las áridas tierras del Oriente Próximo, estos dioses locales se asociaban generalmente con la fertilidad y el ciclo de las estaciones húmedas y secas. Se cree que posteriormente, y debido a la amplia distribución de una deidad asociada con la lluvia, Baal se convirtió en un dios único y ampliamente conocido, considerado el Señor de la Tierra y Señor de la Lluvia y el Rocío.

Baal armado con un rayo en una tablilla obtenida de las ruinas de Ugarit.
Baal armado con un rayo en una tablilla obtenida de las ruinas de Ugarit.

Las tablillas de arcilla encontradas en las ruinas de la antigua ciudad de Ras es-Shamrah (en la Siria actual) contienen una serie de historias sobre cómo Baal se convirtió en el dios de la lluvia y ganó poder sobre las aguas de la tierra. Estas historias se conocen como el ciclo de Baal.

¿En qué mitos interviene Baal?

Según los mitos, Yam, el dios del mar, exigió que Baal se convirtiera en su esclavo. Envió mensajeros a Baal, pidiéndole que se rindiera, pero Baal atacó a los mensajeros y los ahuyentó. Baal entonces luchó con Yam y, usando dos armas mágicas, lo derrotó y se apoderó de las aguas.

Otros mitos sobre Baal se relacionan con la fertilidad y el ciclo de las estaciones. Una de estas historias cuenta la batalla entre Baal y Mot, el dios de la muerte y la infertilidad. Después de conquistar Yam, Baal se quejó de que no tenía casa como los otros dioses. El accedió a dejar que el dios de la artesanía Kothar construyera una buena casa para Baal. Cuando terminó, Baal celebró una gran fiesta, pero no invitó a Mot ni le envió regalos respetuosos. Muy insultado, Mot le pidió a Baal que viniera al inframundo, la tierra de los muertos, a cenar. Aunque tenía miedo, Baal no pudo rechazar la invitación. La comida servida en la mesa de Mot era barro, la comida de la muerte, y cuando Baal se la comió, quedó atrapado en el inframundo.

Mientras Baal estaba en el inframundo, el hambre golpeó la tierra, y El buscó a alguien que reemplazara a Baal. Asera, una diosa de la fertilidad, convenció a El para que diera el trono de Baal a su hijo Ashtar. Pero cuando Ashtar, el dios del riego, se sentó en el trono, sus pies ni siquiera tocaron el suelo. Al darse cuenta de que no podía ocupar el lugar de Baal, Ashtar cedió el trono.

Mientras tanto, la esposa y la hermana de Baal, la feroz diosa Anat, viajó al inframundo. Después de partir a Mot con su espada, ella separó los pedazos con su abanico, quemó los pedazos en un fuego, los molió en un molino, y los plantó en la tierra. Estas acciones devolvieron la vida a Baal. Mot fue restaurado a la vida más tarde, y los dos dioses lucharon entre sí de nuevo. Al final, la diosa del sol Shapash los separó, Baal recuperó su trono y la tierra volvió a ser fértil.

Las historias que se conoce acerca de Baal han sido obtenidas de antiguas tablillas y forman o que se conoce como el ciclo de Baal.
Las historias que se conoce acerca de Baal han sido obtenidas de antiguas tablillas y forman o que se conoce como el ciclo de Baal.

¿El dios Baal y su culto en contexto?

La adoración de Baal estaba muy extendida en el antiguo Oriente Próximo. Las tablillas de arcilla del Ras es-Shamrah, que relatan el ciclo de Baal, datan del año 1500 a.C. aproximadamente. Baal también fue una deidad popular en Egipto entre 1400 y 1075 antes de Cristo. En Mesopotamia, Baal era conocido por los babilonios y los asirios y se identificaba con sus dioses nacionales Marduk y Ashur. Los griegos llamaron al dios Belos y lo identificaron con Zeus.

Estatua de Baal representado con su brazo en alto en el que se supone llevaba un rayo, como una deidad asociada con las tormentas y la fertilidad su culto estuvo ampliamente distribuido en Oriente Próximo.
Estatua de Baal representado con su brazo en alto en el que se supone llevaba un rayo, como una deidad asociada con las tormentas y la fertilidad su culto estuvo ampliamente distribuido en Oriente Próximo.

Como los otros habitantes de Canaán, los antiguos hebreos adoraban a dioses locales llamados Baal y honraban a sus hijos con nombres que terminaban en baal, como Isbaal, el hijo del rey Saúl. De hecho, el dios hebreo Yahvé parece haber compartido muchas de las características de Baal.

A medida que la adoración de Yahweh se hizo más importante, Baal cayó en desgracia ante los hebreos. En el 800 a.C., una reina de Israel llamada Jezabel introdujo un culto a Baal prestado de los fenicios. Ella estableció el culto como un rival a la adoración oficial de Yahweh. La oposición a Baal se hizo tan fuerte que en el siglo siguiente el nombre Baal fue reemplazado por el término boshet, que significa vergüenza. En textos posteriores, el nombre del hijo de Saúl fue cambiado de Isbaal a Isboset. Más tarde, los cristianos consideraron que Baal era el nombre de un demonio.

De Baal a Belcebú “el Señor de las Moscas”

En el Nuevo Testamento de la Biblia, Belcebú es uno de los nombres que Jesús le dio a Satanás. En algunos lugares, aparece como el principal ayudante de Satanás y no como Satanás en sí. El nombre viene de Baalzebub, el nombre del dios de la ciudad filistea de Ekron. Baalzebub, que significa "señor de las moscas", es probablemente una versión distorsionada de Baal, o "señor de la casa".

Representación de Baalzebub segun la visión cristiana, es decir como un demonio.
Representación de Baalzebub segun la visión cristiana, es decir como un demonio.

¿Qué temas exploran los mitos de Baal?

En la historia de Yam y Baal, Yam representa la naturaleza destructiva del agua, como en ríos y mares que inundan la tierra y arruinan las cosechas. Baal representa los poderes positivos del agua, incluyendo cómo la lluvia y el rocío proporcionan la humedad necesaria para hacer crecer los cultivos. El mito de Baal y Mot enfatiza la importancia de la lluvia para la tierra. Baal representa la fertilidad de las lluvias de primavera, mientras que Mot representa la sequía de los meses de verano. Las acciones tomadas por Anat contra Mot, tales como dividir, aventar, quemar, moler y plantar, son pasos que toman los agricultores cuando cosechan trigo. Lo preparan para su uso como alimento durante el invierno y lo siembran para crear más cosechas al año siguiente. Al derrotar la sequía, representada por Mot, las lluvias, representadas por Baal, renuevan la tierra cada año y permiten que la vida florezca en el clima seco del Oriente Próximo.

La influencia de Baal en el arte clásico y la vida moderna.

Aunque existen algunos ejemplos antiguos de arte y escultura que representan a Baal, la deidad cayó en desgracia y rara vez fue representada en los últimos tiempos. La visión cristiana posterior de Baal como demonio o rey del infierno se ha convertido en la imagen más perdurable de la deidad. Baal es representado como un personaje demoníaco en juegos de rol como Magic: the Gathering, y apareció como personaje en la serie de televisión Stargate SG-1 (1997-2007). Baal es también el título de una obra de 1923 de Bertolt Brecht, aunque su protagonista, también llamado Baal, no es ni un dios ni un demonio, sino un poeta asesino.

Fuentes consultadas:

  • Xella, P. (2004). Una cuestión de vida o muerte: Baal de Ugarit y los dioses fenicios. El mundo púnico. Religión, antropología y cultura material, 5-6.
  • Olmo Lete, G. D. (2018). Yahweh, Dios de la tempestad, Dios de la historia.
  • Olmo Lete, G. D. (2010). El ciclo mitológico de Baal. Nuevas perspectivas de interpretación. Historiae, (7), 0073-89.

Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...