David García
1 min de lectura

Ananké, la diosa de la necesidad y la compulsión de los antiguos griegos

Ananké es la diosa griega de la Necesidad y la Compulsión, y sin embargo es una diosa que a menudo se pasa por alto. La principal razón para el desconocimiento de estad deidad se debe a que ella aparece principalmente en la tradición órfica de la genealogía de los dioses, mientras que hoy en día, la mayoría del conocimiento de la línea temporal de los dioses viene de Hesíodo, y su trabajo la Teogonía.

Ilustración para una edición moderna de la obra de Platón La República: Ananké y sus hijas las Moiras.

Origen de la deidad en la mitología griega

Según la tradición órfica, al principio del cosmos, existía Hydros, del que se originó la forma fangosa de Gea, además de Tesis, de las que nacerían posteriormente todos los demás dioses griegos, entre ellos Ananké hija de Hydros y Gea.

Según Platón Ananké sería la madre de los Destinos (las Moiras) de su unión con Chronos. Esto está en consonancia con la creencia de que era la diosa que dirigía el destino de todos los dioses y mortales.

Además, en algunas fuentes antiguas también se mencionaba a Ananké como madre de Caos, Éter, Fanes y Erebo, aunque por supuesto la tradición de Hesíodo tiene diferentes órdenes y parentesco para estos dioses y diosas griegos.

Características de Ananké

A menudo se consideraba a la diosa como una mujer severa, a veces también se representaba a menudo en forma de serpiente, y se dijo que las espirales serpentinas que aplastaron al huevo de la creación para traer orden al cosmos, y luego rodearon el universo, dirigiendo el paso de los cielos y el movimiento hacia adelante del tiempo estaban formadas por el cuerpo de Ananké y Chronos.