La búsqueda de la sabiduría de Odín
Mitología Nórdica

La búsqueda de la sabiduría de Odín

Una de las características más importantes de Odín, era su gran sabiduría por la que tuvo que pagar un gran precio, aquí su historia.

Escucha este podcast en: Spotify | Apple Podcasts | Google Podcast | Ivoox | Podimo |Spreaker | Himalaya | RSS

En el extremo final del puente del arco iris se encontraba el maravilloso árbol Ygdrasil, que unía todos los mundos en sus poderosas manos. Algunas de las raíces estaban firmemente fijadas en Midgard, e incluso se extendían bajo tierra hasta el hogar de los elfos negros. Algunas raíces se ramificaron en Jotunheim, donde los gigantes del hielo se esforzaron por arrancarlas; y una raíz se extendió a las profundidades de la tierra, a esa oscura región de los muertos donde gobernaba la terrible diosa Hel.

El Árbol de la Vida también creció hasta una altura maravillosa, y sus ramas se extendieron tan ampliamente que muchos pájaros y bestias se acercaron a él para refugiarse. Las ramas más altas llegaban hasta Asgard, donde ensombrecían la sala de Odín.

Al pie del árbol Ygdrasil se sentaban las tres Nornas o Destinos, Urd, Verdande y Skuld, seres que tejen el hilo de la vida de cada criatura que habita en el universo. Todos los días las Nornas rociaban el árbol con agua de la fuente sagrada de Urdar; así el árbol siempre florecía, y sus hojas se mantenían frescas y verdes a pesar de Nidhogg, un gigantesco dragón que roía para siempre sus raíces, esperando destruirlo. El pesado follaje que coronaba sus ramas superiores nunca carecía de humedad, sino que se volvía más hermoso cada año, aunque Heidrun, la cabra de Odín, hurgaba en sus hojas, y aunque proporcionaba alimento a cuatro grandes ciervos que pastaban a su lado. De los cuernos de estos ciervos caía continuamente rocío en tal abundancia que suministraba agua a todos los ríos de la tierra.

Las nornas hilando el destino en las raices del Yggdrasil. Pintura de L.B. Hansen.
Las nornas hilando el destino en las raices del Yggdrasil. Pintura de L.B. Hansen.

La rama más alta del Árbol de la Vida se llamaba la Rama de la Paz, y en ella estaba sentada una gran águila que vigilaba todo lo que sucedía en los mundos de abajo. Arriba y abajo del tronco del poderoso Ygdrasil correteaba la ardilla Ratatosk, un pequeño y travieso compañero que se deleitaba en crear problemas entre el águila y el dragón al pie del árbol repitiendo los malvados discursos que según decía, cada uno había hecho del otro. De esta manera esperaba provocar tal lucha que algún día vería una terrible batalla entre ellos. Ratatosk fue lo suficientemente atrevido para explorar toda la tierra que estaba ensombrecida por las ramas de Ygdrasil, pero nunca se aventuró cerca de las puertas de Asgard, ni se arriesgó a entrar en la profunda arboleda que albergaba el pozo de Mimir, ese maravilloso pozo cuyas aguas fluían hasta las raíces del Árbol de la Vida.

El árbol del mundo, el Yggdrasil, está habitado por una serie de fantasticos animales que dan una idea acerca de la concepción que los antiguos habitantes nórdicos tenían del universo como se puede ver en esat imagen tomada de n antiguo manuscrito.
El árbol del mundo, el Yggdrasil, está habitado por una serie de fantasticos animales que dan una idea acerca de la concepción que los antiguos habitantes nórdicos tenían del universo como se puede ver en esat imagen tomada de n antiguo manuscrito.

La rama de la paz colgaba sobre la sala de los dioses justo encima del trono dorado donde Odín se sentaba gobernando los asuntos de los dioses y los hombres. La cabeza de Odín tenía un brillante casco en forma de águila, y sobre sus hombros tenía un manto de color azul profundo con un dobladillo tan maravillosamente enjoyado que parecía como si el manto estuviera lleno de estrellas. En su mano tenía su lanza, llamada Gungnir, que se consideraba tan sagrada que si alguien hacía un juramento sobre ella, este nunca se podría romper. A los pies de Odín se encontraban dos grandes lobos, cuyos nombres Geri y Freki, a los que alimentaba diariamente con su propia mano; y sobre sus hombros posaron sus dos cuervos Hugin y Munin (Pensamiento y Memoria) que volaban cada mañana sobre la tierra y traían a Odín la noticia de todo lo que ocurría en los nueve mundos. A veces le contaban las valientes hazañas de los héroes; a veces hablaban de los elfos negros, o de los gigantes de hielo que tramaban venganza en su hogar más allá de los mares congelados; y a veces le advertían que la serpiente de Midgard, que yacía con su inmenso cuerpo rodeando la tierra, estaba azotando el mar con su cola y levantando olas que amenazaban con cubrir los terrenos costeros.

Odin representado sentado en su trono, armado con su lanza, acompañado por sus dos lobos Geri y Freki; y sus dos cuervos Hugin y Munin. Autor desconocido.
Odin representado sentado en su trono, armado con su lanza, acompañado por sus dos lobos Geri y Freki; y sus dos cuervos Hugin y Munin. Autor desconocido.

Como el dominio del mundo estaba en manos de Odín, estaba ansioso por obtener la suficiente sabiduría para esta gran tarea; y aunque los dioses superaban con creces a los humanos en conocimiento, había algunos gigantes de hielo que eran más sabios que Odín, ya que conocían las cosas que ocurrieron en el mundo, mucho antes de la llegada de los dioses. Por esta razón, los habitantes de Asgard siempre temían que sus enemigos destruyeran su brillante ciudad; y Odín anhelaba el conocimiento que lo haría más grande que nadie en todos los mundos.

Sólo había una manera de obtener la sabiduría que Odín quería, y era beber del agua que fluía en el pozo de Mimer. Nadie, excepto ese viejo gigante, había probado el agua del pozo de la sabiduría; pero Odín sabía que sin ella nunca podría aprender de las cosas pasadas y presentes y futuras. Así que dejó a un lado su lanza y su yelmo, y montando su caballo de ocho patas Sleipnir, cabalgó sobre el puente del arco iris hasta la profunda arboleda en cuyo corazón el viejo Mimir se sentaba a vigilar su pozo sagrado.

Dejando a Sleipnir a cierta distancia atrás, Odín avanzó solo; y pronto llegó a ver al gigante sentado como una imagen de piedra al lado del Pozo de la Sabiduría. Mimir era tan, tan viejo que parecía que se había sentado allí desde el principio de los tiempos; y mientras Odín estaba de pie en el bosquecillo poco iluminado, parecía ser la única cosa viva en toda esa vasta quietud. El pelo del gigante era blanco, y su barba había crecido tanto que casi llegaba al suelo cuando se inclinaba hacia adelante. En la otra mano tenía un cuerno de marfil; pero aunque muchos habían pasado por el pozo sagrado, ningún dios o mortal había bebido jamás del cuerno de Mimir.

Odín llegando al pozo de Mimir en busca de un trago del pozo de la sabiduria pintura de John Angell James Brindley.
Odín llegando al pozo de Mimir en busca de un trago del pozo de la sabiduria pintura de John Angell James Brindley.

Odín avanzó lentamente hacia el gigante; y el anciano, que se había sentado durante siglos y siglos mirando hacia las claras profundidades del agua, ahora levantó los ojos y los fijó, no sin gracia, en el dios que le esperaba. Grande y sabio como era Odín, siendo gobernante de los dioses y los hombres, sintió un extraño asombro ante la presencia del gigantesco Mimir, que vivió mucho antes de la creación de los mundos y vivió antes de que los dioses y los gigantes de hielo emprendieran su terrible guerra. Mientras Odín se acercaba al pozo sagrado, Mimir era plenamente consciente de quién era su visitante, ya que conocía todas las cosas que habían sido, o son, o estaban aún por ser. Sus ojos, tan agudos y penetrantes, miraban amablemente al dios desde sus peludas cejas; y su voz sonaba suave a los oídos de Odín mientras decía lentamente:-

"¿Qué es lo que busca el Padre Todopoderoso tan lejos del soleado Asgard?"

"He venido a pedir un trago de tu pozo, ¡Oh Mimir!” respondió Odín.

La cara del viejo gigante se volvió seria. "Quienquiera que pida eso", dijo, "debe estar dispuesto a dar mucho a cambio". Muchos desean beber de las aguas de la sabiduría, pero pocos pagarán el precio. ¿Qué darás a cambio de un trago del pozo de Mimer?"

Odín dudo por un momento; luego dijo audazmente: "Daré todo lo que me pidas". Ante estas palabras Mimir le entregó el cuerno de marfil, diciendo: "Bebe, pues, y la sabiduría de los siglos será tuya. Pero antes de que te vayas, deja conmigo como prenda uno de tus ojos." Así que Odín bebió profundamente del pozo de la sabiduría; y después de eso nadie en todos los mundos pudo compararse en sabiduría con el Padre de los Dioses. Ninguno de los habitantes de Asgard cuestionó nunca a Odín en relación con su visita al pozo de Mimir; pero le honraron más profundamente por el gran sacrificio que había hecho; y siempre que Odín visitaba la tierra para mezclarse en los asuntos de los hombres, la gente le conocía como el dios que tenía un solo ojo.

Odín bebiendo del pozo de Mimir, para poder acceder a este pozo tuvo que entregar su ojo como pago por beber del pozo, pintura de Robert Engels,
Odín bebiendo del pozo de Mimir, para poder acceder a este pozo tuvo que entregar su ojo como pago por beber del pozo, pintura de Robert Engels,

Había otra persona además del viejo Mimir que tenía fama de tener mayor sabiduría que los dioses, y era el gigante de hielo Vafthrudner. Ahora Odín estaba muy ansioso por medir su conocimiento con el de su antiguo enemigo, porque si los gigantes de hielo no eran más sabios que el más sabio de los dioses, habría menos necesidad de temerlos. Para poner su sabiduría a prueba, Odín emprendió el largo viaje a Jotunheim; y pronto encontró a Vafthrudner sentado en la puerta de su casa de nieve. Cuando el gigante vio a un visitante acercarse, dejó de sacudir los carámbanos de su barba congelada y miró fijamente al intruso. Odín se había disfrazado de viajero, así que Vafthrudner no lo conocía y pensó que era otro tonto aventurero que había llegado a aprender la sabiduría a costa de su vida. Porque la pena que el perdedor debe pagar en su lucha contra la sabiduría del gigante era la muerte.

Así que Vafthrudner se rió hasta que las montañas temblaron cuando Odín declaró que este era el objeto de su viaje a Jotunheim; porque divertía enormemente al gigante pensar que un simple hombre había venido a luchar con él, en cuanto a sabiduría. Le pidió al extraño que se sentara, y Odín obedeció, poniéndose su sombrero encorvado sobre el ojo, para que el gigante no adivinara quién era su visitante. "Dime", dijo Vafthrudner, "el nombre del río que divide Asgard de Jötunheim".

"El río Ifing, donde las aguas nunca se congelan", respondió Odín, rápidamente. El gigante de la escarcha parecía sorprendido, pero sólo dijo...

"Has respondido correctamente, oh Sabio. Y ahora dime los nombres de los caballos que dibujan los carros de Noche y Día."

"Skinfaxe y Hrimfaxe", respondió rápidamente Odín. Vafthrudner se volvió y miró fijamente a este notable extraño que podía hablar tan fácilmente de cosas que se creía que ningún hombre sabía. Luego hizo muchas más preguntas, a las que Odín dio sin vacilar las respuestas correctas; y pronto el gigante de hielo comenzó a sentir miedo del extraño viajero que parecía saber más que los propios dioses. Ansiosamente hizo la última pregunta, diciendo, "Dime, oh Grandioso, el nombre de la llanura en la que se librará la última batalla". Ahora Vafthrudner sabía que ningún hombre mortal podría responder a esta pregunta, así que esperó temeroso la respuesta de Odín.

"En la planicie de Vigrid, que tiene cientos de millas a cada lado," vino la respuesta; y en esto el gigante helado comenzó a temblar de miedo, porque su jactanciosa sabiduría había sido extendida, y al final alguien había venido a Jotunheim para derrotarlo.

Ahora era el turno de Odín de hacer preguntas; y Odín aprovecho para obtener de este sabio gigante un conocimiento de las cosas que ocurrieron mucho antes de que los dioses habitarán en Asgard. Aprendió todos los secretos que los gigantes guardaban con tanto cuidado; e hizo que Vafthrudner le hablara del oscuro futuro desconocido, y de los eventos que darían forma a la vida de los dioses y los hombres. Tan ansioso estaba Odín por obtener la sabiduría deseada que olvidó cuánto tiempo había estado sentado al lado del gigante de hielo, escuchando mientras Vafthrudner le hablaba de la época en que no había dioses, y de la época en que no deberían haber dioses.

Odín y Vafthrudner durante su batalla de ingenio pintura de Lorenz Frølich.
Odín y Vafthrudner durante su batalla de ingenio pintura de Lorenz Frølich.

El largo día se desvaneció, y las curiosas estrellas se asomaron, y Mani, mientras conducía sus caballos por las colinas del oeste, se preguntó por qué Odín permanecía tanto tiempo en Jotunheim. Cuando el Padre Todopoderoso había aprendido todo lo que deseaba saber, se levantó y dijo: "Una última pregunta, oh Vafthrudner, y por tu respuesta podremos juzgar cuál es el más sabio de los dos. ¿Qué le susurró Odín al oído a Balder mientras estaba en la pira funeraria?" Cuando el gigante de hielo oyó esta pregunta, supo al fin quién era el que había estado contendiendo con él, y respondió humildemente: "¿Quién sino tú, oh Odín, puede decir las palabras que le dijiste a tu hijo? Tú eres el más sabio de todos".

Así que Odín partió en el largo viaje de vuelta a Asgard, y los dioses se regocijaron con su regreso, ya que hasta ahora no se había conocido a nadie que luchara con Vafthrudner y viviera.

Fuentes consultadas:

  • Lerate, L. (Ed.). (1986). Edda mayor (Vol. 165). Alianza Editorial. La Edda mayor esta disponible online en ingles en https://en.wikisource.org/wiki/Poetic_Edda
  • Sturluson, S., & Lerate, L. (1984). Edda menor (Vol. 142). Alianza. La Edda menor esta disponible online en https://en.wikisource.org/wiki/Prose_Edda
  • Picard, R. G. (1988). The ravens of Odin: the press in the Nordic nations. Ames: Iowa State University Press.
  • Colum, P. (1920). The Children of Odin: Nordic Gods and Heroes. Barnes & Noble.
  • Page, R. I. (1992). Mitos nórdicos (Vol. 4). Ediciones AKAL.

Share Tweet Send
0 Comentarios
Cargando...