David García
2 min de lectura

Fanes el rey del cosmos según la tradición órfica de la mitología griega

Fanes es un dios griego que aparece en la tradición órfica, y como tal es un dios del que raramente se comenta, eso debido a que hoy en día, las deidades griegas más conocidas son las enumeradas en la versión de Hesíodo de la genealogía de los dioses (la Teogonía), donde no es mencionado. La tradición órfica, sin embargo, lo consideraba como un protógono, un dios primordial.

Fanes según la tradición órfica

Huevo órfico según Jacob Bryant (1774).

La tradición órfica tiene una confusa línea de tiempo, y la genealogía de los dioses es algo desordenada, especialmente cuando se compara con la tradición más lineal de Hesíodo, pero se sugirió que la esencia de Eón, el Tiempo o la Eternidad personificada, trajo a la existencia el huevo del mundo. De este huevo surgió Fanes, ya sea con o sin la intervención de Chronos y Ananké.

El nombre Fanes significa "portador de luz", y en la tradición órfica era el dios de la Creación y la Vida, de quien se desarrolló toda la vida subsiguiente. Si se comparan las tradiciones Hesíodo y Orfeo podría ser equiparado con el protogono Eros.

Fanes el rey del Cosmos

Tal vez es incorrecto considerar a Fanes como un dios masculino, porque era considerado varón y hembra, hermoso en apariencia, con alas doradas entrelazadas y con la cola de una serpiente. Se convertiría en el primer rey del cosmos, y tendría una hija, Nix, la diosa griega de la Noche que según la tradición órfica le sucedería como la diosa suprema, antes de que el título pasara a su nieto de Urano.

Fanes en las historias de la mitología griega

En los textos supervivientes rara vez se menciona a Fanes, ya que la mayoría de las obras supervivientes se basan en la tradición de Hesíodo, pero en la mitología griega tardía, hacia el siglo V d. C., Nono fusiona las dos tradiciones en su versión del nacimiento de Dioniso. En esta historia se relata que Hera quería matar a Dioniso, el hijo recién nacido de Zeus, pero gracias a la intervención de Hermes, que le robó a Dioniso, Hera no pudo llevar a cabo su plan. Hermes sin embargo no podía esconderse de Hera, y así el dios embaucador se transformó a sí mismo en Fanes. Hera al ver a  “Fanes", no investigó más, dado el prestigio y respeto que tenia por el dios y, Hermes y Dioniso no fueron descubiertos.