David García
2 min de lectura

Tártaro

En la mitología griega, el nombre Tártaro esta comúnmente asociado con una región del Inframundo Griego, asentado junto a los Campos Elíseos y las Praderas de Asfodel. Esta región del Inframundo está asociada con el castigo eterno, pero en la mitología griega antigua, era también el nombre de un dios primigenio.

Eneas y la Sibila en el inframundo.

Deidad primigenia

El Tártaro era considerado como uno de los dioses primigenios según la Teogonía de Hesiodo, y la mayoría de las fuentes antiguas refieren que surgió del Caos, en el mismo momento en que surgieron Gaia, Erebo y Eros.

Como dios griego, Tártaro a menudo es considerado como el padre del monstruoso Tifón en conjunto con Gaia; y ocasionalmente es nombrado como padre de Equidna la compañera de Tifón. Equidna y Tifón fueron famosos por ir a la guerra con Zeus durante la Titanomaquia

Sin embargo el concepto de Tártaro como dios de las fuentes antiguas, fue posteriormente marginado, y se relaciono con el infierno del Inframundo Griego.

Infierno en el Inframundo

Se decía que el Tártaro, el infierno, se encontraba tan lejos bajo la superficie de la tierra, como el cielo estaba sobre ella. El poeta griego Hesíodo afirmaba que un yunque de bronce tardaría nueve días en caer desde la tierra hasta el Tártaro.

Mapa del inframundo donde se puede localizar al Tártaro. Fuente.

Este pozo infernal sería utilizado como prisión por una serie de deidades supremas a partir de Urano. Temeroso de su posición, Urano decidío encarcelar a los que percibía como amenaza en el Tártaro. Esto significó que sus propios descendientes primero los Cíclopes; Brontes, Esteropes y Arges, y luego los Hecatónquiros; Briares, Coto y Giges, fueran todos encarcelados.

Urano permitió que un tercer grupo de niños, los Titanes, vagabundearan en libertad, lo que resultó ser un error, pues fueron ellos los que finalmente lo derrocaron.

El Titán Crono tomaría luego la posición de deidad suprema, y al igual que su padre mantendría encerrados en el Tártaro a los Hecatónquiros y los Cíclopes; agregando un nuevo guardia de prisión, el dragón Campe.

Posteriormente Zeus tomaría el puesto de rey de los dioses, liberando a los Cíclopes y Hecatónquiros durante el desarrollo de la Titanomaquia. Luego Zeus encarceló a los Titanes que había derrocado en el Tártaro. Hades se convertiría en el gobernante del Inframundo, y el Tártaro sería considerado parte de su dominio.

Esta región del Inframundo, posteriormente se convertiría en sinónimo de castigo eterno, pues allí se destinarían a su castigo eterno a Ixion, Tántalo y Sísifo.