David García
2 min de lectura

Eros la fuerza vital del mundo griego

Eros la fuerza vital del mundo griego

Por lo general solemos asociar el nombre de Eros con el del dios romano Cupido, el dios que hace que la gente se enamore debido a sus flechas. Eros, sin embargo, fue para los antiguos griegos un dios primigenio, el poder unificador del amor, que trajo orden y armonía entre los elementos conflictivos en los que consistía el Caos.

Eros. Carrete ático de figuras rojas

Eros como dios primordial

La Teogonía escrita por Hesiodo es, hoy en día, la fuente más utilizada para describir la genealogía de los dioses griegos, y aquí se nombra a Eros como uno de los cuatro protógonos originales, los seres que nacieron al principio del tiempo, junto con Caos, Gaia y Tártaro.

Primero hubo Caos, luego vino Gea, Tártaro y Eros, el más justo de los dioses, que gobierna las mentes y el concilio de dioses y hombres.
-Hesiodo

La versión de Hesíodo de la línea temporal de los dioses griegos no es la única que sobrevive, en la tradición órfica, Eros se equipara con Fanes, el dios de la creación, que nació del huevo que originó el mundo al principio de los tiempos. Otros autores colocan a este dios como hijo de Nix o de Caos.

Aristófanes, en la comedia Los Pájaros, señala a Eros como el padre de las aves.

En el principio sólo existían el Caos y la Noche, el negro Erebo y el profundo Tártaro; la tierra, el Aire y el Cielo no habían nacido todavía; al fin, la Noche de negras alas puso en el seno infinito del Erebo un huevo sin germen, del cual, tras el proceso de largos siglos, nació el apetecido Amor con alas de oro resplandeciente, y rápido como el torbellino. El Amor, uniéndose en los abismos del Tártaro al Caos alado y tenebroso, engendró nuestra raza, la primera que nació a la luz. La de los inmortales no existía antes de que el Amor mezclase los gérmenes de todas las cosas; pero, al confundirlos, brotaron de tan sublime unión el Cielo, la Tierra, el Océano y la raza eterna de las deidades bienaventuradas. He aquí cómo nosotros somos muchísimo más antiguos que los dioses. Nosotros somos hijos del Amor; mil pruebas lo confirman; volamos como él y favorecemos a los amantes.
Aristófanes

Eros era el dios griego de la procreación, el deseo sexual y el amor, pero al igual que Fanes, el papel de Eros estaría fuertemente ligado a, o igualado con, otras deidades primitivas, incluyendo Tesis (creación) y Fisis (naturaleza).

No existen más menciones del dios primordial Eros, su mitología posteriormente se enredó con la del hijo de Afrodita.