Los primeros seres humanos, la mitología detrás de Adán y Eva
Mitología Judeo-Cristiana

Los primeros seres humanos, la mitología detrás de Adán y Eva

Adán y Eva, son los primeros seres humanos según las religiones abrahamánicas, en este artículo analizamos las características de esta leyenda, su relación con otros mitos, y su impacto en la vida actual.

Según las religiones monoteístas del Medio Oriente, el primer hombre y la primera mujer que Dios creó fueron la pareja llamada Adán y Eva.

El Génesis, el primer libro de la Biblia, contiene dos relatos de cómo Adán y Eva llegaron al mundo.

La primera versión, que probablemente data de 600 a.C al 400 a.C., dice que Dios creó todos los seres vivos, incluyendo un hombre y una mujer "a su imagen y semejanza", en el sexto día de la creación.

Según la segunda versión, que es más larga y probablemente varios siglos más antigua, Dios hizo a Adán del polvo y sopló "el aliento de la vida" en sus fosas nasales. Entonces Dios creó a los animales para que Adán no estuviera solo. Sin embargo, Dios vio que Adán necesitaba una pareja humana, así que puso a Adán a dormir, tomó una parte de él (tradicionalmente, su costilla), y creó a Eva a partir de ella.

El origen de la costilla de Adán y su versión sumeria

La historia de Dios creando a Eva de la costilla de Adán puede tener su origen en una antigua leyenda de Mesopotamia, una región localizada en el suroeste de Asia entre los ríos Tigris y Éufrates, en el Iraq actual.

La leyenda en cuestión menciona que después de que el dios sumerio Enki comiera ocho plantas que pertenecían a su esposa, la diosa Ninhursag, ella lo maldijo de modo que ocho partes de su cuerpo se enfermaron.

Cuando Enki estaba casi muerto, los dioses persuadieron a Ninhursag para que le ayudara, y ella creó ocho diosas sanadoras. La diosa que curó la costilla de Enki era Ninti, cuyo nombre significa "dama de la costilla" y "dama de la vida". En la mitología hebrea, Adán nombra a la mujer creada de su costilla Hawwah, que significa "vida". La historia sumeria probablemente influyó en la hebrea, que se convirtió en la base de la versión de la creación de Eva que se encuentra en la Biblia.

El Jardín del Edén y la Caída

Adán y Eva vivían en un jardín llamado Edén, del cual salían cuatro ríos que regaban el mundo. Como otros paraísos terrenales en las mitologías del Oriente Próximo seco, el Edén era un lugar fértil que satisfacía todas las necesidades de Adán y Eva. Dios impuso una sola regla sobre la vida en este paraíso: a los dos se les dijo que nunca comieran el fruto del "árbol del conocimiento".

Una serpiente ingeniosa del jardín persuadió a Eva para que comiera el fruto prohibido, y luego Adán también probó el fruto. Inmediatamente después de probar el fruto, Adán y Eva perdieron su inocencia. Avergonzados de su desnudez, se cubrieron con hojas. Dios vio que lo habían desobedecido y los expulsó del Jardín del Edén.

Eva entregando a Adán el fruto del árbol del bien y del mal tras ser persuadida por una serpiente. Pintura de Marcantonio Franceschini.
Eva entregando a Adán el fruto del árbol del bien y del mal tras ser persuadida por una serpiente. Pintura de Marcantonio Franceschini.

Cuando Adán y Eva dejaron el Edén, la historia humana comenzó. Los dos trabajaron arduamente para sobrevivir. Eventualmente, envejecieron y murieron, pero no antes de tener hijos. Los dos primeros fueron sus hijos, Caín y Abel. Según la tradición judía, cristiana e islámica, toda la gente del mundo desciende de los hijos e hijas de Adán y Eva.

El mito de Adán y Eva en contexto

Las tradiciones judía, cristiana e islámica tienen cada una sus propias versiones del mito de Adán y Eva, así como sus propias ideas sobre lo que significa. En el pensamiento y la creencia cristiana, tres partes importantes de la historia son la serpiente, la caída y la idea del pecado original.

Los cristianos creen que la serpiente se identificaba con Satanás, un ángel caído rebelde y la fuerza detrás de todo mal. En la tradición cristiana, fue el orgullo de Satanás al pensar que podía ser igual a Dios lo que causó que fuera expulsado del cielo. Luego persuade a Eva para que cometa el mismo pecado diciéndole que puede ser como Dios si come del fruto del árbol de la vida. El orgullo, por lo tanto, es un pecado grave en la tradición cristiana, pues nadie debe pensar que es igual a Dios.

La Caída se refiere a la expulsión de Adán y Eva del Jardín del Edén al mundo de la vida humana ordinaria e imperfecta, a veces llamado el mundo caído. Algunas personas interpretan la Caída como que en el estado original de existencia antes del comienzo de la historia, la gente vivía en armonía con los demás, con Dios y con el mundo natural.

Adan y Eva expulsados del Jardín del Eden  de James Jacques Joseph Tissot. En esta pintura se retrata el momento exacto de la explusión de Adán y Eva del Jardín del Eden
Adan y Eva expulsados del Jardín del Eden de James Jacques Joseph Tissot. En esta pintura se retrata el momento exacto de la explusión de Adán y Eva del Jardín del Eden

Estrechamente relacionada con la idea de la Caída está la idea del pecado original. Esta idea surgió de los escritos del líder cristiano San Pablo, cuya obra aparece en el Nuevo Testamento de la Biblia, y de pensadores cristianos posteriores a quienes él influenció. Según esta idea, el pecado que cometieron Adán y Eva cuando comieron el fruto prohibido marca a todo ser humano que desciende de ellos. Como resultado, nadie nace completamente inocente y libre de pecado.

El hecho de que Eva esté hecha de la costilla de Adán a veces se usa como una manera de explicar por qué los hombres son más importantes que las mujeres. En este punto de vista, la mujer original era sólo una costilla hecha como compañera de Adán, y por lo tanto no de igual estatus. Sin embargo, esta idea parece haberse basado en una traducción errónea del texto hebreo. La palabra traducida como "costilla" es en realidad la palabra hebrea para "lado". Algunos eruditos bíblicos creen que Adán era andrógino -tanto hombre como mujer- y la historia de la creación de Eva trata sobre la separación del "lado" femenino del primer ser humano del masculino. Las costillas no juegan ningún papel en la historia. El hecho de que Eva provoque la caída de Adán al hacer que comparta el fruto ha apoyado las actitudes negativas hacia las mujeres como tentadoras de los hombres.

La vergüenza y la obediencia en la historia de Adán y Eva

Adán y Eva son típicamente mostrados desnudos en el Jardín del Edén, mostrando su inocencia y pureza mientras viven en un mundo sin pecado. Sin embargo, una vez que introducen el pecado en el mundo, sienten que deben vestirse con pieles de animales, indicando que se sienten avergonzados. Esta vergüenza se agrava aún más cuando Dios les ordena que abandonen el Edén.

La importancia de la obediencia a Dios es un tema importante. La vida perfecta que Adán y Eva llevaron en el Edén está arruinada por el hecho de que no escucharon a Dios cuando les dijo que no comieran el fruto del árbol de la vida. Peor aún, su pecado condena al resto de la humanidad a vivir en un mundo imperfecto. Tanto en la literatura como en el arte, la manzana es casi siempre representada como el fruto que Eva tomó del árbol de la vida, aunque la Biblia no menciona un fruto específico.

Adán y Eva en el arte, la literatura y la vida cotidiana

Durante los muchos siglos en que el arte europeo se ocupaba principalmente de las ideas religiosas, la historia de Adán y Eva fue uno de los temas favoritos. Entre las imágenes famosas de la pareja están las pinturas de la Capilla Sixtina de Roma del artista italiano Miguel Ángel. Terminadas a principios del siglo XVI, muestran la creación de Adán y Eva y la Caída. Otra pintura muy conocida de Adán y Eva proviene del artista alemán Albrecht Dürer, que se realizó en 1504. En general, los artistas de todas las épocas han utilizado frutas y serpientes como símbolos de tentación y maldad.

Adán y Eva, pintura de Albertch Dürer, en la que se nota el tratamiento que se daba al mito.
Adán y Eva, pintura de Albertch Dürer, en la que se nota el tratamiento que se daba al mito.

Aparte de la historia de la creación y la caída en el libro del Génesis, la Biblia contiene poca información sobre Adán y Eva. Otros escritos, sin embargo, han añadido detalles a su historia. Una de estas obras, La Vida de Adán y Eva, fue presentada en forma de biografía. Escrito entre el 20 a.C. y el 70 d.C., ofrece un interesante relato de la Caída y de los sufrimientos de Adán y Eva después de dejar el Edén. El tratamiento literario más famoso de la historia de Adán y Eva es el poema del libro El Paraíso Perdido, escrito por el poeta inglés John Milton y publicado en 1667.

También se han creado otras interpretaciones modernas del mito de Adán y Eva, que se basan en el conocimiento popular de la historia original. El Diario de Eva de Mark Twain, escrito en 1906, es una narración humorística de los acontecimientos familiares (aquí tienes una reseña de este genial libro).

Desde la década de 1940, numerosas historias de ciencia ficción ofrecieron un nuevo giro a la historia tradicional, que generalmente involucra algún tipo de desastre que aniquila a la raza humana y a un par de sobrevivientes (a veces llamados Adán y Eva) de quienes depende el destino de la especie.

La historia de Adán y Eva es la fuente de la frase común "fruto prohibido", que se refiere a algo que es tentador porque se supone que uno no debe tenerlo. Aunque había muchos otros frutos que ella podía haber comido en el jardín, Eva escogió el fruto del árbol de la vida específicamente porque Dios le dijo que no podía comerlo.

0 Comentarios
Cargando...